MAPAMA

Ecologistas en Acción rechaza el nuevo trasvase de 60 hm3 desde el Tajo al Segura

Posted on Actualizado enn

  • mid_33880-209-el-3-abril-se-decidir-si-hay-trasvase-tajo-segura-funci-n-reservasLa organización ecologista califica de inaceptable, injusta e irresponsable la decisión tomada ayer por la Comisión Técnica del Trasvase Tajo-Segura, al atentar contra el principio de prioridad de la cuenca cedente.
  • La ministra Isabel García Tejerina se pliega a los intereses económicos de la agroindustria levantina y condena a una agonía permanente al tramo medio del río Tajo.

    Ecologistas en Acción muestra su más absoluto rechazo a la aprobación por parte de la Comisión Técnica del Trasvase Tajo-Segura de nuevas cesiones de agua hacia el Levante. En concreto se han aprobado 60 hm3para los próximos tres meses (20 hm3cada mes). Aunque los niveles en la cabecera del Tajo superan los 400 hm3 exigidos por la ley para que se autoricen nuevos trasvases, esta decisión es injustificable e irresponsable desde el punto de vista de una gestión ambientalmente sostenible de la cuenca del Tajo. La ley no establece que sea obligatorio realizar trasvases superados este límite, por lo que la ministra Isabel García Tejerina podría haber hecho uso de una responsabilidad política y ambiental que sin duda le falta.

    Hay que tener en cuenta que los 471 hm3 actualmente embalsados en los pantanos de Entrepeñas y Buendía representan menos del 20 % de su capacidad conjunta (26 % y 16 % respectivamente). La decisión impulsada ayer pone en riesgo la satisfacción de las demandas de la propia cuenca del Tajo, anteponiendo las demandas sobredimensionadas y especulativas generadas en Murcia, Alicante y Almería.

    La autorización del volumen trasvasable de 60 hm3 no tiene en cuenta el futuro comportamiento de la cuenca. Hay que tener en cuenta que, de entrar de nuevo en un periodo de escasas precipitaciones, las cesiones dejarán nuevamente en situación de emergencia a la cabecera del Tajo. Además de estos 60 hm3, ha de ser desembalsada una cantidad mayor para garantizar el caudal mínimo establecido para el río Tajo a su paso por Aranjuez (6 m3/seg). Es decir, Entrepeñas y Buendía quedarán de nuevo en una situación límite y los municipios ribereños tendrán en serio riesgo la satisfacción de sus demandas de agua.

    Para Ecologistas en Acción resulta intolerable la gestión generada por la explotación del trasvase que genera una agonía ambiental permanente para el tramo medio del río Tajo. Durante los meses de febrero y marzo, mientras todos los ríos de centro peninsular tenían importantes crecidas, el tramo medio del río Tajo ha seguido teniendo el mismo caudal, una media de unos pírricos 7-8 m3/segundo. Esto ha sido debido a que toda el agua que entraba en la cabecera ha sido guardada para conseguir alcanzar la cota legal trasvasable de los 400 hm3. Es por ello que el río Tajo es un río agónico y secuestrado. Hay que señalar, además, que la falta de un caudal suficiente agrava aún más los episodios de contaminación del río en su confluencia con los ríos Jarama y Guadarrama al perder su capacidad de dilución.

    Ecologistas en Acción considera urgente un cambio en la política hidráulica en las cuencas del Tajo y del Segura. Este cambio tiene que pasar necesariamentepor la derogación de las actuales normas de explotación del trasvase (Memorándum del Tajo-Segura). Además, la cabecera debe ser gestionada dentro del Plan Hidrológico de la propia demarcación del Tajo con el objeto de que puedan ser atendidas en primer lugar las propias demandas de la cuenca, lo que conllevaría al establecimiento de un régimen ecológico de caudales en Aranjuez, Toledo y Talavera. Por el lado del Segura, es urgente que se ponga en marcha una transformación del modelo de agricultura adaptándola a sus propios recursos. Todo ello desembocaría en el medio plazo en la clausura del trasvase.

Anuncios

La mala gestión de la sequía sitúa al borde del colapso a los humedales

Posted on Actualizado enn

Torcon1_2-1199x674
Embalse del Torcón (Toledo) Imagen de encastillalamancha.es

Afecta en especial a los humedales de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda 

El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales. Ecologistas en Acción considera que la elaboración de los planes de sequía por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente debe incluir medidas de protección de los caudales ambientales y control de las extracción para paliar los efectos de la sequía y evitar que la sobreexplotación del agua afecte al estado de conservación de las zonas húmedas. 

La sequía es un fenómeno habitual y, por efecto del cambio climático, de magnitud creciente. Sus efectos son conocidos y predecibles, pero se agravan sobremanera cuando la mala gestión y la improvisación se impone a la protección de los recursos naturales. 2017 ha sido un año muy seco, ha llovido un 29 % por debajo de la media de los 30 años anteriores. También la temperatura media de la última década es 0,9 grados superior a la de ese periodo. Bajo estas condiciones, el agua disponible en los ríos y acuíferos se ha reducido un 20 % en 25 años.

El actual período de sequía, que no ha cesado, está provocando que una gran parte de los humedales se hayan secado o hayan permanecido con muy bajos niveles de agua y más vulnerables a la contaminación. Humedales protegidos como Doñana, la Mancha Húmeda y Daimiel, la Albufera de Valencia, el Mar Menor o la laguna de Gallocanta se han encontrado bajo mínimos, y algunos están al borde del colapso. Los efectos son particularmente más graves en los humedales de menor entidad, a los que además tradicionalmente se les presta menor atención. Es el caso de los arroyos y manantiales, y el de los criptohumedales y las lagunas de menor entidad. En extensas áreas del interior peninsular solo tienen niveles de agua para sobrevivir aquellas zonas que reciben caudales de plantas depuradoras o fugas y retornos de las redes de transporte, aunque esto puede implicar modificaciones importantes en la calidad del agua.

Las zonas húmedas de gran tamaño se ven afectadas. El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel solo dispone de 500 hectáreas encharcadas de las 1850 de las que dispone de lámina teórica de agua. Los humedales colindantes de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Albacete están en su mayor parte secos o bajo mínimos. También es grave la situación en la que se encuentra la laguna de Gallocanta, la mayor zona húmeda salina de Europa. O la del Mar Menor, que tiene unos niveles de contaminación inasumibles.

Ecologistas en Acción considera que la gestión de la sequía por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de las confederaciones hidrográficas ha contribuido de forma decisiva a agravar sus efectos y a poner en riesgo el estado de conservación de los humedales e incluso la atención a los abastecimientos urbanos.

Por ello, la organización ecologista considera que, de forma inmediata y también de cara a la incorporación de medidas en los planes de sequía actualmente en tramitación, se deben incorporar las siguientes salvaguardas:

  • Elaboración y dotación de un plan de emergencia para la protección y la atención de las necesidades hídricas de los humedales y de los regímenes de caudales ambientales que se vean afectados por la sobrexplotación y especialmente en situaciones de sequía.
  • Blindaje de la atención prioritaria de los caudales ambientales y de los abastecimientos urbanos sobre cualquier otro uso.
  • Toma de medidas preventivas y correctoras de reducción de la extensión de regadío y de las dotaciones al mismo como responsable de más del 93 % del consumo del agua en España.
  • Replanteamiento de la reutilización para riego de las aguas depuradas, ya que es muy necesario su aportación al cauce en situaciones de sequía.
  • Analizar a nivel de masa de agua, y no solo del conjunto de la demarcación, los problemas de sequía y las medidas a adoptar, con especial atención a las situaciones en las cabeceras de las cuencas.