TRAMPAS

Indignación por la autorización de más trampas y lazos para cazar animales domésticos y predadores en Castilla La Mancha

Posted on Actualizado enn

Trampa-Belisle-SelectifLas entidades que conforman la Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha muestran su indignación y rechazo absoluto por la decisión de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que cede al chantaje del lobby cinegético para homologar tres peligrosos modelos de trampas y lazos destinados al control de predadores, perros y gatos, pero que afectan también a especies protegidas.

Mediante orden publicada en el diario oficial de Castilla-La Mancha el 21 de noviembre pasado, el consejero Martínez Arroyo suscribe con su firma que los cotos de caza puedan utilizar a partir de ahora tres nuevos tipos de trampas y lazos que se añaden a otros cinco ya autorizables.

Entre los dispositivos autorizados por la Consejería se encuentran tanto lazos como trampas en los que además de las especies objetivo son atrapadas otras especies, incluso amenazadas, como el lince, el lobo, águilas, búhos y otras.

Así lo recoge la nueva orden de homologación de la trampa Belisle Selectif, jaula de captura Larssen o de buzón y trampa de nasa lateral, al indicar que no se debieran usar en espacios naturales o con presencia de lince o lobo. Sin embargo, se obvia que los animales no entienden de fronteras y que lazos o trampas, como por ejemplo, el belisle se han mostrado muy dañinos para los cánidos, entre ellos el lobo. O que las jaulas trampa para urraca atraen a muchos predadores protegidos.

Ya el año antepasado tuvo que ser liberado un lince que cayó en un lazo autorizado por la Consejería y al que sólo la disponibilidad de collar emisor le libró de un futuro cuando menos incierto.

Pero por desgracia la mayor parte de los animales no disponen de collares transmisores que les protejan, y ello implica que a pesar de que las trampas y lazos se supone que capturan a los animales vivos, es el trampero al servicio del correspondiente coto de caza el que tiene en su mano la decisión de qué hacer con él. A nadie se le escapa lo que en muchas ocasiones hará el trampero dada la enfermiza animadversión que hay en determinados grupos de cazadores a los predadores y a los perros y gatos abandonados. En caso de atrapar zorros, perros, gatos o urracas, la Consejería autoriza matar al animal en el momento con un disparo en la cabeza sea con armas tanto de fuego como de bala cautiva.

Las entidades que conforman la Plataforma contra la ley de caza de Castilla-La Mancha no alcanzan a entender que la Consejería, con su Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales como promotora de la orden, haya cedido a la presión y al chantaje del lobby cinegético. Y, sobre todo, que para justificarse se haya amparado en pruebas de homologación sin base científica, mal diseñadas y, lo que es peor, realizadas bajo la supervisión de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha.

Actuaciones como ésta ponen en entredicho la ecuanimidad y el rigor de las decisiones de la Consejería y, lo que es peor, la verdadera voluntad del Consejero de sacar adelante la reforma de la ley de caza y una nueva ley de bienestar animal como la lógica y la ciudadanía demandan.

La Plataforma anuncia que a través de las entidades que la conforman interpondrán en los tribunales los recursos precisos para conseguir la anulación de la orden. Asimismo la Plataforma estará muy atenta ante la posibilidad, al parecer no descartada todavía, de que la Consejería homologue también una caja trampa específica para gatos domésticos y que dañaría muy gravemente a las poblaciones de gato montés y de lince, entre otras especies.

Anuncios

Cajas trampa para cazar gatos en zonas de lince: peligrosa propuesta de Castilla La Mancha

Posted on Actualizado enn

lince con pata amputada por trampaLa Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha iniciado la tramitación de una nueva orden de homologación de métodos de control de predadores para usar en los cotos de caza de la región que esconde una desagradable sorpresa y una muy mala noticia para el lince ibérico y el gato montés. Pretende autorizar a los cazadores peligrosas cajas trampa para controlar gatos en las zonas linceras de la región. 

Con esta orden se intenta permitir a los titulares de los cotos de caza la utilización de cuatro nuevos métodos de trampeo, en concreto tres tipos de cajas-trampa y uno de lazo, que se sumarían a los cuatro ya permitidos. Hasta la fecha la finalidad principal de estos métodos era la captura de zorros y urracas, pero ahora se amplía el objeto de las autorizaciones a los cazadores al control de los gatos domésticos. Y para ello la nueva orden que ha iniciado su tramitación en los consejos de caza provinciales, plantea autorizar un modelo de caja-trampa denominado “caja selectiva para gatos asilvestrados” que podría capturar, entre otras, especies de félidos salvajes como el lince ibérico o el gato montés.

Apoyándose en interpretaciones sesgadas de la normativa y de las directrices estatales al respecto, la Junta de Castilla-La Mancha, al igual que al parecer están intentando hacer otras autonomías, quiere legalizar un modelo de caja-trampa algo diferente por tamaño a la prohibida. Sin embargo, como ya se señalan en los estudios de homologación realizados por el MAPAMA en estas trampas podrían ser capturados gatos monteses y linces, especialmente crías y jóvenes.

Ni que decir tiene el peligro que ello representa puesto que, aunque las trampas permiten la captura en vivo y que se suelten los ejemplares capturados, lo cierto es que su manejo será responsabilidad de los cotos y será su personal quien decida en un momento dado qué hacer con el espécimen cazado.  Ecologistas en Acción se ha opuesto siempre a que métodos de caza tan peligrosos sean manejados por los cotos de caza y no por personal de la propia administración.

En este sentido hay que recordar que en una caja-trampa murió en su día la lince Grazalema, motivo por el cual las directrices estatales que regulan el control de predadores terminaron por declararlas medios no selectivos y de imposible homologación.

Por otra parte, como ya ocurre con otros métodos como los lazos en alar en los que ya ha sido capturado un lince, el uso de estos métodos no se restringe en las áreas linceras, no sólo se pueden usar en las llamadas zonas de presencia estable, sino también en las zonas de suelta en Castilla-La Mancha. Por supuesto, no se excluyen en absoluto del uso de estas cajas las zonas de presencia de gato montés, una especie en fuerte regresión en toda su área de distribución.

En cuanto al manejo de los gatos asilvestrados capturados, las autorizaciones contemplan su eliminación mediante un disparo, tal y como se hace en la actualidad con los zorros y urracas que se trampean con otros métodos.

El intento de homologar esta caja trampa para gatos domésticos obedece a las presiones de los cazadores para que se aprueben cada vez más métodos de control de predadores y de animales domésticos y se ve impulsado por una Consejería cada vez más renuente a afrontar con criterios rigurosos y ecuánimes los conflictos que el lobby cinegético va planteando.

Ecologistas en Acción considera que la Consejería está actuando de forma irresponsable y yendo demasiado lejos en sus concesiones al sector cinegético y que por este camino en breve se multiplicarán todo tipo de demandas en los Tribunales.

La caza intensiva atenta cada vez más contra la biodiversidad y el bienestar animal

Posted on Actualizado enn

whatsapp-image-2016-11-10-at-09-50-09Ecologistas en Acción demanda a las comunidades autónomas la eliminación de la caza intensiva y de todas las malas prácticas asociadas a ella. 

En Castilla-La Mancha el problema es especialmente grave, pues abundan las zonas de caza intensiva y ésta van a aumentar, incluso en espacios protegidos, si termina de implantarse la figura del  cuartel de caza comercial derivada de la vigente ley de caza. En la región, los intensivos son responsables de casos muy grave de veneno y de muerte de especies protegidas y de que se usen los métodos más peligrosos de control de predadores, como los alares. Actualmente hay en Castilla-La Mancha del orden de 287 cotos intensivos o cuarteles de caza comercial, cuando en España había poco más de 600 en 2013. Pedimos a la Junta que retire esta figura de la ley de caza en el proceso de reforma en marcha.

La caza intensiva, basada en la suelta de animales criados en granjas, está creciendo exponencialmente en España en los últimos años. Muy particularmente en las comunidades autónomas del centro y sur peninsular, tales como Castilla-La Mancha, Madrid, Andalucía, Extremadura y Castilla y León.

El crecimiento de este tipo de caza ha sido tan grande que ya se da muerte a más perdices rojas “de bote” o criadas en granjas que naturales. Según datos del último Anuario de Estadística Forestal publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en 2013, en España se cazaron 2.423.519 perdices en total, mientras que se soltaron del orden de 1.352.058, es decir, las sueltas equivalen al 55,7 % del total de ejemplares cazados. Asimismo se mataron más de 104.000 faisanes, todos procedentes de sueltas.

Esta caza, que cabría calificar de industrial, basada en la cría en granjas, sueltas y caza masiva de ejemplares, lleva aparejada un intenso manejo del acotado para garantizar que la alta inversión que implica todo el proceso se rentabiliza con los altos precios que están dispuestos a pagar los clientes que se acercan a ellos.

Operadores de turismo cinegético llegan a facturar del orden de 46 a 57 euros por perdiz cobrada, y se garantiza siempre un mínimo de capturas a cada partida de 3-8 cazadores que puede rondar las 500-600 perdices. Es decir, un grupo que ha contratado los servicios de uno de estos cotos intensivos está dispuesto a pagar cerca de 36.000 euros en un solo fin de semana.

La desproporción entre lo que se caza en las zonas intensivas y lo que se caza en el resto de espacios aumenta cuando se observa que las primeras ocupan el 1 % de la superficie total de zonas de caza en España y suponen un 2% del total de espacios acotados.

Sin embargo, su impacto en términos de daños a la biodiversidad y al bienestar animal se multiplica, ya que estos cotos actúan como sumideros de especies protegidas y no protegidas debido a las malas prácticas que los caracterizan,  producen un efecto contagio en la mala gestión del resto de cotos y, además, han forzado cambios normativos que los promueven a la par que reducen los controles ambientales. Así ha ocurrido, por ejemplo, con la Ley de Caza de Castilla-La Mancha aprobada en marzo de 2015, donde el lobby de los intensivos ha forzado un cambio a su favor sin precedentes introduciendo la figura del cuartel de caza comercial.

Las malas prácticas que se dan en la caza intensiva son numerosas, pero las más destacadas son las que tienen que ver con la utilización de medios legales e ilegales de control de predadores, tales como lazos, cajas-trampa o veneno; la caza masiva y el tiro al blanco que se ejerce sobre los animales de granja, que se matan por cientos cuando no por miles en una sola jornada de caza; y la dispersión brutal de plomo en el medio natural que provoca el uso de la munición.

Además, en los cotos intensivos se permite cazar fuera de la temporada general de caza, en época de reproducción o de paso migratorio, y se suelen realizar numerosas infraestructuras impactantes para darles servicio, tales como grandes caseríos y palacetes, una densa red de caminos y pistas, vallados que cercan la finca y hasta aeropuertos privados.

Ejemplos del perjuicio que provocan los cotos intensivos en la biodiversidad los hay numerosos y muy recientes. En el pasado verano el Seprona denunciaba a un coto intensivo de Moratalla, Murcia, por usar veneno y matar animales domésticos y silvestres.  Recientemente se ha conocido la sentencia que condena a un año y medio de prisión y 90.000 euros de indemnización al titular de las fincas La Nava y Barranco de la Gomera, al sur de Ciudad Real, por la muerte de la lince “Grazalema” en una caja-trampa para capturar predadores. En septiembre pasado se denunciaba al coto Mata del Moral en la provincia de León por la muerte masiva de especies protegidas. Un conocido coto intensivo toledano, Mochares, con dos precedentes de uso de veneno, ha sido sancionado a principios de 2016 con un año de suspensión de la caza tras aparecer 10 rapaces, entre ellas 5 milanos reales especie en peligro de extinción, y 16 cebos envenenados.

Pero lo malo no son sólo las actuaciones ilegales, también las legales son más que peligrosas. Uno de los linces del programa de reintroducción en Castilla-La Mancha, Llera, cayó en mayo de 2015 en un lazo en alar autorizado y pudo ser liberado gracias a que portaba radiotransmisor. En estos alares que permiten las comunidades autónomas amparándose en una inaudita homologación realizada por el MAGRAMA se llegan a instalar 240 lazos por cada 500 hectáreas de terreno, una tupida red de trampas de la que difícilmente escapará predador alguno. El alar ha sido una demanda de los cotos intensivos y de otros grandes cotos que no entienden la caza sin perseguir a lo que ellos llaman “alimañas”.

Los daños de los intensivos en la biodiversidad están acreditados por numerosos estudios. Una revisión de especialistas del CSIC sobre los efectos de la caza menor publicada en la revista Ecosistemas (número 22, mayo-agosto, 2013) concluía sobre ellos que “las sueltas de perdices de granja u otras características de los cotos intensivos podrían estar afectando negativamente a dos grupos de aves protegidas”, las rapaces y las esteparias.  Y considera que “además de sus efectos en las poblaciones nativas de las especies en cuestión, las sueltas pueden tener efectos negativos en la fauna no cinegética, ya que pueden favorecer la introducción de parásitos nuevos en el medio, que podrían afectar negativamente a otras especies presentes en los mismos ecosistemas”.

A pesar de las evidencias, las administraciones no solo se muestran reacias a prohibir la caza intensiva, sino que cada día la fomentan más, con normativas cada vez más permisivas y con una ausencia de vigilancia flagrante. La presión del lobby que maneja este negocio es tal que llegar incluso a acallar las voces de otros sectores cinegéticos que dicen sentirse perjudicados por este tipo de caza, a la que acusan de haber acabado con la perdiz autóctona.

La caza intensiva que se ejerce en los cotos intensivos, en los cuarteles de caza comercial o en los llamados escenarios de caza no puede permitirse de ninguna manera, y es hora de que las administraciones responsables la prohíban de una vez por todas. Solo una débil justificación economicista que beneficia a unos pocos hace que se mantenga una práctica dañina y perjudicial en todos los sentidos.

 

Tribunal Superior CLM aprueba las trampas que ponen en peligro a linces, lobos o animales domésticos

Posted on

 

LinceentrampaDecepcionante y sorprendente. El TSJ de Castilla-La Mancha avala la norma que pone en riesgo a los mamíferos carnívoros protegidos, a los animales domésticos abandonados y que ha causado peligrosas capturas de linces en Castilla-La Mancha. Ecologistas en Acción, en todo caso, estudia distintas vías para se modifique.

Ecologistas en Acción califica de decepcionante e inesperada la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha por la que desestima el recurso interpuesto por la asociación contra la Orden de 18 de julio de 2013 por la que la Consejería de Agricultura establecía las normas para la homologación de métodos de captura de especies predadoras, perros y gatos asilvestrados y homologaba algunos de esos métodos, entre ellos distintos tipos de lazos y los alares.

El TSJ, a través de la Sección primera de la Sala de lo contencioso-administrativo, ha rechazado una buena parte de los argumentos esgrimidos por Ecologistas en Acción dejando sin contestar otros muy relevantes.

Sorprende la dureza de la sentencia sobre todo porque no se corresponde con otras que sobre aspectos y argumentos comparables había emitido la misma Sala. Entre ellos, cabe destacar, la minusvaloración de la pericial presentada por Ecologistas en Acción y que venía suscrita por expertos científicos docentes en la Universidad Rey Juan Carlos I. También la consideración de que el Consejo Asesor de Medio Ambiente no ha de informar de la legislación cinegética, aun cuando afecte a recursos naturales protegidos.

Además, choca en la sentencia que el TSJ-CLM dé valor por encima de la normativa legal a las Directrices Técnicas que sobre la materia aprobó el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, cuando se trata de un mero documento técnico ampliamente criticado por numerosos especialistas.

Por otra parte, es de lamentar especialmente que el TSJ-CLM no haya reparado en el daño que estos métodos provocan en especies protegidas, entre ellos el lince y el lobo ibéricos. En este punto ni siquiera se ha contestado a los contundentes argumentos planteados por Ecologistas en Acción.

Recordemos como en mayo de 2015 un lince caía capturado en un lazo con alar autorizado en un coto de caza de Casas de Lázaro en Albacete. El animal, de nombre Llera, pudo ser liberado gracias a que portaba un collar emisor dispuesto por tratarse de un ejemplar liberado dentro del plan de reintroducción. Con la norma ahora ratificada por el TSJ se podrán extender este tipo de autorizaciones y quedará en manos de los tramperos decidir sobre el destino de los animales capturados. No es difícil imaginar lo que pasará con muchos de estos especímenes que no portan collares con gps que les amparen y permitan su localización.

Ecologistas en Acción lamenta el daño que la irresponsable actuación de la Unión Europea, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente y de la Consejería de Agricultura provoca ofreciendo amparo a las Directrices y a la Orden recurrida. Que las administraciones no hagan lo necesario por regular adecuadamente esta injustificada práctica, que tantas veces ha puesto de manifiesto el perjuicio que provoca en las especies, no lleva sino a dudar de su imparcialidad y objetividad frente a las presiones del lobby cinegético.

El equipo jurídico de Ecologistas en Acción estudia ya las distintas vías posibles para que se rectifique lo sentenciado en el TSJ, entre ellas el recurso al Tribunal Supremo y la queja ante la Unión Europea.

En todo caso, la asociación incrementará sus acciones ante la Consejería de Agricultura para que la normativa vigente se cumpla de verdad, cosa que ahora no ocurre, y para cambiarla sustancialmente dentro del proceso de reforma de la ley de caza de Castilla-La Mancha actualmente en marcha.

 

ASOCIACION AGENTES FORESTALES APAM CLM DENUNCIA LOS MÉTODOS DE CAZA QUE LA #LEYDECAZACLM FAVORECERÁ

Posted on Actualizado enn

¿CUÁNDO SE RECOGERÁ EL PRIMER LINCE MUERTO?

— APAM CLM (@APAMCLM) julio 6, 2014

Dª Mª Dolores de Cospedal, RETIREN EL ANTEPROYECTO DE LEY DE CAZA DE CASTILLA-LA MANCHA http://chn.ge/UxdOUv

Twitter Hashtag: #LEYDECAZACLM ¡NO! #Cospedal
Para detener este desastre medioambiental en forma de ley, te necesitamos. Hazte Soci@ Aquí