atropellos

Sueltas constantes de lince: una imagen engañosa sobre la verdadera situación de la especie y sus hábitats en Castilla-La Mancha         

Posted on Actualizado enn

Lynx pardinusEn el Día Mundial de la Vida Silvestre, celebrado ayer 3 de marzo por convocatoria de las Naciones Unidas, y que este año se centra en la preocupante situación de los grandes carnívoros terrestres, Ecologistas en Acción ha elaborado un informe bajo el título ‘Depredadores amenazados. Oso pardo, el lince ibérico, el lobo ibérico y el gato montés‘  donde denuncia las graves amenazas que pesan sobre los grandes carnívoros terrestres del Estado español, entre ellos, y muy destacadamente, el lince ibérico.

En Castilla-La Mancha, a diferencia de lo que parece indicar la abundante presencia de individuos en el medio natural, la situación de la especie dista mucho de ser la adecuada, tampoco lo son las actuaciones de los responsables de su conservación, la Junta de Castilla-La Mancha y el proyecto Iberlince.

Hay que recordar que la aparente abundancia de linces se sustenta básicamente en las sueltas constantes de individuos procedentes de un artificioso programa de cría en cautividad y de la vigilancia y seguimiento que se hace de los linces marcados, lo que permite detectar cualquier situación que los afecte y actuar en consecuencia frente a situaciones puntuales. Desde 2014, y sumando las 11 sueltas habidas este año, son 70 los ejemplares ya liberados en Castilla-La Mancha.

Esa aparente abundancia de individuos, que no deja de ser artificiosa, y la constante publicidad que se hace de las sueltas ocultan la verdadera situación de las poblaciones naturales que todavía quedan de la especie en Castilla-La Mancha, así como los graves problemas de persecución por la caza, atropellos, graves daños en los hábitats y desajustes en el plan de recuperación que acosan al gran felino y a las especies que con él cohabitan.

Sobre las poblaciones naturales de la especie sigue habiendo un manto de silencio que ha llevado incluso a que fueran obviadas y negadas cuando empezó a gestarse el plan de reintroducciones. Tal vez no interesaba reconocer que tanto en Sierra Morena, en una finca muy conocida de titularidad de un influyente personaje, como en algunos puntos de Montes de Toledo había linces Y que poniendo en marcha las medidas adecuadas la especie se podría recuperar sin gastar tanto presupuesto en reintroducciones. Ahora sabemos que linces naturales probablemente sólo quedan en Sierra Morena de Ciudad Real, pero se desconoce su población exacta y las medidas de protección de que son objeto.

En cuanto a las bajas de linces por caza, trampas ilegales y atropellos, la sangría constante de individuos supone un alto porcentaje respecto del total de sueltas y crías y pone de manifiesto que no se tomaron las medidas adecuadas para prevenir la mortalidad. Así, aunque los agentes medioambientales y algunos técnicos hacen una intensa labor de seguimiento y denuncia de las actuaciones ilegales, a la administración le sigue costando llevar a término el control efectivo de la actividad cinegética ilegal y de los atropellos. Recordemos, por ejemplo, que el año pasado cayeron sendos linces en cepos y en cajas-trampa en el entorno de la zona de suelta de Montes de Toledo, que han muertos linces por disparo y otros han tenido que ser liberados de lazos en trampas autorizadas. Además, se han registrado 11 atropellos desde 2014, dos de ellos en el último mes.

Desde el punto de vista de la protección del hábitat la situación es aún más alarmante. Sobre los espacios que habita el lince planea el incremento de los cerramientos cinegéticos que fragmentan y dañan los zonas críticas y de reintroducción. Los proyectos de ampliación y nuevos vallados son constantes, y en los últimos años Ecologistas en Acción ha alegado y denunciado varias intervenciones en zonas críticas de Montes de Toledo, Parque Nacional de Cabañeros y en Sierra Morena. A este respecto, Ecologistas en Acción ha enviado una queja a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural porque los informes de los servicios territoriales y los comentarios de algunos técnicos de Iberlince están dando alas a este tipo de dañinas instalaciones.

Los otros dos problemas que afectan gravemente al hábitat del lince son las infraestructuras que el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere reimpulsar, como las autovías Toledo-Ciudad Real, Puertollano-Almaden y Albacete-Jaén. Y el incremento de las instalaciones en suelo rústico de la mano de una modificación de la normativa urbanística destinada a favorecer legalizaciones de viviendas, grandes naves y proyectos de carácter turístico y recreativo.

Frente a todas estas amenazas se dispone de un plan de recuperación que ha quedado obsoleto y desajustado en relación a las nuevas necesidades de protección del lince y que, para colmo, no se aplica correctamente para controlar la actividad cinegética y los vallados. Un ejemplo claro lo representa el hecho de que buena parte de las zonas de suelta no está considerada área crítica para la especie y que en ellas se permite la utilización de métodos de control de predadores como los lazos y el alar muy peligrosos para la especie.

Ecologistas en Acción reclama a la Junta de Castilla-La Mancha y al proyecto Iberlince que, de forma urgente, se pongan en marcha medidas para actuar sobre las principales amenazas para esta especie, como son la fragmentación y la pérdida de hábitat, la actividad cinegética legal e ilegal y los atropellos de fauna en las carreteras, así como una mejora del plan de recuperación para que se pueda garantizar la conservación y recuperación de las poblaciones de lince ibérico en Castilla-La Mancha, tanto naturales como fruto de las sueltas.

Anuncios