Denuncia

Denunciamos vertidos ilegales y mala gestión en la Planta de Tratamiento de Residuos de Almagro

Posted on Actualizado enn

IMG-20161014-Foto_3.jpgEcologistas en Acción, a través del área de residuos, ha dirigido al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Ciudad Real escrito de denuncia por hechos muy graves que atentan contra el medio ambiente en la Planta de Tratamiento de Residuos de Almagro.

En el escrito de denuncia que se acompaña de abundante material documental y gráfico, la asociación pone en conocimiento del Seprona que recientemente se han realizado vertidos de residuos líquidos no autorizados en el nuevo vaso de vertido de la planta de Almagro, así como la mala gestión de los residuos que llegan a la planta.

En concreto los residuos líquidos vertidos provienen de la limpieza de fosas sépticas y de instalaciones industriales, tal y como se puede comprobar en las fotos que acompañan la denuncia, y que muestran como camiones cuba proceden al vertido directo de esos líquidos en el vaso del vertedero.

El vertido de residuos líquidos en vertederos está expresamente prohibido por el artículo 5.3 del Real Decreto 1481/2001 por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, extremo que recoge la autorización ambiental integrada de la planta emitida en  2010 por la Junta de Comunidades no admitiéndose “residuos de carácter líquido o fangos y lodos que presenten una humedad superior al 40% en peso” (punto 4.6 Condiciones generales para el tratamiento de residuos no peligrosos, pág. 42.361, Diario Oficial Castilla-La Mancha de 17/09/2010).

Además, si esos líquidos provinieran de instalaciones industriales pudieran ser residuos peligrosos, incumpliéndose las condiciones de entrada de residuos en la planta, dado que en términos generales, y salvando ciertas excepciones, los residuos peligrosos nunca pueden depositarse en un vertedero de residuos no peligrosos, tal y como además lo establece la propia autorización ambiental integrada.

Ecologistas en Acción sospecha que estas actuaciones no son puntuales, sino que más bien obedecen a una forma de proceder sistemática en la mala gestión de la planta, donde no sólo se admitirían vertidos indebidos, sino que además no se daría el trato adecuado a los residuos domiciliarios que entran. Así lo delataría el hecho de que después de 8 años de que la instalación recibiera la primera autorización ambiental integrada el vaso de vertido inicial se colmatara antes de tiempo y hubiera que construir y autorizar un nuevo vaso de vertido. Eso se debió a la ausencia de tratamiento alguno de los residuos domiciliarios entrantes en la planta de residuos y al vertido en bruto de los mismos, sin recibir ningún tipo de tratamiento previo.

Según la documentación de que dispone Ecologistas en Acción y que ha sido trasladada al Seprona, el vertido de residuos con ausencia de tratamiento previo ya fue objeto de un expediente sancionador por la autoridad ambiental de Castilla-La Mancha y quedan acreditados por informes de Inspección Ambiental de fecha 13 de noviembre de 2014. Una inspección posterior, de marzo de 2015, señala que aparentemente se han solucionado los motivos de la sanción, sin embargo, observaciones visuales de la planta y del vertedero demuestran que no ha sido hasta este verano cuando la planta de tratamiento ha comenzado a funcionar parcialmente de forma correcta, aunque como se ha observado continuando con algunos vertidos directos de residuos que no han recibido tratamiento previo.

Por todo ello, Ecologistas en Acción pide que se investigue si hay delito ambiental en los hechos denunciados, pero sobre todo que se compruebe que los residuos que entran en la planta reciben en su totalidad un tratamiento previo a su vertido y que cesen los vertidos de líquidos residuales y en especial de los posibles residuos industriales peligrosos.

Anuncios

Empresas irresponsables vierten contaminantes y residuos que afectan al Tajo

Posted on Actualizado enn

Ecologistas en Acción de Toledo ha interpuesto en los últimos días sendas denuncias ante la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Toledo por distintos vertidos líquidos y de residuos que afectan al río Tajo y su entorno. Preocupa la alarmante recurrencia de estos sucesos en la provincia de Toledo. VertidosAzuqueca

En el primero de los casos, se trata de un vertido fluido de color oscuro y maloliente que se deriva de la Planta de biogás de gestión de purines ubicada en Albarreal de Tajo. Dicha planta, de la que es titular la empresa Azón s.l., está vertiendo lixiviados altamente contaminantes al arroyo de Barcience, a poca distancia de su desembocadura en el río Tajo, por lo que la afección a este río es obvia.

Una vez avisados los agentes medioambientales de la zona, se produjo su personación y se ha tramitado la correspondiente denuncia. Los vertidos contaminantes a los cauces están prohibidos, además, en este caso, la planta tiene obligación de vertido cero en virtud de la autorización de funcionamiento de que dispone. Resulta especialmente grave el caso, ya que la instalación ha sido beneficiaria de ayudas de la Junta y del Ministerio de Agricultura derivadas del Plan de Desarrollo Rural.

En el segundo de los casos, se han observado diversos depósitos ilegales de residuos, en zonas que se excavaban y se tapaban al efecto sin ningún tipo de control ni autorización. Todo apunta a que los vertidos localizados en la zona de Azucaica, en el término de Toledo, proceden al menos en parte de un centro de jardinería, cuya empresa titular junto a otra que se ha de encargar de la gestión de residuos han sido denunciadas ante el Servicio de Calidad Ambiental de la Dirección Provincial de Toledo.

Se han enterrado aquí gran cantidad de plásticos, tubos y restos de construcciones, afectando a una zona de vega del Tajo, muy cercana también al cauce del río. Como en el caso anterior ya se ha abierto el correspondiente expediente sancionador.

Cabe destacar que en ambas denuncias la colaboración ciudadana y la inmediata actuación de los agentes medioambientales ha resultado esencial para incoar los correspondientes expedientes sancionadores.

Ecologistas en Acción se muestra muy preocupada por la creciente reiteración de estos sucesos que son originados por empresas irresponsables que no actúan cumpliendo la normativa ambiental. En este sentido, pide a la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, mayor vigilancia y mayor diligencia en la tramitación de las sanciones.

Irregularidades de Tragsa y de la Diputación de Cuenca en las obras en la Serranía de Cuenca

Posted on Actualizado enn

CWP84pDWIAAFNgsEcologistas en Acción denuncia los hechos ante la Dirección Provincial de Agricultura. Exigimos la urgente paralización de las obra, el cese de los responsables, y que se sancione por infracción muy grave a Tragsa y a la Diputación.

El proyecto de camino entre Majadas y Uña que afecta a una zona de extraordinario valor ambiental del Parque Natural de la Serranía de Cuenca, no sólo se ha autorizado indebidamente, sino que acumula nuevas irregularidades, esta vez en el inicio de las obras.

Tras visitar la zona donde se han iniciado los trabajos y consultar documentos en el ayuntamiento de Majadas y con distintas instancias de la Consejería de Agricultura, Medio y Desarrollo Rural, se ha comprobado que Tragsa, como empresa constructora, y la Diputación de Cuenca, como contratante de dicha empresa, han incurrido en diversas y graves irregularidades.

Estas tienen que ver con el incumplimiento de varias estipulaciones dictadas en la declaración de impacto ambiental. En primer lugar, las obras se iniciaron sin que se nombrara al responsable del seguimiento ambiental de las mismas. En segundo, no se ha procedido al replanteo y balizamiento completo de la zona de afección de la obra. Y, por último, tampoco se han identificado y protegido las zonas con presencia de especies amenazadas de flora.

Sin estas actuaciones, que son preceptivas y previas al inicio de los trabajos, la obra no se debiera haber iniciado. Haberlo hecho supone un daño y un riesgo evidente para los ecosistemas protegidos del Parque Natural. Por ello, en la denuncia remitida por Ecologistas en Acción a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y a la Dirección Provincial de Cuenca se pide que se considere como una infracción muy grave, sancionable entre 150.000 y 450.000 euros, y que se decrete la paralización inmediata de las obras.

Los hechos denunciados son aún más graves si cabe, dado que han sido cometidos por una empresa pública, Tragsa, y un órgano administrativo, la Diputación de Cuenca, que debieran ser particularmente celosos en el cumplimiento de la normativa medioambiental.

Ecologistas en Acción exige a ambas entidades que los responsables de tales actuaciones sean inmediatamente cesados.