Peligro

Se incrementan los problemas que genera la caza en el uso de caminos y espacios públicos.

Posted on Actualizado enn

  • La Verdad de la Caza
    Cartel intimidatorio en Los Yébenes (Toledo)

    Ecologistas en Acción denuncia que en muchos cotos de caza se cortan caminos, se caza en zonas de seguridad, se coarta o se amenaza a los paseantes y ciclistas, incluso cuando quieren acceder a ciertas rutas de espacios protegidos como el Parque Nacional de Cabañeros.

  • Reclamamos la señalización de las zonas de seguridad y vías públicas a costa de los cotos de caza y el refuerzo de la vigilancia los días de caza.

En las últimas semanas y desde que se inició la temporada de caza en Castilla-La Mancha han aumentado notablemente las incidencias en cotos de caza que afectan a quienes realizan actividades recreativas o ecoturísticas en el medio natural.

Ecologistas en Acción está recibiendo todos los fines de semana informaciones y quejas de lo más variadas sobre situaciones en las que la actividad cinegética trata de condicionar, cuando no coartar abiertamente o poner en peligro, el tránsito por vías públicas y el acceso a espacios naturales.

Entre los casos más significativos está el del parque nacional de Cabañeros, donde los accesos a la ruta de El Chorro, en el término municipal de Los Navalucillos, están siendo cortados por la empresa gestora de la caza en la linde del espacio protegido. Con el visto bueno del ayuntamiento, hace dos semanas ya se impedía que los visitantes pudieran acceder al inicio de la ruta del Chorro a través del paraje de Las Becerras.

En esta línea Ecologistas en Acción ya denunció hace unos meses que distintos municipios de los Montes de Toledo habían permitido el cierre de caminos públicos para hacer cacerías en este espacio y en el entorno del Parque Nacional.

Más grave resulta la situación en los cotos de la zona de Mocejón (Toledo), donde un año más los agentes medioambientales han tenido que retirar cables de acero que cortaban los caminos públicos poniendo en riesgo la vida de ciclistas y otros usuarios de estas vías.

Otra problemática similar se daba este fin de semana en la zona del valle del Tiétar, cuando un cazador abordaba a un grupo de senderistas intentando que abandonaran su marcha por un camino y una finca pública. Casos como éste se repiten a diario, al igual que la colocación de carteles intimidatorios del tipo “prohibido el paso, coto de caza”, “peligro montería”, “peligro aguardos de jabalí” con los que se trata de confundir a los usuarios que tienen todo el derecho de usar y acceder por vías y caminos públicos.

También generalizado se encuentra el ejercicio de la caza en zonas de seguridad y sin respetar distancias a zonas de uso público. Los cazadores, ante las condiciones de sequía y la falta de piezas de caza, están aumentando sus incursiones en zonas de dominio público de ríos y arroyos, en las cañadas y vías pecuarias y en las lindes de viales públicos y núcleos urbanos.

Se compromete así, no sólo el derecho a disfrutar del medio natural y el desarrollo de unas actividades como el ecoturismo que generan ingresos en el medio rural, sino también la seguridad de las personas.

Ecologistas en Acción reclama de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que tome cartas en el asunto. Que reclame de los ayuntamientos y de los cotos de caza el respeto de los caminos y espacios públicos, así como de las zonas de seguridad. Y, en este sentido, además de redoblar las vigilancias con agentes medioambientales, se establezca en la ley de caza la obligación de señalizar a costa de los cotos de caza las zonas públicas y de seguridad. La señalización es un tema muy importante ya que nadie se ocupa de recordar a los cazadores sus obligaciones ni de ofrecer información adecuada que proteja los derechos de la ciudadanía para acceder y disfrutar del medio natural.

Alguien tiene que proteger los derechos de los usuarios del medio natural frente a los abusos de los cazadores antes de que ocurra una desgracia o que se agrave el daño económico y ambiental que producen estas actuaciones de los cotos en el medio rural.

Anuncios

Caza del corzo y del jabalí: peligro de disparo para vecinos, paseantes y turistas de naturaleza

Posted on Actualizado enn

AytoNavahermosa_Caminos_Caza

Lo acontecido en Navahermosa (Toledo) lleva a Ecologistas en Acción a reclamar al Consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que no mire a otro lado y prohíba las modalidades peligrosas y fuera de la temporada general de caza.

No dejan de sorprendernos las noticias que vinculan la caza a limitaciones al uso público de nuestros montes y espacios naturales. El último caso conocido resulta muy significativo de lo que está pasando en Castilla-La Mancha debido a una ley de caza muy permisiva con los cazadores y una orden de vedas que permitiría cazar aún más fuera de temporada.

La alcaldesa de Navahermosa (Toledo) ha emitido un bando en el que recomienda a senderistas y ciclistas abstenerse de usar las rutas de senderismo en los días y horas en los que se practica la caza del corzo. En concreto en los fines de semana desde el 1 de abril al 31 de  julio y especialmente entre las 6 y las 10 de la mañana y a partir de las 18.00 horas. Es decir, en las horas y días cuando es posible y más agradable pasear por el campo.

Justifica esta medida por el peligro que puede suponer a los usuarios de estos caminos el hecho de que se esté cazando con “rifles y demás armas”. En total son 8 las rutas oficiales afectadas y que abarcan buena parte del término municipal.

Con esta medida el ayuntamiento de Navahermosa antepone el uso privado de los montes a través de una actividad como la caza, aun reconociendo que pone en peligro la seguridad de las personas. Y margina el derecho de los ciudadanos a disfrutar del medio ambiente a través de una red de caminos y senderos públicos.

No puede ser más aberrante la forma de resolver este tema por parte del ayuntamiento. Ecologistas en Acción recuerda a la alcaldesa y al equipo de Gobierno que es la caza la que debe adaptarse a las condiciones de uso público del monte y no al revés. Siendo el caso, además, que una limitación como la propuesta sin duda retraerá en fechas tan señaladas de la primavera y del verano a los visitantes de este municipio y, en suma, a realizar actividades recreativas y de turismo de naturaleza que tanto interés suscitan en la actualidad.

¿Se imagina alguien qué cara se le quedará al visitante del pueblo cuando en la oficina de turismo le digan que si quiere pasear ha de hacerlo en las horas de más calor? ¿O que no podrá disfrutar de amaneceres ni atardeceres ni de noches estrelladas por si le pegan un tiro?

Ecologistas en Acción insta al ayuntamiento de Navahermosa a retirar el bando municipal y a retirar la caza del corzo como una de las modalidades a practicar en los montes de la localidad. Recuerda que el corzo se puede cazar en otras épocas del año no tan peligrosas y que, además, en breve se sumará el peligro de que también se autorice la caza del jabalí en estas fechas.

Ecologistas en Acción considera que éste no es un caso aislado y que, en todo caso, pone de relieve el peligro de determinadas prácticas cinegéticas y su negativo impacto económico.

Ecologistas en Acción denuncia que esto está pasando y cada vez con más descaro porque el Gobierno regional, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, no está sabiendo controlar la caza y está impulsando normativas, como la orden de vedas en tramitación, que permiten cazar cada vez más en primavera y verano, sin dar un descanso al campo e impactando negativamente en las actividades en el medio rural.

Por ello, reclama del Consejero que paralice este tipo de prácticas o, de otra forma, se hará responsable del impacto negativo de las mismas y, en su caso, de los accidentes que puedan ocurrir. Próximamente Ecologistas en Acción remitirá sus alegaciones a la orden de vedas y hará hincapié en estos aspectos confiando en que el Consejero será receptivo a las mismas.

Castilla-La Mancha líder en accidentes de caza porque se impulsan modalidades peligrosas y se puede cazar todo el año

Posted on Actualizado enn

BatidaJabaliLa Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha exige a la Consejería que modifique la ley y las órdenes de veda para que se limiten los periodos y las modalidades de caza al objeto de hacer del campo un lugar más seguro y agradable para los ciudadanos.

El Gobierno de España respondiendo a una pregunta parlamentaria de un diputado socialista acaba de hacer oficiales las estadísticas de accidentes de caza habidos en España en los últimos años. Aunque la información no hace referencia exacta a fallecidos y heridos, destaca en la misma el triste liderazgo de Castilla-La Mancha en esta materia ya que acumula cerca del 30% de los incidentes de caza registrados.

En 2016 se han registrado 58 accidentes en España, de los cuales 17 han sido en la región. Y en los últimos cinco años han sido 307 en España y nada menos que 83 en Castilla-La Mancha.

El que Castilla-La Mancha acumule tantos casos no es proporcional ni con su superficie, que supone algo más de 15%, ni con el número de licencias, que en 2016 fueron 105.000 cerca también al 15% nacional.

A juicio de la Plataforma contra la ley de caza de Castilla-La Mancha el motivo por el que hay más accidentes de caza en esta región se debe al modelo de caza que se practica, un modelo que fomenta la caza intensivamente y las modalidades de riesgo.

La ley de caza y las normas que la desarrollan, entre ellas la orden de vedas, son tremendamente permisivas con la caza y, así, ya no hay mes en el año en el que no se produzcan disparos en el campo. La temporada general y el periodo de veda han pasado a mejor vida. Año tras año se ha ido modificando el calendario de caza e incorporando nuevos periodos adicionales que han terminado por rellenar el hueco que existía entre el cierre de una temporada y la apertura de la siguiente.

Modalidades como la caza intensiva en los cuarteles de caza comercial, el control del conejo, la caza del zorro y de la urraca y el rececho del corzo, se pueden practicar ahora en primavera y verano sin respetar épocas de cría ni espacios naturales protegidos. Además se ofrecen cotos de caza “todo el año”, que se encubren como zonas de adiestramiento de perros o de aves de cetrería.

La última aportación, si la Consejería no retira su injustificable propuesta de la orden de vedas, es la de abrir una temporada de caza de jabalí mediante aguardos nocturnos que se permitiría entre el 1 de abril y el 31 de agosto en Albacete, Ciudad Real y Toledo, y entre el 1 de mayo y el 31 de agosto en Cuenca y Guadalajara.

El problema de los accidentes y de la gestión de la caza no es por tanto que Castilla-La Mancha sea simplemente una región con mucha tradición cinegética, sino que es que se permite cazar más que en ninguna parte y además se promueven modalidades tan peligrosas como el aguardo nocturno de jabalí o se conceden armas laxamente o a edades impropias.

La Plataforma contra la ley de caza de Castila-La Mancha recuerda que los accidentes de caza ya no afectan sólo a los cazadores, sino que lo hacen cada vez con mayor riesgo y gravedad a quienes hacen uso del medio natural para otras actividades recreativas, deportivas o productivas.

En ese sentido exige a la Junta de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, una revisión en profundidad de la normativa cinegética, tanto de la ley como de las órdenes de vedas, eliminándose los periodos extraordinarios que se han ido incrementando con los años y las modalidades como el aguardo nocturno ya que son extremadamente peligrosas y no sirven para los fines que se argumentan.