#TRASVASENO

El Mapama abandona la normativa europea y la conservación del Tajo

Posted on Actualizado enn

2017030117182069299• Las cinco organizaciones ambientales estatales denuncian que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha dado el visto bueno a trasvasar agua del Tajo al Segura a pesar de ser ilegal. 

• Aseguran que, de nuevo, se deja de lado el cumplimiento de la normativa europea en materia de aguas, como ya hiciera con la aprobación del Memorándum del Trasvase Tajo-Segura. 

• Demandan un cambio radical en el rumbo de la política de aguas, para evitar más problemas ambientales, sociales y económicos. 

Las cinco organizaciones ambientales estatales (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF España), a través de los vocales designados en el Consejo Nacional del Agua para la defensa de los intereses ambientales, solicitan al Mapama que les remita, de forma urgente, toda la documentación necesaria que certifique que no se ha llevado a cabo un incumplimiento de la ley, del principio de precaución y un deterioro acumulado de los ecosistemas acuáticos del Tajo.

Las entidades consideran que este nuevo episodio pone de manifiesto que, una vez más, lejos de solucionar la problemática que rodea el trasvase Tajo-Segura, las reformas legislativas y la complejidad jurídica que han envuelto a la explotación de este trasvase, acarrean conflictos sociales, ambientales, jurídicos y políticos insostenibles. 

Así, denuncian que el Ministerio ha dado el visto bueno a un trasvase de dos hectómetros cúbicos entre el viernes 29 de septiembre y el domingo 1 de octubre. Todo ello en un momento en que la cabecera del Tajo se encuentra en situación de extrema emergencia, con los embalses de cabecera, Entrepeñas y Buendía, 134 hm3 por debajo del mínimo permitido para trasvasar y la declaración del nivel cuatro debido a sus existencias de recurso. Bajo esta situación, y conforme a las reglas de explotación establecidas, no es posible trasvasar agua, un hecho que afecta de igual manera a las cesiones de derechos. La decisión del Ejecutivo abandona por completo el cumplimiento de la normativa europea y la protección de los ecosistemas acuáticos de la cuenca del Tajo. 

Para las cinco organizaciones ambientales, este hecho refleja una vez más el nulo interés por parte del Ministerio por cumplir con los principios básicos de la normativa europea en materia de aguas, la Directiva Marco del Agua, como son los principios de gestión ecosistémica, de precaución, de no deterioro y de gestión participativa. Un hecho preocupante que mantiene la línea que ya estableció el Mapama o cuando no sólo modificó el régimen legal del trasvase Tajo-Segura, sino también de la Ley de Aguas y del Plan Hidrológico Nacional en varias disposiciones introducidas sorpresivamente en octubre de 2013, en el trámite de enmiendas a la Ley de Evaluación Ambiental en el Congreso. Una situación que provocó aún más, si cabe, un giro radical a la regulación del trasvase Tajo-Segura, y que ya fue denunciado por diferentes organizaciones ambientales y sociales. 

En este sentido, las organizaciones ambientales argumentan que, ante la situación crítica a la que se enfrenta la cuenca del Tajo a medio y largo plazo, es necesario poner sobre la mesa la explotación del trasvase. Es insostenible mantener la explotación actual, inadaptada a la reducción del régimen natural en las últimas décadas y sin medidas en el Plan Hidrológico del Tajo que aporten soluciones. Un modelo de explotación que queda fuera de la planificación hidrológica que exige la normativa comunitaria, condiciona por completo la gestión del agua en la Demarcación Hidrográfica del Tajo y condena al río Tajo a una situación de degradación permanente por falta de caudales, incluso por la inexistencia de caudales ecológicos. 

Las cinco entidades reclaman un cambio de rumbo urgente en la política de aguas de este país si se quieren evitar más problemas ambientales, sociales y económicos como los sufridos este pasado año hidrológico. Demandan que se destierren por completo los enfoques productivistas y mercantilistas incompatibles con la normativa del siglo XXI y se reorienten los sectores económicos de forma que se adapten a los recursos disponibles y al uso sostenible de los mismos. Consideran una irresponsabilidad institucional cualquier medida que no vaya en esa dirección, como lo es este último trasvase. La única hoja de ruta posible es el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua. Camino que parecen no querer recorrer.

ACTOS DE PROTESTA EN TOLEDO – EL 26 DE SEPTIEMBRE LA PLATAFORMA DE TOLEDO EN DEFENSA DEL TAJO LLAMA A LA MOVILIZACIÓN CONTRA EL EXPOLIO DEL RÍO

Posted on Actualizado enn

502234La Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo manifiesta su más enérgica repulsa porque, como cabía esperar, las nuevas medidas de gestión puestas en marcha con motivo del plan de cuenca aprobado en 2014 y del Memorándum Tajo-Segura incorporado a la Ley de Evaluación Ambiental no han servido más que para expoliar hasta la extenuación los recursos hídricos de la cabecera del Tajo, sometiendo a un abandono mayor a sus poblaciones ribereñas en beneficio de actividades económicas y especulativas radicadas en cuencas ajenas. Asimismo, manifiesta su solidaridad y adhesión a los actos de protesta y repulsa que durante este verano se están produciendo en el entorno de Entrepeñas y Buendía.

Ante este permanente y creciente estado de indignación, la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo  convocará actos de protesta para el día 26 de septiembre, fecha en que esperamos que otros grupos y colectivos de la cuenca convoquen acciones similares en diferentes lugares manifestando nuestra repulsa a las continuas agresiones al Tajo y nuestra solidaridad con los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía.

Sólo quienes han colonizado los recursos hídricos de cuencas ajenas han hablado de guerra del agua cuando, por imperativo de la Naturaleza, han visto amenazadas sus expectativas de conseguir más agua al tiempo que los colonizados manifestaban sus protestas por tales atropellos y expolios. Fueron aquellos quienes, parasitando los órganos administrativos y de gobierno que tienen poder decisorio, dieron por terminada esa guerra imaginaria cuando hicieron prevalecer burlescamente unos derechos inexistentes sobre los recursos hídricos del Tajo.

Sin embargo, la tozuda realidad está poniendo de manifiesto que la nueva legislación no sólo no resuelve los problemas sino que los agudiza privando a la cuenca cedente del más elemental abastecimiento en el mismo entorno donde se trasvasa agua casi regalada a otras cuencas, mediante subvenciones, para usos mucho menos prioritarios. Estamos asistiendo al premeditado y diabólico plan por el que a la cuenca del Tajo se le amputan los primeros 7.500 km2. de su cuenca para coserlos a la del Segura, condenando a sus habitantes al subdesarrollo y al éxodo.

Pero además, las nefastas consecuencias de los trasvases no sólo tienen reflejo en las poblaciones ribereñas de la cabecera sino que se dejan sentir de múltiples maneras en toda la cuenca del Tajo asistiendo a un empobrecimiento del que sacan tajada  quienes se benefician de los trasvases. El abandono de pastos y cultivos por falta de agua por debajo de Bolarque, de gran fertilidad y provecho en otro tiempo, está sirviendo de justificación para crear especulativos bancos de derechos de agua con los que se presiona y estrangula todavía más a la cuenca del Tajo con el objetivo de  otorgar más agua trasvasada desde la cabecera a cuenta de las concesiones que no se usan aguas abajo. Tales son los casos de Estremera y Aranjuez y tal es la arbitrariedad, que este mercadeo se ha incorporado a la mencionada Ley de Evaluación Ambiental con rango superior  al del propio plan de cuenca. Así, el tramo medio del Tajo queda marcado por la escasez permanente de agua natural durante todo el año, condicionando su aprovechamiento y la existencia misma a todas las poblaciones ribereñas -sean éstas humanas, piscícolas, vegetales o de cualquier nicho biológico asociado al agua-  impidiendo la existencia hidrogeológica de dinámica fluvial que representa el verdadero pulso de un río ibérico vivo.

Aguas abajo de la provincia de Toledo los problemas son otros, aunque con el denominador común de la apropiación del río que impide la existencia de éste como tal. No obstante, hay que recordar que en Portugal se han hecho sentir las consecuencias del Trasvase Tajo-Segura, dándose la circunstancia de que España apenas cumple los mínimos caudales estipulados en el Convenio de Albufeira  e incluso los incumple llegando a faltar la misma cantidad de agua que se va por el trasvase.

Irremediablemente la gestión que se hace en la parte alta de una cuenca condiciona la gestión y los usos en el resto. Una de las patas de la gestión del Tajo es la de alimentar a toda costa el Trasvase Tajo-Segura. Para ello, el nuevo plan de cuenca 2015-2021 mantiene la construcción de una infraestructura que trasvase en invierno las aguas sucias del Jarama al Algodor, almacenándola en el embalse de Finisterre para luego soltarla en verano al Tajo, ya que las detracciones del Tajo al Segura dejarían el cauce seco en Toledo. Con ello se pone de manifiesto que una obra innecesaria e inadecuada, como fue la construcción de ese embalse en compensación por el Trasvase Tajo-Segura, se convierte a la postre en una obra para facilitar y favorecer los intereses trasvasistas.

¡#VidaalTajo #TrasvaseNO!