TIERRAS RARAS

Declaración de Impacto negativa a las Tierras Raras en el Campo de Montiel: justa y fundamentada decisión del Gobierno Regional que alegra a todos.

Posted on

300417-marcha-senderista-contra-tierras-raras-torrenueva1-949x712Ecologistas en Acción valora muy satisfactoriamente la decisión del Gobierno de Castilla-La Mancha que, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, ha emitido una declaración negativa de inviabilidad ambiental del proyecto de minería de tierras raras que amenazaba la comarca del Campo de Montiel.

A falta de conocer los detalles de la declaración de impacto ambiental y de que se sustancie el rechazo del proyecto que debe oficializar la Dirección General de  Industria, Energía y Minas, Ecologistas en Acción se congratula por el hecho de que la movilización social y ecologista de la comarca, amparada en sólidos argumentos ambientales y socioeconómicos, haya llevado a tumbar el macro proyecto de tierras raras.

Las contundentes alegaciones presentadas contra el proyecto y los documentados informes de los servicios técnicos de la Consejería de medio ambiente no dejaban lugar a las dudas de que el proyecto era inviable y dañino y que, por tanto, no debe llevarse a cabo.

Ecologistas en Acción traslada su enhorabuena y agradecimiento a todas las personas, colectivos y plataformas que de una u otra manera se han movilizado en contra del proyecto.

Anuncios

Pedimos al Gobierno de Castilla-La Mancha que garantice el derecho al medio ambiente.

Posted on Actualizado enn

WhatsApp Image 2017-10-08 at 11.48.39

  • Ecologistas en Acción – Castilla La Mancha reclama un impulso verdadero a las políticas ambientales amenazadas por los movimientos anti-ambientalistas y anti-animalistas y por la actuación temerosa del Gobierno castellano-manchego. 
  • Ecologistas en Acción reclama en su reunión anual de federaciones provinciales que se haga frente al grave conflicto con la caza y las actividades de agricultura y ganadería intensivas, a los problemas de contaminación del aire, a la mala gestión de los residuos y del agua y a que emita ya una declaración de impacto ambiental negativa contra el proyecto de tierras raras en Ciudad Real.

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ha celebrado en Alcázar de San Juan su reunión anual de representantes de federaciones provinciales y grupos, cita en la que se pasa revista tanto al estado de la organización como a la situación medioambiental en la región.

Este año el encuentro ha resultado especialmente relevante por cuanto se han multiplicado y agudizado los conflictos y cuestiones medioambientales sin resolver que preocupan a la ciudadanía de Castilla-La Mancha, algunas de las cuales han llevado a importantes movilizaciones, por ejemplo, contra los abusos de la caza, las macro-granjas porcinas, las emisiones de industrias contaminantes o contra proyectos mineros. Además, se han producido cambios significativos en el Gobierno con la entrada de una nueva fuerza política.

Mediada la legislatura, también cabe hacer un balance en el que por desgracia siguen pesando más los temas pendientes que los logros, y en el que aflora una falta de iniciativa y de capacidad por parte del Gobierno regional, en particular desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural pero no solamente.

El Gobierno de Page no ha podido o no ha querido afrontar el rescate ambiental que precisa la región. Es cierto que se están dando importantes batallas contra el ATC de Villar de Cañas, el trasvase Tajo-Segura o el fracking, pero no se afrontan igual los compromisos con la defensa del medio ambiente que son responsabilidad exclusiva de la comunidad autónoma.

Para colmo los recortes presupuestarios del 40% acumulados en la crisis permanecen vigentes, por lo que la administración regional sufre un bloqueo de personal y de iniciativa que limita la capacidad de actuación.

La situación ambiental actual en Castilla-La Mancha es muy preocupante. Con la complicidad de una fuerza política opositora que irresponsable y demagógicamente combate todo lo que huele a protección del medio ambiente o a defensa animal, se ha alimentado un frente radical anti-ambientalista y anti-animalista que intenta bloquear cualquier avance y que tiene acobardado al Gobierno.

Significativas entidades del lobby cinegético y agrícola, a las que se han sumado elementos tan variopintos como los pro-especies invasoras, pro-taurinos y los pro-circos con animales han conformado una autodenominada Alianza Rural que amenaza con quebrar la convivencia entre lo rural y lo medioambiental, lo rural y lo urbano. En esta Alianza conformada a nivel estatal tienen un papel protagonista e impulsor entidades castellano-manchegas como Aproca, con la tapadera de la Fundación Artemisan, Asaja y las Federaciones de Caza y Pesca, entre otras.

Aparte de esta cuestión, resulta de especial gravedad el retraso y la limitada reforma de la ley de caza, la mala resolución de los conflictos con el plan de gestión de las ZEPA de aves esteparias, con la orden de vedas, con los conejos o con la agricultura ecológica, el impulso a las macrogranjas porcinas y a la valorización, incineración y depósito de residuos, así como la falta de resolución del expediente de impacto ambiental del proyecto de explotación de tierras raras en el Campo de Montiel.

En estas condiciones Ecologistas en Acción considera que el derecho al medio ambiente en Castilla-La Mancha se encuentra no ya amenazado, sino afectado muy severamente, y que el Gobierno actual debe movilizarse en todos los ámbitos para garantizarlo.

Ecologistas en Acción exhorta al Gobierno y singularmente a las dos formaciones políticas que lo sustentan, PSOE y Podemos, a que no olviden que el derecho al medio ambiente es también fundamental y que se imbrica con otros derechos tan importantes como el de la salud, el de la educación o incluso el del trabajo, por las posibilidades de empleo que pueden generar las políticas ambientales.

El derecho al medio ambiente es un derecho transversal que para garantizarlo hacen falta, por un lado, la implementación de medios y políticas activas en ámbitos como la protección del medio natural, la lucha contra la contaminación y el cambio climático, la educación ambiental y la gestión sostenible de los recursos naturales. Y, por otro, hacer frente con valentía y decisión a los conflictos que determinados actores impulsan con fines espurios en la región.

La asociación trasladará en los próximos días estas inquietudes y solicitudes al Gobierno regional tanto a nivel de presidencia como de las dos vicepresidencias y las consejerías afectadas, comenzando una ronda de reuniones. Asimismo, buscará rebajar la tensión en el medio rural entablando un diálogo abierto con todas aquellas entidades que de forma honesta quieran buscar puntos de encuentro en los numerosos conflictos abiertos.

MANIPULACIONES DE QUANTUM MINERÍA EN EL PROYECTO DE TIERRAS RARAS EN CIUDAD REAL

Posted on Actualizado enn

cabecera-maria-valle-tierra-viva_ediima20160521_0282_18Quantum Minería minimiza infructuosamente el impacto de la que sería la primera explotación de tierras raras en Europa, negando el riesgo radiológico advertido por el CSN y el daño sobre los recursos naturales y agrarios.

Desde que en el marco del proceso de evaluación de impacto ambiental se han conocido los informes que distintos organismos han emitido sobre los proyectos de explotación de tierras raras Matamulas y Rematamulas 1 y 2, la empresa Quantum Minería está poniendo todo su empeño en desvirtuarlos o, en su defecto, en dar a entender que modifica el proyecto para evitar lo que a todas luces resulta ya evidente, el proyecto es incompatible con el medio ambiente.

En las últimas semanas la empresa ha ido modificando sobre la marcha datos del proyecto, como el consumo de agua, o minimizando el impacto sobre el medio natural y las explotaciones agropecuarias, contradiciendo abiertamente e intentando sortear los informes emitidos por la Confederación Hidrográfica del Guadiana y distintos estamentos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural,

Ahora, hace pocos días, en un comunicado la empresa Quantum Minería dice que el proceso de extracción de  monacita que se pretende llevar a cabo no es comparable con el realizado en otros países, como China y Estados Unidos, restando importancia al Riesgo de Radioactividad y obviando que, de llevarse a cabo, éste sería el primer proyecto de minería de tierras raras de Europa y que, por lo tanto, no hay más precedentes ni referentes que los llevados a cabo en otros territorios.

Desde Ecologistas en Acción recordamos que ha sido el Propio Consejo de Seguridad Nuclear el que ha dictaminado que el proyecto es susceptible de causar un impacto radiológico en los trabajadores, el público y el medioambiente. Además exige a la empresa que para poder ejecutar la actividad debe elaborar un estudio sobre el riesgo radiológico para los trabajadores y el entorno.

Quantum ha minimizando nuevamente los riesgos del proyecto, al que compara con un simple cribado de tierras sin aditivos químicos e ignorando la magnitud del proyecto y los valores medioambientales y socioeconómicos de la comarca del Campo de Montiel.

Esta empresa vuelve a improvisar, recordemos que hace pocos días redujo las necesidades de agua previstas a una quinta parte, y  parece sacar pecho ante estos envites contrarios a sus expectativas,  imponiendo sus criterios de viabilidad y minimizando las características del proyecto que pretende remover millones de toneladas de tierra en una extensa zona de elevados valores ambientales. Reconducir el impacto del proyecto a golpe de nota de prensa, no hace sino reafirmar lo que ya se ha señalado con rigor y criterio desde la Plataforma Sí a la Tierra Viva de la que forma parte Ecologistas en Acción, esto es, las graves carencias medioambientales y técnicas de una empresa que pretende ejecutar un proyecto minero que pondrá en juego nuestras recursos naturales, nuestros espacios y especies más valiosos y nuestra salud.

Después de estas actuaciones de Quantum minería, desde Ecologistas en Acción, sólo esperamos que el proyecto se resuelva de la única manera sensata que cabe, con una contundente declaración negativa de impacto ambiental.