VENENO

168.000 euros de fianza por el envenenamiento de más de 50 ejemplares de fauna en un coto toledano

Posted on Actualizado enn

prod_29_gr.jpg

· Un juzgado de Toledo ha impuesto la fianza por el presunto envenenamiento de 50 animales en un coto de la provincia
 
· Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF ejercen la acusación popular en este procedimiento y destacan la importancia del reconocimiento por parte de los tribunales del valor económico que supone la pérdida irreversible del patrimonio natural.

El juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº4 de Torrijos (Toledo) ha impuesto una fianza de 168.000 euros a los tres acusados por el uso reiterado de veneno que ocasionó la muerte de 55 ejemplares de fauna en el coto de la Casa Nueva en Gerindote. Esta fianza tendrá que ser depositada por el titular del coto y los dos guardas que en el momento en que se produjeron los hechos estaban al cargo de la labores de administración y gestión del aprovechamiento cinegético de los terrenos. El objeto de la fianza es responder a la posible indemnización por los daños causados por los envenenamientos y el pago del valor de las especies de fauna que se vieron afectadas. El juez decreta la celebración del juicio oral después de seis años de instrucción.

WWF, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción ejercen la acusación popular en este proceso, destacando que “la imposición de esta fianza es importante en cuanto que reconocen el valor del daño producido por el uso ilegal de cebos envenenados y demuestra que colocar cebos envenenados en el medio natural tiene consecuencias económicas y legales para los autores”. La presencia en los tribunales, realizado en el marco del proyecto Life+ VENENO, ha permitido a las organizaciones ecologistas trasladar a los órganos judiciales y a la sociedad la gravedad de esta amenaza contra la biodiversidad y apoyar el trabajo de investigación realizado por los agentes de medio ambiente de Castilla-La Mancha y el Seprona de la Guardia Civil.

Los hechos
 
Entre agosto y septiembre de 2011 fueron localizados en el coto privado de Casa Nueva, en el término municipal de Gerindote, al menos 55 ejemplares de animales envenenados, entre los que se encontraban 23 milanos negros, cinco aguiluchos laguneros, seis milanos reales y un águila imperial ibérica, estas dos últimas especies catalogadas En Peligro de Extinción. Los análisis posteriores de los animales confirmaron su muerte por efecto de dos potentes insecticidas que habían sido utilizados para la elaboración de los cebos.

Las labores de investigación de la Unidad de Investigación de Venenos (UNIVE) del Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha y el Servicio para la Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, permitieron localizar los animales envenenados y determinar la imputación del titular y los dos guardas como posibles autores de los hechos.

El uso de veneno

El informe El veneno en España (1992-2013)‘ analiza los efectos del uso ilegal de cebos envenenados, una de las mayores amenazas para la biodiversidad, y desvela los 8.324 episodios de envenenamiento que se han registrado en el periodo de estudio. Esto ha significado la muerte de 18.503 animales. Sin embargo, las organizaciones ecologistas estiman que esta cifra podría llegar a los 185.000, ya que, según las especies, entre el 85 % y el 97 % de los animales envenenados no se encuentran. A pesar de ser ilegal, el veneno se sigue utilizando para eliminar depredadores. La colocación de cebos envenenados es una práctica arraigada en nuestros campos, completamente ineficaz para los objetivos que persigue, además de un método masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Por ello, está prohibido por la legislación nacional y autonómica y aparece tipificado como delito en el Código Penal. El veneno en el campo supone un riesgo para la salud pública, para el medio ambiente y para los animales domésticos.

 

Anuncios

TRAS CUATRO AÑOS DE TRABAJO, VE LA LUZ UNA PROFUNDA REFORMA DE LA LEY DE CAZA DE CASTILLA-LA MANCHA

Posted on Actualizado enn

web_238231_68602
Foto © David Santiago-WWF

La Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha comparte su satisfacción por el éxito logrado y agradece el apoyo y el trabajo de las 40 organizaciones y 117.414 firmas ciudadanas que han llevado a que por primera vez en España se modifique una ley de caza por la demandas de quienes defienden el uso público del medio rural, el bienestar animal, el medio rural y la naturaleza frente a los privilegios y abusos de la caza.

La aprobación por parte de las Cortes de Castilla-La Mancha de la Ley de modificación de la ley 3/2015 de Caza de Castilla-La Mancha y otras normas supone la culminación de casi cuatro años de actividad de la Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha y de las decenas de miles de personas que le ofrecieron su apoyo.

Que una norma de las características de la Ley de caza de 2015 se reforme profundamente atendiendo a las demandas de entidades que defienden el medioambiente, el bienestar animal  y uso sostenible del medio rural es sin duda un hito singular tanto en España como en Castilla-La Mancha.

El esfuerzo de diálogo, debate y oferta de propuestas rigurosas se ha visto recompensado con el equivalente a una nueva ley de caza en la que se recogen buena parte de las demandas de la Plataforma. Prácticamente tres cuartas partes de los contenidos que se modifican en la ley han sido aportaciones de entidades que han sabido aunar criterios y puntos de vista diferentes pero confluentes.

Sin duda la reforma se queda corta en varios aspectos, más de los deseables, pero a través del camino abierto hay una evidente esperanza de mejora aún mayor en el futuro.

Pese a las fuertes, injustas y continuas presiones del lobby cinegético, el trabajo y continua interlocución de la Plataforma con el Gobierno regional, con los grupos parlamentarios que lo sustentan y, en particular, con la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, han dado lugar a que prospere una reforma legislativa más que beneficiosa para el conjunto de Castilla-La Mancha.

A partir de ahora, en Castilla-La Mancha no podrán multar a nadie por salir al campo y espantar inadvertidamente a la caza. Para capturar un animal doméstico en el medio natural habrán de utilizarse medios incruentos que salvaguarden el bienestar. Será más seguro caminar y se multará a quien ponga obstáculos o impida el paso por las vías de uso público. Los agentes medioambientales tendrán mayor visibilidad en la ley de caza. Dejarán de considerarse modalidades de caza el lanceo o los peligrosos aguardos nocturnos. Se harán más responsables a los titulares de los cotos del uso de veneno o de otras prácticas dañinas para las especies y el medio ambiente. Y se controlarán y se sancionarán mejor las actividades ilegales asociadas a la práctica cinegética.

La Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha está convencida de que todo lo logrado redundará en el beneficio de toda la ciudadanía, para que pueda disfrutar responsablemente del entorno natural y para que muchas actividades económicas se puedan desarrollar mejor en el medio rural.

Se adjunta un documento más detallado de balance de la reforma de la Ley de caza de CLM en Balance_ReformaLeyCazaCLM_20180315

 PLATAFORMA CONTRA LA LEY DE CAZA DE CASTILLA-LA MANCHA

Creada en junio de 2014, en la actualidad cuenta con los siguientes miembros.

Ecologistas en Acción (federación regional de Castilla-La Mancha y las cinco federaciones provinciales con sus grupos federados), Ardeidas, Sociedad Albacetense de Ornitología, Esparvel, Attac CLM, CCOO-CLM, Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla – La Mancha, Coordinadora Regional de Agentes Forestales de CC OO, FSP-UGT Clm, Plataforma Ibérica de Defensa de los Caminos Públicos, Plataforma Caminos Públicos de Toledo, Federación de Deportes de Montaña de CLM, APATA (Talavera), APADAT (Toledo), Mirada Animal, Cuenca Animal, El Arca de Noé (AB), ANDA, Plataforma de Defensa del Tajo de Toledo, Colectivo Tierra Llana de Albacete, Izquierda Unida de Castilla-La Mancha, EQUO Castilla-La Mancha, Partido Castellano, Podemos Toledo, CAVE-Federación de Asociaciones de Vecinos de Toledo, Observatorio Justicia y Defensa Animal, Federación Española para el Bienestar Animal, seis empresas de turismo rural y de naturaleza, apicultores, agricultores, ganaderos y otros usuarios del medio natural a título individual.

Rechazo a las críticas incongruentes de la Mesa de la Caza y petición de un último esfuerzo para que se aumente la edad mínima para cazar en Castilla-La Mancha.

Posted on Actualizado enn

LEY-DE-CAZA-CLM-PLATAFORMA.jpgAnte la convocatoria el próximo jueves 15 de marzo del pleno de las Cortes en el que se debatirá y aprobará la reforma de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha, la Plataforma contra la Ley de Caza se congratula de que se esté a punto de dar paso tan decisivo en la modificación de una norma que se elaboró a la medida de unos pocos y para favorecer un modelo de caza intensiva y comercial que daba la espalda a los derechos de los no cazadores, al bienestar animal y a la protección de la naturaleza. A pesar de ser incompleta la reforma, no deja de ser un cambio sustancial en la línea de lo reclamado por la Plataforma.

La Plataforma entiende que aun así hay una última posibilidad de mejorar la Ley incrementando la edad mínima para cazar y que mediante una enmienda presentada por el grupo Podemos podría elevarse a los 16 años. Los argumentos de unos y otros en relación a esta propuesta están ya expuestos y resulta evidente que son mucho más razonables los que justifican la aprobación de la enmienda. Tanto desde el punto de vista de la seguridad para las personas, cazadores o no, desde la comparación con otras actividades para las que se requiere la mayoría de edad, como considerando los precedentes en comunidades como Galicia, hay que subir la edad para usar un arma para cazar.

La Plataforma pide tanto al PP como especialmente al PSOE que apoyen la enmienda en la seguridad de que con ella se mejorará sustancialmente la reforma de la Ley.

Por otra parte, la Plataforma considera que el lobby cinegético lo que pretende sobre todo con sus infundadas críticas a la reforma de la Ley es distraer la atención de esta cuestión de la edad y evitar que se apruebe la enmienda. Así como posicionarse cada vez más duramente contra la ley de protección y bienestar animal.

No se puede entender de otra forma su reacción ya que de las 15 razones que se esgrimen para rechazar la Ley de Caza unas no se sostienen en la realidad y otras ponen de manifiesto la apuesta por un modelo de caza insostenible enfocado a la transgresión permanente de la normativa sea en materia de caza, de protección de la naturaleza, de bienestar animal o de uso público.

Baste para demostrarlo dos ejemplos más que significativos.

El primero tiene que ver con la crítica al incremento de las sanciones y a la consideración del papel protagonista de los agentes medioambientales en el control de la actividad cinegética. Es decir, a que se puedan vigilar y sancionar adecuadamente actividades ilícitas. Se queja el sector de la caza de estos aspectos cuando resulta que la reforma de la ley no hace otra cosa que recuperar el régimen de sanciones económicas que ya había en la ley de 1993 y que de forma sorprendente se había rebajado a la mitad en 2015. Asimismo de que se reconozca a los agentes un papel de policía judicial que ya tiene instaurado desde otros ámbitos legales y del que son plenamente merecedores. Cabe preguntarse qué teme el lobby si ellos defienden el buen hacer del sector e invocan que son los primeros en denunciar ilegalidades. Obviamente lo que quieren es que no se descubran las numerosas actos ilícitos que se cometen y que, si se descubren, que no se sancionen. Los que debieran ser los primeros en pelear por el cumplimiento de las leyes, son los primeros que dan por hecho que van a incumplirlas.

El segundo ejemplo tiene que ver con los bulos que están propagando respecto de supuestas nuevas prohibiciones, como la que afectaría a las esperas nocturnas de jabalí. Para desgracia de la Plataforma estas prácticas se van a seguir realizando, a pesar del peligro que comportan para la seguridad de las personas y para el control del furtivismo. El cambio que se ha introducido, y que ya se verá si se concreta en el reglamento, es que deje de considerarse una modalidad de caza por imperativo legal, cosa que no se hace con ningún otro tipo de caza. Pero podrá autorizarse como se ha hecho siempre, como método excepcional sujeto a autorización, y debe mantenerse así entre otras cosas porque va contra uno de los principios básicos de la protección de la propia caza, la prohibición general de que se pueda cazar de noche. Así estaba en la ley de 1993 y se ha venido haciendo hasta la nueva ley de 2015.

Con argumentos incongruentes y falaces como éstos y otros que se desgranan en esas llamadas 15 razones, la Mesa de la Caza no hace otra cosa que mostrar su falta de autocrítica a las malas prácticas cinegéticas y su falta de respeto a la inmensa mayoría que representan las personas no cazadoras. Tratan de ocultar su falta de argumentación y capacidad de debate con quienes defienden otros puntos de vista. Hace tiempo que decidieron dejar de buscar consensos y optaron por la confrontación contra todo aquel que no quisiera transigir con su apuesta por la insostenibilidad del modelo de caza comercial, elitista e intensiva.

Sueltas constantes de lince: una imagen engañosa sobre la verdadera situación de la especie y sus hábitats en Castilla-La Mancha         

Posted on Actualizado enn

Lynx pardinusEn el Día Mundial de la Vida Silvestre, celebrado ayer 3 de marzo por convocatoria de las Naciones Unidas, y que este año se centra en la preocupante situación de los grandes carnívoros terrestres, Ecologistas en Acción ha elaborado un informe bajo el título ‘Depredadores amenazados. Oso pardo, el lince ibérico, el lobo ibérico y el gato montés‘  donde denuncia las graves amenazas que pesan sobre los grandes carnívoros terrestres del Estado español, entre ellos, y muy destacadamente, el lince ibérico.

En Castilla-La Mancha, a diferencia de lo que parece indicar la abundante presencia de individuos en el medio natural, la situación de la especie dista mucho de ser la adecuada, tampoco lo son las actuaciones de los responsables de su conservación, la Junta de Castilla-La Mancha y el proyecto Iberlince.

Hay que recordar que la aparente abundancia de linces se sustenta básicamente en las sueltas constantes de individuos procedentes de un artificioso programa de cría en cautividad y de la vigilancia y seguimiento que se hace de los linces marcados, lo que permite detectar cualquier situación que los afecte y actuar en consecuencia frente a situaciones puntuales. Desde 2014, y sumando las 11 sueltas habidas este año, son 70 los ejemplares ya liberados en Castilla-La Mancha.

Esa aparente abundancia de individuos, que no deja de ser artificiosa, y la constante publicidad que se hace de las sueltas ocultan la verdadera situación de las poblaciones naturales que todavía quedan de la especie en Castilla-La Mancha, así como los graves problemas de persecución por la caza, atropellos, graves daños en los hábitats y desajustes en el plan de recuperación que acosan al gran felino y a las especies que con él cohabitan.

Sobre las poblaciones naturales de la especie sigue habiendo un manto de silencio que ha llevado incluso a que fueran obviadas y negadas cuando empezó a gestarse el plan de reintroducciones. Tal vez no interesaba reconocer que tanto en Sierra Morena, en una finca muy conocida de titularidad de un influyente personaje, como en algunos puntos de Montes de Toledo había linces Y que poniendo en marcha las medidas adecuadas la especie se podría recuperar sin gastar tanto presupuesto en reintroducciones. Ahora sabemos que linces naturales probablemente sólo quedan en Sierra Morena de Ciudad Real, pero se desconoce su población exacta y las medidas de protección de que son objeto.

En cuanto a las bajas de linces por caza, trampas ilegales y atropellos, la sangría constante de individuos supone un alto porcentaje respecto del total de sueltas y crías y pone de manifiesto que no se tomaron las medidas adecuadas para prevenir la mortalidad. Así, aunque los agentes medioambientales y algunos técnicos hacen una intensa labor de seguimiento y denuncia de las actuaciones ilegales, a la administración le sigue costando llevar a término el control efectivo de la actividad cinegética ilegal y de los atropellos. Recordemos, por ejemplo, que el año pasado cayeron sendos linces en cepos y en cajas-trampa en el entorno de la zona de suelta de Montes de Toledo, que han muertos linces por disparo y otros han tenido que ser liberados de lazos en trampas autorizadas. Además, se han registrado 11 atropellos desde 2014, dos de ellos en el último mes.

Desde el punto de vista de la protección del hábitat la situación es aún más alarmante. Sobre los espacios que habita el lince planea el incremento de los cerramientos cinegéticos que fragmentan y dañan los zonas críticas y de reintroducción. Los proyectos de ampliación y nuevos vallados son constantes, y en los últimos años Ecologistas en Acción ha alegado y denunciado varias intervenciones en zonas críticas de Montes de Toledo, Parque Nacional de Cabañeros y en Sierra Morena. A este respecto, Ecologistas en Acción ha enviado una queja a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural porque los informes de los servicios territoriales y los comentarios de algunos técnicos de Iberlince están dando alas a este tipo de dañinas instalaciones.

Los otros dos problemas que afectan gravemente al hábitat del lince son las infraestructuras que el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere reimpulsar, como las autovías Toledo-Ciudad Real, Puertollano-Almaden y Albacete-Jaén. Y el incremento de las instalaciones en suelo rústico de la mano de una modificación de la normativa urbanística destinada a favorecer legalizaciones de viviendas, grandes naves y proyectos de carácter turístico y recreativo.

Frente a todas estas amenazas se dispone de un plan de recuperación que ha quedado obsoleto y desajustado en relación a las nuevas necesidades de protección del lince y que, para colmo, no se aplica correctamente para controlar la actividad cinegética y los vallados. Un ejemplo claro lo representa el hecho de que buena parte de las zonas de suelta no está considerada área crítica para la especie y que en ellas se permite la utilización de métodos de control de predadores como los lazos y el alar muy peligrosos para la especie.

Ecologistas en Acción reclama a la Junta de Castilla-La Mancha y al proyecto Iberlince que, de forma urgente, se pongan en marcha medidas para actuar sobre las principales amenazas para esta especie, como son la fragmentación y la pérdida de hábitat, la actividad cinegética legal e ilegal y los atropellos de fauna en las carreteras, así como una mejora del plan de recuperación para que se pueda garantizar la conservación y recuperación de las poblaciones de lince ibérico en Castilla-La Mancha, tanto naturales como fruto de las sueltas.

La Plataforma contra la ley de caza de Castilla La Mancha valora los acuerdos alcanzados en las enmiendas a la reforma de la ley y pide un último esfuerzo de mejora

Posted on Actualizado enn

  • Manifestacion-Ley-Caza-Toledo_EDIIMA20150221_0384_14Creemos que se puede y se debe alcanzar un acuerdo en relación al incremento de la edad para cazar. 
  • Denunciamos el contenido de las enmiendas y la actitud obstruccionista y partidista del lobby cinegético y del Partido Popular, poco leal y honesta incluso con el sector de la caza al que dicen representar. 

Una vez finalizado el plazo de presentación de enmiendas, la Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha valora muy positivamente los acuerdos alcanzados con el Gobierno y los grupos parlamentarios del PSOE y Podemos para que salga adelante una reforma muy demandada.

Se va culminando así, y a diferencia de lo ocurrido durante el proceso de aprobación de la Ley 3/2015 de Caza de Castilla-La Mancha, un verdadero proceso participativo, en el que resulta especialmente relevante que se haya tenido en cuenta como una parte más en el debate a la Plataforma contra la Ley de Caza y a todas las entidades a ella adheridas y que representan a una mayoría social que se ha movilizado contra la Ley del Gobierno de Cospedal.

La modificación de la Ley de Caza alcanza todos los contenidos de la ley. En una parte de ellos con el enfoque y nivel de profundidad que se requería. En otra buena porción ofreciendo avances que son un cambio significativo. Además, el proceso de enmiendas va a enriquecer la reforma en aspectos tan importantes como las zonas de seguridad, el refuerzo del papel de los agentes medioambientales, limitaciones adicionales a los cuarteles de caza comercial o el incremento de las sanciones.

Es cierto que algunos temas no han llegado al punto de ser reformados como planteaba la Plataforma, seguiremos demandándolos, pero hay que reconocer el esfuerzo de consenso que se ha hecho por parte de todos, menos por el lobby cinegético y el Partido Popular. Circunstancia está última que por desgracia ha terminado por bloquear algunas reformas.

Esa actitud del lobby y del PP ha perjudicado y mucho al propio sector cinegético, sobre todo al más social, ya que sus teóricos defensores se han limitado a alimentar el conflicto partidista y a defender los intereses de latifundistas e intensivistas sin hacer verdaderas aportaciones que mejoraran la ley.

El Partido Popular, que anunció a la Plataforma que no presentaría enmienda a la totalidad y que apoyaría algunas de las modificaciones de la Ley, no lo ha hecho. Faltando a la palabra dada a los representantes que se reunieron con el grupo parlamentario popular el pasado 18 de enero. Esto dice mucho de la capacidad de diálogo y de la credibilidad de este grupo.

Por su parte, más allá de la enmienda a la totalidad, las enmiendas puntuales presentadas por el citado partido son muy pocas, apenas 13, y alguna verdaderamente alucinante. Es el caso de la que plantea que se eliminen las infracciones graves y muy graves, de hecho nos preguntados si no ha sido un error de bulto, o como la que replantea que se puedan abatir animales domésticos. Se pone así de manifiesto el sectarismo, ajeno a los intereses del conjunto de los ciudadanos y del medio ambiente, con el que este grupo político y el lobby creado en torno a la Mese de la Caza de Castilla-La Mancha han manejado el tema de la ley de caza tanto cuando se aprobó como ahora que se reforma.

Por último, la Plataforma contra la Ley de Caza quiere expresar su deseo y esperanza de que el trámite de enmiendas culmine con las mejoras presentadas por PSOE y Podemos y, en especial, que se alcance un acuerdo en el tema de la edad para cazar. La Plataforma sigue pensando que lo lógico es que no se pueda cazar sin tener la mayoría de edad y que ello es independiente de lo que lo diga el reglamento de armas respecto a que edades se pueden usar armas de caza. Ese reglamento está obsoleto y así lo han entendido otras Comunidades Autónomas que han subido la edad para cazar.

El lobby de la caza trata de tapar sus intereses ocultos y su mala gestión

Posted on Actualizado enn

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn lugar de atender y proteger a las especies que dicen defender, como la perdiz roja, recientemente declarada en extinción en Castilla-La Mancha por los científicos del IREC, pretenden mantener el modelo de caza de sueltas y de caza comercial que ha sentenciado  este ave a la desaparición.

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha considera ridícula y desnortada la posición del lobby cinegético castellano-manchego en relación a la reforma de la ley de caza y la nueva ley de protección y bienestar animal.

A falta de argumentos sólidos para demostrar los presuntos agravios que dicen sufrir, intentan con poco éxito atacar a las organizaciones de defensa del medio ambiente y animalistas.

Pero lo cierto, público y notorio, es que la caza y, más concretamente, el lobby que dirige la federación y los latifundistas sigue privilegiado en Castilla-La Mancha de la mano de una normativa vigente redactada por ellos, aprobada por un primer Gobierno servil y consentida y empeorada por un segundo Gobierno temeroso y rehén del pasado.

Lo verdaderamente importante en lo que concierne a la caza, y el sector quiere ocultar, es la enorme problemática que genera. Y, por lo que se está demostrando día tras día, su nula capacidad para gestionar los cotos cinegéticos y para dialogar con quien no piensa como ellos o simplemente tiene otros planteamientos.

Tenemos un cercano ejemplo en la gestión de la sequía. Ni el Gobierno, ni mucho menos el sector de la caza han tomado ninguna medida para paliar sus efectos en las especies cinegéticas. Ni siquiera en aquellas que más dependen del agua, como las acuáticas. Se han aprovechado de los llamados días de fortuna y han masacrado a animales y especies con pocas defensas.

Lo tenemos también en la problemática que genera la caza en los espacios protegidos, como Cabañeros, en las especies amenazadas, en el uso público del monte, en los conflictos con la agricultura y en los riesgos para la ganadería, y así un largo etcétera.

Pero lo más relevante, y que el sector quiere ocultar es su nefasta gestión de las especies que dicen defender. El reciente caso de la perdiz roja, revelado por parte del Instituto de Recursos Cinegéticos (IREC), institución científica dependiente de la Universidad de Castilla-La Mancha, el CSIC y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, es el paradigma de ello.

Científicos del IREC han confirmado en una reciente jornada celebrada en Ciudad Real y de la que se han hecho eco los medios de comunicación que “no han encontrado ninguna perdiz roja pura en Castilla-La Mancha” y que ello es debido a las sueltas que se hacen especialmente en los cuarteles de caza comercial de perdices rojas hibridadas con perdiz chucar y que a su vez se han cruzado con las autóctonas haciéndolas desaparecer.

Es decir, estamos ante la desaparición de una especie cinegética motivada por la mala gestión cinegética de quienes dicen proteger la caza y garantizar el equilibrio natural.

Frente a semejante situación, el sector, en lugar de movilizarse en favor de la especie y ver cómo resolver el problema, no sólo no rectifica nada sino que dirige sus acciones contra los cambios normativos y contra quienes los defienden.

Curiosamente esos cambios normativos, que por desgracia la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y el Gobierno no están dispuestos a asumir, precisamente pretenden hacer frente a problemas como el de la perdiz roja.

Ecologistas en Acción desde luego no se va a dejar amedrentar por las bravatas de un lobby desquiciado y dañino para la convivencia en el medio rural. Avisamos a quien nos quiera oír que lo que pretenden poco tiene que ver con el bienestar del mundo rural y mucho menos con la protección del medio ambiente y de la propia caza que dicen defender.

Todo es una simple y ridícula puesta en escena que ya han repetido en otras ocasiones cuando ven peligrar los pingües ingresos que obtienen comerciando con la caza y, sobre todo, cuando ven acercarse elecciones autonómicas. Resulta muy llamativo que de sus acciones se beneficien los grandes latifundistas de la caza, los que se llenan los bolsillos trayendo turistas a masacrar animales de granja y que se dé munición a un partido concreto que nunca se ha preocupado por afrontar estas cuestiones considerando todos los puntos de vista.

Ecologistas en Acción, a la vista de los resultados de los trabajos del IREC sobre la perdiz roja está estudiando las acciones a acometer para su protección. De entrada ya se ha pedido a la Consejería una reunión urgente del Consejo Asesor de Medio Ambiente y del Consejo Regional de Caza para conocer de primera mano las investigaciones del IREC y sus eventuales propuestas.

Indignación por la autorización de más trampas y lazos para cazar animales domésticos y predadores en Castilla La Mancha

Posted on Actualizado enn

Trampa-Belisle-SelectifLas entidades que conforman la Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha muestran su indignación y rechazo absoluto por la decisión de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que cede al chantaje del lobby cinegético para homologar tres peligrosos modelos de trampas y lazos destinados al control de predadores, perros y gatos, pero que afectan también a especies protegidas.

Mediante orden publicada en el diario oficial de Castilla-La Mancha el 21 de noviembre pasado, el consejero Martínez Arroyo suscribe con su firma que los cotos de caza puedan utilizar a partir de ahora tres nuevos tipos de trampas y lazos que se añaden a otros cinco ya autorizables.

Entre los dispositivos autorizados por la Consejería se encuentran tanto lazos como trampas en los que además de las especies objetivo son atrapadas otras especies, incluso amenazadas, como el lince, el lobo, águilas, búhos y otras.

Así lo recoge la nueva orden de homologación de la trampa Belisle Selectif, jaula de captura Larssen o de buzón y trampa de nasa lateral, al indicar que no se debieran usar en espacios naturales o con presencia de lince o lobo. Sin embargo, se obvia que los animales no entienden de fronteras y que lazos o trampas, como por ejemplo, el belisle se han mostrado muy dañinos para los cánidos, entre ellos el lobo. O que las jaulas trampa para urraca atraen a muchos predadores protegidos.

Ya el año antepasado tuvo que ser liberado un lince que cayó en un lazo autorizado por la Consejería y al que sólo la disponibilidad de collar emisor le libró de un futuro cuando menos incierto.

Pero por desgracia la mayor parte de los animales no disponen de collares transmisores que les protejan, y ello implica que a pesar de que las trampas y lazos se supone que capturan a los animales vivos, es el trampero al servicio del correspondiente coto de caza el que tiene en su mano la decisión de qué hacer con él. A nadie se le escapa lo que en muchas ocasiones hará el trampero dada la enfermiza animadversión que hay en determinados grupos de cazadores a los predadores y a los perros y gatos abandonados. En caso de atrapar zorros, perros, gatos o urracas, la Consejería autoriza matar al animal en el momento con un disparo en la cabeza sea con armas tanto de fuego como de bala cautiva.

Las entidades que conforman la Plataforma contra la ley de caza de Castilla-La Mancha no alcanzan a entender que la Consejería, con su Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales como promotora de la orden, haya cedido a la presión y al chantaje del lobby cinegético. Y, sobre todo, que para justificarse se haya amparado en pruebas de homologación sin base científica, mal diseñadas y, lo que es peor, realizadas bajo la supervisión de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha.

Actuaciones como ésta ponen en entredicho la ecuanimidad y el rigor de las decisiones de la Consejería y, lo que es peor, la verdadera voluntad del Consejero de sacar adelante la reforma de la ley de caza y una nueva ley de bienestar animal como la lógica y la ciudadanía demandan.

La Plataforma anuncia que a través de las entidades que la conforman interpondrán en los tribunales los recursos precisos para conseguir la anulación de la orden. Asimismo la Plataforma estará muy atenta ante la posibilidad, al parecer no descartada todavía, de que la Consejería homologue también una caja trampa específica para gatos domésticos y que dañaría muy gravemente a las poblaciones de gato montés y de lince, entre otras especies.