Las Tablas de Daimiel

Los humedales manchegos en alerta por alta contaminación y falta de agua en plena época de visitas.

Posted on Actualizado enn

P1020164
Aspecto actual de la laguna de Villacañas

Ecologistas en Acción alerta del mal estado de las zonas húmedas protegidas de Castilla-La Mancha, en especial en las cuencas del Tajo y del Guadiana y pide a la Junta de Castilla-La Mancha y al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que adopten medidas urgentes de control de riegos y de vertidos para que la situación no termine por afectar al ecoturismo.

La contaminación y la falta de agua están conformando una nefasta alianza que está dando lugar al deterioro grave y progresivo de los principales humedales de Castilla-La Mancha, particularmente en los del complejo de la Mancha Húmeda.

Visitantes que en estas fechas acuden a estas zonas para disfrutar del contacto con la naturaleza se están encontrando con la lamentable imagen de lagunas secas o de zonas, como los de las Tablas de Daimiel, donde a pesar de que haber agua apenas hay aves presentes.

En las últimas semanas se ha podido observar como lagunas como las de Villacañas, Lillo y Quero en Toledo están prácticamente secas. Y otras como las de las Tablas de Daimiel o Villafranca de los Caballeros presentan muy poca presencia de aves. Curiosamente, sólo los humedales que dependen de vertidos depurados presentan una cierta, aunque artificial, buena imagen.

La mala situación de los humedales manchegos está provocada por dos problemas muy graves y recurrentes. Por un lado, la falta de lluvias agravada por el creciente consumo de agua para regadío. Los niveles freáticos de los acuíferos subterráneos están bajando a un ritmo de 3 metros al año, y los caudales superficiales brillan por ausencia.

Por el otro, los vertidos sin depurar que siguen llegando a los cauces fluviales y se concentran en el Amarguillo, el Cigüela, el Záncara o el Azuer. Las aguas contaminadas acaban en los vasos de las lagunas fluviales y terminan por matar la fauna y flora subacuática de la que se alimentan las aves.

Esto último es lo que está pasando en las Tablas de Daimiel, donde las malas condiciones del agua favorecen la proliferación de especies de peces invasores, y donde a día de hoy apenas es posible ver algún pato. Por ejemplo, el emblema del Parque Nacional, el pato colorado apenas es visible ya en la zona cuando llego a disfrutar de una población de más de 1.500 parejas.

La mala situación de los humedales no sólo es perjudicial desde el punto de vista ambiental, sino que además puede terminar por afectar al ecoturismo que se desarrolla en torno a ellos. Una visita a cualquiera de estas zonas, y en particular a los parques nacionales, naturales y reservas, queda muy deslucida sin la presencia de agua o de aves acuáticas.

Por ello, Ecologistas en Acción reclama una mayor atención para estas zonas, y una acción decidida de lucha contra la contaminación y la sobreexplotación de los recursos hídricos. Hasta ahora tanto la Junta de Castilla-La Mancha como el MAPAMA no están cumpliendo debidamente con sus funciones de tutela y protección de estos espacios, y el resultado puede ser la pérdida de biodiversidad y de miles de visitantes, incluidos muchos extranjeros.

Anuncios

Las Tablas de Daimiel, cada vez más artificiales con el Plan aprobado por su Patronato

Posted on Actualizado enn

tables-daimiel-1241994_1280

Unas Tablas de Daimiel cada vez más artificiales, con agua embalsada y trasvasada para aparentar normalidad, es el camino que plantea el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional aprobado hoy por su patronato en Daimiel. El documento, que llega con más de 20 años de retraso y que dirigirá a partir de ahora la gestión diaria de este emblemático espacio protegido, es insuficiente para conseguir que el ecosistema del Parque Nacional vuelva a funcionar, han denunciado hoy Ecologistas en Acción y WWF.

Las organizaciones Ecologistas en Acción y WWF, representantes de los grupos conservacionistas en el Patronato del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, han mostrado su decepción ante la redacción definitiva del  Plan Rector de Uso y Gestión del parque. Las medidas del PRUG buscan, por encima de todo, mantener inundado de forma artificial el Parque Nacional, con pequeñas represas para retener agua en el Arroyo de Casablanca y el antiguo Molino de Griñón. Además, contempla la posibilidad de traer más agua procedente del trasvase Tajo-Segura, una mera prórroga de un plan fracasado de los años 80 para regenerar las Tablas.

Para las ONG, el PRUG tiene una visión anticuada y cortoplacista, muy alejada del enfoque que plantean las leyes europeas de protección de la naturaleza: recuperar ecosistemas naturales en los que funcionen sus procesos ecológicos, para hacerlos más resistentes ante impactos como el cambio climático y para que puedan seguir ofreciendo sus vitales servicios ambientales a la sociedad.

“Con este plan, lo que se pretende es conseguir a toda costa que las Tablas de Daimiel tengan agua, sin importar el estado real del ecosistema”, ha asegurado Eva Hernández, responsable del programa de aguas y agricultura de WWF España.

Para Ecologistas en Acción y WWF, la única forma de recuperar las Tablas de Daimiel es llenar los acuíferos sobreexplotados del Alto Guadiana, la fuente de agua dulce de calidad que siempre ha alimentado al humedal. También es urgente que se depuren los vertidos de aguas residuales de los municipios del entorno, que llegan de forma indirecta al Parque Nacional a través de ríos y arroyos.

Las ONG también lamentan que las propuestas de ampliación del Parque que vienen realizando desde 2013 han sido ignoradas de cara al PRUG, a pesar del gran apoyo social y del avanzado proceso de deslinde del cauce del Guadiana.

Además, el PRUG nace con un problema de base, ya que según establece la Ley de Parques Nacionales antes debería haberse aprobado el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), el documento que plantea una visión a largo plazo y más integral para la gestión del espacio protegido. Las ONG reconocen que aprobar el PRUG era urgente y necesario, porque es la herramienta que permite gestionar el día a día del Parque Nacional, pero tendrá que revisarse cuando se redacte el PORN, algo que las organizaciones esperan para antes de que acabe 2017. Las ONG trabajarán para que el PORN cambie el enfoque y apueste por una verdadera restauración ecológica de las Tablas de Daimiel.

 

Ecologistas en Acción identifica 26 humedales gravemente amenazados y reclama medidas extraordinarias para su conservación.

Posted on Actualizado enn

Toledo Embalse de Castrejon P1270024En Castilla-La Mancha destaca la mala situación de las Tablas de Daimiel y del embalse de Castrejón

Con motivo de la celebración del Día Mundial de los Humedales, Ecologistas en Acción denuncia la grave situación en la que se encuentran la mayoría de los humedales españoles y reclama medidas extraordinarias para mejorar la situación de 26 humedales gravemente amenazados

Desde 1900 han desaparecido el 64% de los humedales del planeta, pese a ser ecosistemas esenciales para la supervivencia de los seres humanos y de otros muchos animales. Los humedales nos aportan agua dulce, garantizan nuestro suministro de alimentos, mantienen la biodiversidad, nos protegen de las inundaciones y almacenan dióxido de carbono. También son esenciales para muchas actividades económicas. Además, se prevé que para 2025 un 35% de la población mundial estará directamente afectada por la reducción del suministro de agua. Esto se debe fundamentalmente a la actitud errónea de considerar a los humedales como terrenos baldíos.

En el Estado español la situación no es mejor. Durante el siglo pasado, y especialmente en la segunda mitad del mismo, se produjo en nuestro país la desaparición física de aproximadamente el 60% de la superficie ocupada por lagos y humedales. Y todavía hoy en día son muchos los humedales que cada año están desapareciendo o dañándose gravemente por la actividad humana: dragados, vertidos, contaminación, desecación, construcción de infraestructuras, desarrollos urbanísticos, caza, especies invasoras, etc.

Los 26 humedales más amenazados

Ecologistas en Acción ha analizado la situación de estas zonas húmedas identificando 26 humedales que, en estos momentos, se encuentran amenazados, desde grandes humedales con reconocimiento internacional hasta pequeños humedales sin ninguna protección olvidados por las administraciones.

Entre las muchas amenazas que sufren estos humedales destacan las relacionados con los cambios de los usos del suelo generados por la presión agrícola, la urbanización y la alteración de su régimen hídrico, especialmente por sobreexplotación de los acuíferos. Otros impulsores de la degradación de estos humedales son la contaminación y la introducción de especies invasoras y el cambio climático, cuyo impacto ya está siendo evidente en los ecosistemas acuáticos.

El sistema agrícola constituye una de las principales causas de la alteración o degradación de estos humedales al competir con ellos por los recursos hídricos, tanto superficiales como los subterráneos (por ejemplo, los regadíos próximos a las Tablas de Daimiel); por el desarrollo de cultivos intensivos y cada vez más tecnificados o por la masiva utilización de abonos, pesticidas y plaguicidas, que terminan incorporándose a los sistemas acuáticos a través de los excedentes de aguas de riego. Otras causas son la urbanización, el desarrollo de infraestructuras o el cultivo de arroz.

Ante esta situación, es imprescindible que las administraciones presten la necesaria atención a la conservación de los ecosistemas acuáticos, especialmente mediante su protección, para evitar la construcción de desarrollos urbanísticos e infraestructuras; la regulación y vigilancia de las actividades agrarias en el entorno de los humedales; la mitigación y adaptación frente al cambio climático, una mejor gestión del recurso hídrico impidiendo la sobreexplotación de los acuíferos y mejorando su depuración; mayor vigilancia y denuncia de los vertidos y la caza furtiva, así como un reconocimiento público de la importancia ecológica de nuestros últimos humedales.

Gran diversidad de humedales

El Estado español es, a nivel europeo, el país que cuenta con mayor diversidad en la tipología de zonas húmedas desde cualquier punto de vista desde el que se aborde su caracterización (genético-funcional, hidrológica, físico-química, comunidades biológicas, tamaño, etc.), reconociéndose la presencia de tipos ecológicos únicos en el continente europeo como son, por ejemplo, las lagunas interiores salinas o lagunas cársticas en yesos entre otras. Sin embargo, la importancia de este enorme y exclusivo patrimonio natural ha sido tradicionalmente infravalorada y poco percibida por la sociedad.

La desecación de humedales

El desarrollo de una legislación franquista que potenciaba la desecación de humedales por considerarlos insalubres, el avance de la frontera agraria, la escasa conciencia medioambiental, el progreso imparable de la tecnología, el desarrollismo urbanístico en los litorales y la construcción de infraestructuras son algunos de los elementos que se combinaron a largo del siglo pasado originando la pérdida de más de la mitad de los ámbitos palustres y lacustres españoles. Y esta desaparición o transformación de los humedales, que todavía existe, compromete en el medio y largo plazo el suministro de los servicios que prestan a la sociedad.

El aumento de las tasas de explotación de los procesos de abastecimiento, especialmente por lo que se refiere a los usos del agua, sustento básico de los humedales, está teniendo consecuencias nefastas para el mantenimiento de los procesos de regulación, que son los que en peores circunstancias se encuentran en la actualidad y cuyo futuro inmediato no es nada alentador. Esta situación contrasta, sin embargo, con el deseo de la sociedad de disfrutar cada vez más de unos ecosistemas acuáticos sanos y bien conservados.

Los dos humedales de Castilla-La Mancha que se consideran más amenazados:

Castilla-La Mancha

Embalse de Castrejón (Toledo)
En lo que respecta al Refugio de Fauna del Embalse de Castrejón las amenazas vienen derivadas del incremento del uso público incontrolado, la pesca furtiva con trasmallos y embarcaciones que afectan a colonias de garza real, imperial y martinete, el ensuciamiento por basuras en sus márgenes y zonas de dominio público y la escasez de caudales, lo cual determina la alta contaminación de las aguas del Tajo en su tramo medio y en consecuencia importantes afecciones a la fauna piscícola y ornitofauna, los niveles de tóxicos químicos de origen industrial en los organismos de estos grupos animales, nos consta se encuentran muy elevados y suponen importantes mortandades en sus poblaciones.

Reserva de la Biosfera de la Mancha Humeda: Ruidera y Tablas de Daimiel (Ciudad Real)
En lo que a Ciudad Real respecta es toda la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda la que está en peligro, pues aquí ningún gobierno se ha tomado en serio el control de las extracciones. De hecho, han presentado un recurso contra el nuevo plan hidrológico que trata de poner un mayor control sobre ellas. Con respecto a las Lagunas de Ruidera, la principal agresión es la urbanización descontrolada. Hay muchos casos flagrantes de incumplimento de la ley de aguas e incluso hay una sentencia de demolición de un centro de la propia junta pero que no se ha ejecutado. La presión turística también genera diversos impactos, especialmente en verano. En cuanto a las Tablas de Daimiel el problema principal es la extracción incontrolada del acuífero, pero últimamente también la contaminación difusa y los continuos episodios de contaminación localizada en los vertidos de las depuradoras de los pueblos aledaños que están poniendo en serio riesgo la biodiversidad del parque.