-

caza

Ascienden a 8 los linces muertos por cazadores, y no son furtivismo.

Posted on Actualizado enn

 

Nenúfar, muerta por disparo a bocajarro, y las que fueron sus crías
Nenúfar, muerta por disparo a bocajarro, y las que fueron sus crías

Los linces muertos por acciones de caza en Castilla-La Mancha no son furtivismo, es caza de especies protegidas. Y hay cuatro cachorros muertos más.

– El Gobierno de la Junta falsea los datos y las causas de mortalidad de lince.

– Son doce los linces muertos. Ocho debido a la caza, pues los 4 cachorros de Nenúfar sin duda perecieron.

– Tal y como lo define el Código Penal, el furtivismo no es la causa, es la caza de especies protegidas.Tras la denuncia de Ecologistas en Acción de que habían muerto en distintas acciones de caza 4 linces ibéricos del programa de recuperación de la especie en los Montes de Toledo, el Gobierno de la Junta, por fin, ha empezado a dar información.

Sin embargo, una vez más, en lugar de practicar la transparencia y explicar las cosas como son, falsea la realidad intentando ocultar las dimensiones del daño causado por la práctica de distintas modalidades de caza y, lo que es peor, de las bajas efectivamente producidas por esta causa.

No son ocho, sino probablemente doce, los linces muertos en los Montes de Toledo en lo que va de año. Y de esa cifra son 8, y no cuatro, los muertos a consecuencia de prácticas cinegéticas. Esa cifra se obtiene de sumar a las bajas reconocidas, las de los cuatro cachorros que estaban al cargo de “Nenúfar”, la lincesa muerta de un disparo a bocajarro, y que se han perdido tal y como ha dado por hecho la propia Junta.

¿O es que para la Junta no hay que contabilizar los cuatro cachorros de “Nenúfar” como parte de la mortalidad de la especie?

Por otra parte, en un ejercicio de ausencia de rigor técnico y jurídico, el Gobierno habla de que las muertes de linces denunciadas por Ecologistas en Acción, han sido causadas por furtivos.
El furtivismo es una práctica tipificada en el código penal, concretamente en el artículo 335 que se introdujo específicamente a petición de los cazadores para penar esta conducta en la reforma que entra en vigor en el año 2004. Este artículo, según su apartado 1 se aplica sólo a especies no protegidas, es decir a las cinegéticas. Y según el apartado 2 penaliza también a “ El que cace o pesque especies a las especies que se refiere el apartado anterior en terrenos públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cinegético especial, sin el debido permiso de su titular, ….”.

La caza de especies protegidas es un delito del artículo 334 del código penal, cuestión que el Gobierno debiera saber y decir como es.

Por lo tanto es falso que el furtivismo sea la causa de la muerte de linces. Éstos han muerto por actos de caza ilegal de una especie protegida, en el transcurso de actividades cinegéticas tanto legales como ilegales.
A la vista de los hechos, y al contrario de lo que piden algunas entidades del mundo de la caza es el Gobierno de Castilla-La Mancha, y no Ecologistas en Acción, quien tiene que rectificar y ser transparente a la hora de facilitar información y actuar contra quienes provocan la muerte de linces.

Más información:

Video de Nenúfar con los 4 cachorros en el twitter del entonces Consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de CLM: https://twitter.com/i/status/1123114671609929729
Denuncia de Ecologistas en Acción: https://www.ecologistasenaccion.org/128047/mueren-cuatro-linces-a-manos-de-cazadores-en-castilla-la-mancha/

Mueren cuatro linces a manos de cazadores en Castilla-La Mancha

Posted on Actualizado enn

  • En lo que va de 2019 al menos cuatro lices ibéricos han muerto en los Montes de Toledo por disparos de escopeta y trampas.
  • El Gobierno de Castilla-La Mancha no ha informado de los casos y se desconoce si se han abierto expedientes en vía penal y administrativa.
  • Ecologistas en Acción reclama transparencia y una acción contundente de cese de la caza en las zonas donde han aparecido los linces muertos.
Lince muerto en un cepo en Toledo en septiembre

2019 está siendo un año trágico para los linces ibéricos en Castilla-La Mancha, especialmente en la provincia de Toledo.

En los últimos meses se ha certificado la muerte de cuatro linces del programa de reintroducción puesto en marcha por el proyecto Life+Iberlince en la comarca de los Montes de Toledo y del que ahora se hace cargo la Junta de Castilla-La Mancha.

Los casos verificados corresponden con una muerte en un lazo, otra en un cepo y dos por disparos con escopetas de caza. Dos de las muertes han tenido lugar en el mes de septiembre.

Desde que se tienen estadísticas de mortalidad de lince ibérico en este siglo no se había producido una cifra tan alta de muertes debidas a la caza ilegal de linces en una zona tan concreta y en un espacio de tiempo tan corto.

En todos los casos las muertes de linces han tenido lugar por el empleo de medios de caza, bien sea durante el desarrollo de actividades cinegéticas permitidas o por el empleo de métodos de control de predadores.

La distinta naturaleza de los casos hace aún más preocupante la situación, pues las muertes se han producido en distintas fincas y cotos de caza de los Montes de Toledo, en áreas en teoría sujetas a mayor vigilancia por ser objeto del desarrollo del programa de reintroducción y recuperación de esta especie en peligro de extinción.

Todo apunta a que, lejos de lo que se suponía, el lince ibérico no está efectivamente protegido, sobre todo frente a las prácticas cinegéticas, legales o no, y que no solo se están dando en Castilla-La Mancha, sino también en Extremadura o Andalucía. Prácticas que perviven enquistadas en el sector de la caza y que, por desgracia, se regulan deficientemente por parte de unos gobiernos regionales, en particular el de Castilla-La Mancha, más interesados en evitar el conflicto con los cazadores que en la protección efectiva de nuestras especies más amenazadas.

Ante la gravedad de los hechos, Ecologistas en Acción ha remitido un escrito al Consejero de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha pidiendo transparencia en la información sobre la especie, así como los detalles de los expedientes informativos y sancionadores abiertos por estos u otros casos de mortalidad directa de linces que se hayan producido en este año.

Se reclama asimismo que, ante el inminente inicio de la temporada de caza, se cierren cautelarmente los cotos donde han aparecido los linces muertos hasta que se aclaren los hechos y se recupere la zona del daño causado.

Ecologistas en Acción muestra su preocupación porque estos casos no se hayan hecho públicos hasta ahora y pedirá una explicación al respecto, ya que hasta hace no mucho el proyecto Iberlince y las entidades que participan de él eran muy diligentes a la hora de informar de estas situaciones.

El incendio de Toledo, una catástrofe ambiental que exige respuestas y algunas reflexiones.

Posted on Actualizado enn

P1140175 (1320 x 741)–          El origen del incendio apunta a una negligencia muy grave en la instalación y empleo de una bomba de agua para regadío agrícola 

–          El valor ambiental de los terrenos afectados es muy alta, la de mayor nivel en el término municipal de Toledo 

–          Apoyamos una recuperación natural de la superficie afectada en la línea de lo propuesto por los técnicos del ayuntamiento de Toledo. 

–          Es preciso hacer una reflexión sobre cómo evitar este tipo de negligencias, pero resultará difícil atajarlas si las administraciones no son coherentes a la hora de aplicar el mismo criterio a todos. Por ejemplo, al Puy du Fou y su famoso espectáculo pirotécnico, una ilegalidad manifiesta consentida por las autoridades.

Una vez controlado el incendio que se inició el pasado viernes 28 de junio en la finca Loeches situada al sudoeste de la ciudad de Toledo, Ecologistas en Acción de Toledo ha hecho un recorrido de la zona afectada y ha realizado una valoración de lo ocurrido y de lo que estaría por venir.

Finalmente se ha constatado una superficie dañada de unas 1.600 hectáreas de terreno principalmente forestal de encinar y en una parte calificado como urbano dentro de los términos municipales de Toledo, el más afectado, Guadamur, Argés y Albarreal de Tajo.

Según los datos disponibles la causa del incendio sería la avería de una bomba de extracción de agua para regadío que estaba siendo usada en circunstancias presuntamente indebidas, tanto por su ubicación, como por el riesgo de incendio, como por su estado y modo de empleo.

Es decir, el origen del incendio, apunta a una negligencia muy grave que podría tener responsabilidades penales dirigibles tanto sobre los titulares de la explotación agrícola de regadío como sobre los responsables últimos de la instalación y manejo de la bomba de agua.

Cabe señalar que el incendio ha provocado algunos daños materiales en parcelas y viviendas en la urbanización de Monte Sión de Toledo, así como en fincas y casas de campo. Afortunadamente, y a pesar de la virulencia y la velocidad del fuego, no cabe reseñar ninguna pérdida irreparable, de lo cual cabe alegrarse muy especialmente.

De la importancia del incendio da cuenta la velocidad de propagación. En sólo 30 horas, desde que se produjo hasta que se dio por estabilizado, las llamas recorrieron 15 kilómetros. Y a su paso saltaron los 35 metros de ancho de la autovía CM40, Ronda suroeste de Toledo.

Ante un suceso tan virulento y con grave riesgo para las personas, los medios de extinción realizaron un trabajo extraordinario digno de reconocer y de agradecer. También hay que hacer un reconocimiento muy especial al buen hacer y a la colaboración de tantas personas que ayudaron al vecindario y a la que facilitaron el traslado de centros municipales tanto de personas como de animales. Sin duda, todo ello supone un ejemplo de compromiso ciudadano que dignifica a esta ciudad.

Por desgracia la afección más grave del incendio se centra en lo medioambiental. El valor de los terrenos afectados por el incendio es altísimo, sobre todo para el municipio de Toledo y colindantes, pues la zona quemada estaba densamente poblada de monte y bosque de encinas que en algunas zonas tenía una altísima biodiversidad con especies acompañantes tan singulares como la cornicabra, el enebro, la efedra, entre otras muchas. Es el espacio natural más importante del municipio de Toledo y, además, en buena parte sobre terreno de titularidad municipal.

Desde el punto de vista faunístico se han quemado cientos de hectáreas de áreas críticas y de reproducción de águila imperial ibérica y de águila-azor perdicera. Así como terrenos potenciales para la dispersión y recuperación del lince ibérico. Las tres especies declaradas en peligro de extinción. También se han visto afectados hábitats de interés comunitario y elementos geomorfológicos protegidos.

En algunas zonas la vegetación y la fauna, casi han desaparecido por completo, sobre todo en las laderas que dan al Tajo, entorno a la CM-40 y desde ésta hasta la finca Palomilla, en el término de Argés. Afortunadamente la resistencia natural de las encinas al paso del fuego ha hecho que muchos ejemplares arbóreos hayan aguantado vivos y con visos de recuperarse a medio plazo.

Ahora el trabajo en el incendio se centra en una labor absolutamente necesaria que es la investigación del caso y la depuración de las correspondientes responsabilidades. Hay que confiar plenamente en que a la mayor brevedad la unidad de investigación de incendios de los agentes medioambientales y el resto de autoridades evacúen sus informes y se proceda tanto en vía penal como administrativa. Sólo sancionando como se merecen estos hechos y corrigiendo errores se puede avanzar en la prevención de incendios de cara al futuro.

Recordemos que el artículo 358 del vigente código penal considera delito la imprudencia grave que dé lugar a incendios tanto en zonas forestales como no forestales y que suma gravedad a la sanción si se ha puesto en riesgo la vida de personas. En estos casos más graves los culpables podrían sufrir una pena de hasta 10 años de cárcel.

Por último y de cara al futuro inmediato hay varias cuestiones sobre las que toda la ciudadanía y las administraciones toledanas deben reflexionar.

En relación a la recuperación ambiental de los terrenos, hay que ser muy cuidadosos y pacientes a la hora de abordarla. Castilla-La Mancha ya ha sido ejemplo de como si se apoya la regeneración natural se puede tener más éxito y más consistente que si se realiza una labor de repoblación artificial. Los encinares tienen capacidad de regeneración, y aunque costará que se recuperen, y aún más el conjunto del ecosistema con su flora y fauna, es más barato y rentable dejar que la naturaleza actúe, apoyándola sólo en situaciones puntuales.

Más importante si cabe, es sacar las debidas conclusiones de cada incendio. Por desgracia, muchas veces, pasada la alarma de la noticia, se olvida hacer una reflexión y tomar medidas eficaces que sean provechosas para el futuro.

En ese sentido la primera nos la tenemos que aplicar la ciudadanía, en particular aquellos colectivos que son usuarios de espacios forestales o agrícolas y que no toman la debida precaución en el manejo de maquinaria que puede provocar chispas o fuegos causantes de incendios.

La segunda se la tienen que aplicar las propias administraciones, en el este caso el Gobierno de Castilla-La Mancha y el ayuntamiento de Toledo, que no ponen el suficiente celo, ni la suficiente información ni vigilancia para que estas situaciones negligentes vayan a menos. Y lo que es peor, dan incluso mal ejemplo cuando justifican situaciones de riesgo con fines políticos y económicos. Y ahí está el caso de que en la misma zona del incendio y con todos los parabienes administrativos se quiera autorizar un espectáculo de fuegos artificiales, el del parque temático Puy du Fou, en una zona de riesgo, tan valiosa, forestal y protegida como la que se ha quemado. Las administraciones deben predicar con el ejemplo para ser creíbles, y en este sentido, en Toledo, lo primero que deben hacer es anunciar ya que no será posible usar fuegos artificiales en el Puy du Fou.

Enlace a descarga de fotografías.

Cesión gratuita y libre por parte de Ecologistas en Acción de Toledo.

Incendio Toledo 28 y 29 junio de 2019

https://photos.app.goo.gl/zapVFCdz2GKgwVRX9

La propuesta de que los cazadores realicen el seguimiento de poblaciones cinegéticas tiene fines espurios.

Posted on Actualizado enn

caso 4.5.10. cebadero jabalíes
Típicos cebaderos para animales, habituales en la “gestión” cinegética de especies

Ecologistas en Acción reclama que los datos sobre las especies de caza se tomen por entidades técnicas o científicas independientes del sector cinegético. Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha confía en que el gobierno regional deseche rotundamente la delirante propuesta de los cazadores.

En las últimas horas se ha hecho pública una propuesta que la Fundación cinegética Artemisan con apoyo de la Federación Española de Caza ha dirigido al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y a las Comunidades Autónomas para que los cazadores sean quienes faciliten los datos para el seguimiento y evaluación del estado de las poblaciones cinegéticas con vistas a la aprobación de normas de caza.

El proyecto , que se denomina “Observadores cinegéticos” no sólo persigue fines espurios, sino que pone de manifiesto que la tan proclamada buena gestión de que hace gala el sector cinegético queda en entredicho por los propios cazadores.

A día de hoy los cazadores ya están obligados a hacer un seguimiento de las poblaciones de especies cinegéticas, así como a comunicar las capturas que se realizan. La normativa les obliga a través de los planes técnicos de caza que se deben renovar periódicamente y que deben basarse en un adecuado censo de poblaciones. Además, la normativa obliga a comunicar periódicamente esos datos a las administraciones, todo ello en el marco que supone debe garantizar la buena gestión cinegética.

El problema de esos censos y de esos planes técnicos de caza es que nadie se los cree, ni los propios cazadores por lo que se ve. En muchas ocasiones lo que comunican los cazadores son cortas y pega de datos de otros cotos, o de años anteriores. De manera que, ante la pasividad de la administración, se justifique que sigan cazando lo que ellos quieran.  En suma, la “buena” gestión cinegética es una mentira.

Por otra parte, si los cazadores son ya “observadores” de las poblaciones de los cotos, ¿por qué entonces presentan este proyecto? Ellos mismos lo dicen abiertamente, “para reducir los problemas” que en los últimos años se producen por los recursos que interponen organizaciones ambientales y animalistas y que están anulando en los tribunales órdenes de veda y otras normativas cinegéticas.

La jugada del sector cinegético no puede ser más evidente y con fines más espurios. Como los tribunales están anulando las órdenes de veda y planes de gestión, como los del lobo, por ausencia de informes técnicos o científicos que los justifiquen o porque los datos de esos informes no avalan las pretensiones de los cazadores y de las administraciones, lo mejor es que el propio sector los elabore a la medida de sus propios intereses. Así las administraciones los podrán usar para justificarse ante los tribunales y podrían evitar la acumulación de sentencias anulatorias de normas de caza.

Ecologistas en Acción reclama que los datos sobre las poblaciones cinegéticas se tomen por entidades técnicas o científicas independientes del sector cinegético y de los intereses de las administraciones. Y que el sector de la caza cumpla con la normativa en cuanto a los planes técnicos de caza o que se les sancione debidamente. Sólo así se puede garantizar la debida protección y conservación de la fauna silvestre cada día más amenazada por la caza. En este sentido la asociación se dirigirá en próximas fechas tanto al Ministerio como a las Comunidades Autónomas para defender esta postura y abrirles los ojos frente a la #LaVerdadDeLaCaza.

Reclamamos atención para la protección de las vías pecuarias en Castilla-La Mancha.

Posted on

20190407_160021.jpg

En el día de las vías pecuarias celebrado en Castilla-La Mancha con sendas marchas en Sonseca (Toledo) y en Piedrabuena (Ciudad Real) los asistentes y las organizaciones convocantes reclaman de las administraciones y de los partidos políticos una mayor atención a este importante patrimonio público.

Las vías pecuarias son competencia autonómica y están amparadas tanto por una Ley estatal de Vías Pecuarias de 1995, como por una la Ley autonómica de Castilla La Mancha de 2003. La longitud de esta red pecuaria supera en España los 125.000 kilómetros de recorrido, de los que una gran parte se ha perdido por usurpaciones, falta de uso, construcción de infraestructuras etc. Los últimos datos del informe 2017 sobre el estado del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad de España, (sobre datos de 2014) indican que todavía existe un 15% de vías pecuarias sin clasificar y un 85% sin deslindar. Y desde entonces se ha hecho muy poco por falta de recursos y dejadez.

En Castilla La Mancha la Red de Vías Pecuarias cuenta con un total de 3.223 vías pecuarias, con 14.579 Km de longitud y 56.333 hectáreas de superficie. En Toledo comprende 759 vías pecuarias, con una longitud de 3.632 Km y una superficie de 12.080 hectáreas. Sin embargo, sólo se han deslindado y/o amojonado en CLM 3255 Km (22%) y en Toledo 863 Km (23,7%).

Estos datos para CLM son de 2012 y apenas han variado desde entonces debido a la desatención que sufre este patrimonio por parte de las administraciones, singularmente la Junta de Castilla-La Mancha, que ha dejado de invertir en ellas.

Por ello, desde las organizaciones convocantes del “7 de abril, Día de las Vías Pecuarias”, se reclama a las administraciones y partidos que, tal y como señala la Ley de Vías Pecuarias, se invierta en su protección, clasificación, deslinde y amojonamiento. Y que se vigile el buen uso y se actúe contra quienes cierran y usurpan nuestras vías pecuarias.

A pesar del tiempo transcurrido desde la aprobación de las leyes que amparan las vías pecuarias, no hay una sola vía pecuaria sin problemas. Las construcciones, la caza, con sus vallados y falta de respeto de las zonas de seguridad, y las ocupaciones agrícolas o de infraestructuras convierten en una gymkana ejercer el derecho público para transitarlas. Además, coartan la funcionalidad de estas vías como corredores ecológicos y elemento fundamental para el desarrollo rural y ecoturístico.

La Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos (PICP) y Ecologistas en Acción han promovido el Día de las Vías Pecuarias. A él se han sumado en Castilla-La Mancha entidades como el CD El Torozo de Sonseca o la Plataforma La Arzollosa de Piedrabuena.

En Toledo, el CD El Torozo viene realizando actividades reivindicativas de caminos en los Montes de Toledo y como club senderista ha organizado la RUTA SENDERISTA en Sonseca con la colaboración de otras entidades (club ciclista Sonseca y Peña ciclista La Bota y Ecologistas en Acción de Toledo.

Actividades realizadas en Castilla-La Mancha:

  • Ciudad RealCordel de Navalrincón, Piedrabuena. Convocan: Plataforma la Arzollosa de Piedrabuena, Ecologistas en Acción de Ciudad Real y Ayuntamiento de Piedrabuena.
  • Sonseca (Toledo): Ruta circular desde Sonseca. Convocan: CD El Torozo, PICP y Ecologistas en Acción. Colaboran: CD Ciclista Sonseca y Peña Ciclista La Bota.

Nuevo caso de envenenamiento grave de fauna en un coto de caza en Toledo

Posted on Actualizado enn

2Milano-real-envenenado-en-estremadura-©SEO_BirdLife_resized
Milano real envenenado en Extremadura. Foto Seo BirdLife
  • Ecologistas en Acción, SEO y WWF denuncian ante el Consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, la inactividad de la Dirección Provincial de Toledo en la lucha contra el veneno y reclaman medidas urgentes.
  • Alertan de que Toledo se puede convertir en un sumidero de mortalidad de especies amenazadas

Los cadáveres de cuatro milanos reales, especie en peligro de extinción, de cinco águilas ratoneras y un aguilucho lagunero fueron localizados el pasado 29 de octubre en un coto de caza de la localidad de Valmojado, al norte de Toledo, en la comarca de La Sagra.

A las alarmantes cifras de fauna envenenada que históricamente arrastra la provincia de Toledo , se ha sumado un  nuevo caso  de esta práctica ilegal,   en un coto de caza  del término de  Valmojado.

WWF, Ecologistas en Acción y SEO/BirdLife van apersonarse como parte interesada en el expediente administrativo  y, en caso de llegar a poder localizarse al presunto responsable de los hechos, se personarán como acusación en el juzgado de lo penal.

Las ONG denunciaron la semana pasada ante el Consejero de Agricultura,  Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, la inactividad  de la Dirección Provincial de Toledo en la lucha contra el veneno y le trasladaron la necesidad de una clara voluntad política para resolver el problema. Asimismo, pusieron sobre la mesa la  manifiesta insuficiencia de  resoluciones administrativas para hacer frente al veneno en Castilla –La Mancha,  ya sean medidas cautelares, recuperadoras de las especies afectadas o sancionadoras. Las ONG esperan que el refuerzo de los servicios jurídicos en materia ambiental anunciado por el Consejero se traduzca en una mayor eficacia y agilidad administrativa.

WWF, Ecologistas en Acción y SEO/BirdLife coinciden en que Toledo, de no tomarse medidas contundentes contra los envenenamientos,  se puede convertir en  uno de los peores sumideros de mortalidad de especies amenazadas en España por esta práctica ilegal.  También, recuerdan que en poco más de tres años (de 2015 a 2018) la provincia ha acumulado más de treinta  milanos reales encontrados envenenados, siendo una cifra que solo representa una parte de la mortalidad real por esta causa, debido a la dificultad del hallazgo de los animales.

Además, recuerdan que varios  de los casos más graves por envenenamiento de esta comunidad autónoma no se han tramitado ni sancionado por la ausencia de una gestión administrativa adecuada, lo que evidencia una falta de compromiso político en la lucha contra el veneno, sobre todo en Toledo.

 Las ONG quieren conocer la gestión que desde la Dirección Provincial se está haciendo del trabajo en esta materia  de los Agentes de Medio Ambiente, así como de la Unidad especializada en investigación de venenos (UNIVE), de los servicios técnicos y en especial  en materia de aplicación de la normativa en la provincia.

También a  partir de este último caso  las organizaciones ecologistas se han dirigido  a la Jefatura del SEPRONA para conocer y colaborar en el trabajo que realizan en investigación de los casos de envenenamiento en Toledo.

El uso de veneno

El informe ‘El veneno en España(1992-2013) analiza los efectos del uso ilegal de cebos envenenados, una de las mayores amenazas para la biodiversidad, y desvela los 8.324 episodios de envenenamiento que se han registrado en el periodo de estudio. Esto ha significado el hallazgo  de 18.503 animales muertos. Una muestra de algunos de los principales episodios de envenenamiento de los últimos años quedó recogida también en el informe  “Casos graves de envenenamiento de fauna silvestre en España 2010-2015”.

La colocación de cebos envenenados  es   un método masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Por ello, está prohibido por la legislación nacional y autonómica y aparece tipificado como delito en el Código Penal.

Parques Nacionales corta una ruta de uso público para que se realice una cacería en Cabañeros

Posted on Actualizado enn

CaminoCortadoMonteríaLas cosas no cambian y siguen igual en el Parque Nacional de Cabañeros, aunque haya otro Gobierno, otro equipo al frente de Parques Nacionales o que la Junta de Castilla-La Mancha quiera hacerse cargo de la transferencia de sus parques nacionales.

El Parque Nacional de Cabañeros ha decidido cortar la ruta del Boquerón del Estena, una de las más visitadas del espacio protegido, para que el sábado 10 de noviembre se celebre una montería en el término de Navas de Estena y que ha sido autorizada por el propio ayuntamiento de la localidad, titular del monte público donde se va a celebrar.

La alarma ha saltado cuando excursionistas se han dirigido a Ecologistas en Acción señalando que desde el parque nacional se les había conminado a cambiar la ruta que pensaban hacer ese día por razones de seguridad.

Lo cierto es que si ahora se consulta la web de reservas de parques nacionales, en el apartado dedicado a la Ruta del Boquerón del Estena dentro del Parque Nacional de Cabañeros, figura en el calendario que el día 10 de noviembre de 2018 está “sin plazas habilitadas”

http://bkmrt.com/uQDk2A , ver imagen adjunta )

Es decir, no es que esté completa la reserva, y no tenga plazas disponibles, sino que se ha deshabilitado la fecha por lo que no es posible realizar la visita.

Imaginamos que si el día 10 de noviembre cualquier persona se quiere acercar a hacer la ruta, ya que es de acceso libre, y dado que no hay aviso público, se encontrará con la desagradable sorpresa de que no podrá acceder porque se está cazando.

Ecologistas en Acción considera que Parques Nacionales no está cumpliendo con dos de sus obligaciones básicas. Primero, velar prioritariamente por el uso y disfrute público de un parque nacional por las rutas que tiene designadas. Y segundo, evitar la caza en un espacio protegido y con modalidades, como las monterías y batidas, que son especialmente generadoras de molestias para la fauna y peligrosas para las personas.

Parques Nacionales y la Junta se escudarán una vez más en que en realidad lo que se va a hacer no es caza, que es un control de poblaciones, ya que dicen que hay muchos ciervos y jabalíes y hay que controlarlos. Pero no dicen la verdad. Primero porque son diversos los factores que contribuyen a un eventual exceso de población, entre ellos la propia caza con sus vallados, sueltas y comederos. Y segundo porque hay métodos alternativos de control de poblaciones que entre otras cosas no tienen por qué implicar el cierre de rutas públicas ni la muerte de animales.

Ecologistas en Acción exige la suspensión de la cacería en el monte público de Navas de Estena y que tanto el parque nacional como el organismo autónomo como la Junta de Castilla-La Mancha y el ayuntamiento acaben de una vez con estas prácticas inadecuadas y que no generan más que daños y perjuicios a senderistas y visitantes del parque nacional.