VENENO

Cazadores prohiben usar ruta senderista pública en Cabañeros

Posted on

received_1369325069780152

Ecologistas en Acción acusa al ayuntamiento de Hontanar, a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y al Parque Nacional de Cabañeros de no hacer nada por evitarlo y de dar pie a este tipo de atropellos e ilegalidades que perjudican al ecoturismo en la zona.

Las personas que se han acercado esta Semana Santa a una de las rutas que se publicitan en el área de influencia socioeconómica del Parque Nacional de Cabañeros se han encontrado con una desagradable sorpresa.

Los gestores del coto de caza por el que atraviesa la ruta desde Hontanar (Toledo) a Los Porches y al Collado de la Madroña han instalado sobre la señalización de la misma unos letreros en los que se puede leer “Atención peligro. Prohibido el paso. Se está cazando con arma larga o rifle en toda la finca del 1 del 4 al 31-7-2017”.

Como ya ocurriera con el caso del vecino municipio de Navahermosa denunciado hace unos días, se conmina a los senderistas que quieren hacer uso de caminos públicos a no hacerlo bajo la amenaza del peligro que pueden correr a causa de la práctica de la caza. En este caso, se trataría de recechos de corzo y seguramente también de aguardos de jabalí que la Consejería de Agricultura pretende autorizar en la nueva orden de vedas para el periodo de abril a julio.

Se da la circunstancia de que el acondicionamiento de esta ruta fue solicitado por el ayuntamiento de Hontanar en 2011 y para tal fin recibió una subvención de 39.680 euros de las ayudas que se conceden en el área de influencia socio-económica del Parque Nacional de Cabañeros.

Ecologistas en Acción se hace eco así de las llamadas de varias personas que en estos días han visto frustrados sus planes de paseo por el entorno de Cabañeros y, por ello, está ya dirigiendo escritos al ayuntamiento, a la Consejería de Agricultura y al Parque Nacional para que de inmediato se retiren los carteles y se abra expediente sancionador al coto. También se solicita que se suspenda la caza en la zona, puesto que, como los carteles reconocen implícitamente, es obvio que el uso de rifles en esta zona y época del año es peligrosa para las personas.

Ecologistas en Acción recuerda que no se puede prohibir el paso por caminos de uso público por motivos cinegéticos. Es más, según la normativa son los cazadores los que no sólo no pueden cazar en los caminos sino que además deben respetar una zona de seguridad de 50 metros de ancho y no pueden disparar en su dirección.

Hay que destacar que éste no es un caso aislado, ya que hay más situaciones en las que los cazadores o los ayuntamientos que los amparan prohíben o intentar coartar el paso de senderistas y ciclistas por rutas señalizadas o caminos públicos. Estas acciones encuentran amparo en la falta de vigilancia de las autoridades y, lo que es más grave, en la permisividad cada vez mayor que la Consejería ofrece a modalidades fuera de la temporada general.

La caza del corzo, los aguardos de jabalí y el control con escopeta del conejo van a acabar dando un disgusto serio a algún viandante, turista o ciclista. De momento ya están perjudicando al turismo de naturaleza, dañando la biodiversidad y generando una muy mala imagen de los espacios naturales de Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha líder en accidentes de caza porque se impulsan modalidades peligrosas y se puede cazar todo el año

Posted on Actualizado enn

BatidaJabaliLa Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha exige a la Consejería que modifique la ley y las órdenes de veda para que se limiten los periodos y las modalidades de caza al objeto de hacer del campo un lugar más seguro y agradable para los ciudadanos.

El Gobierno de España respondiendo a una pregunta parlamentaria de un diputado socialista acaba de hacer oficiales las estadísticas de accidentes de caza habidos en España en los últimos años. Aunque la información no hace referencia exacta a fallecidos y heridos, destaca en la misma el triste liderazgo de Castilla-La Mancha en esta materia ya que acumula cerca del 30% de los incidentes de caza registrados.

En 2016 se han registrado 58 accidentes en España, de los cuales 17 han sido en la región. Y en los últimos cinco años han sido 307 en España y nada menos que 83 en Castilla-La Mancha.

El que Castilla-La Mancha acumule tantos casos no es proporcional ni con su superficie, que supone algo más de 15%, ni con el número de licencias, que en 2016 fueron 105.000 cerca también al 15% nacional.

A juicio de la Plataforma contra la ley de caza de Castilla-La Mancha el motivo por el que hay más accidentes de caza en esta región se debe al modelo de caza que se practica, un modelo que fomenta la caza intensivamente y las modalidades de riesgo.

La ley de caza y las normas que la desarrollan, entre ellas la orden de vedas, son tremendamente permisivas con la caza y, así, ya no hay mes en el año en el que no se produzcan disparos en el campo. La temporada general y el periodo de veda han pasado a mejor vida. Año tras año se ha ido modificando el calendario de caza e incorporando nuevos periodos adicionales que han terminado por rellenar el hueco que existía entre el cierre de una temporada y la apertura de la siguiente.

Modalidades como la caza intensiva en los cuarteles de caza comercial, el control del conejo, la caza del zorro y de la urraca y el rececho del corzo, se pueden practicar ahora en primavera y verano sin respetar épocas de cría ni espacios naturales protegidos. Además se ofrecen cotos de caza “todo el año”, que se encubren como zonas de adiestramiento de perros o de aves de cetrería.

La última aportación, si la Consejería no retira su injustificable propuesta de la orden de vedas, es la de abrir una temporada de caza de jabalí mediante aguardos nocturnos que se permitiría entre el 1 de abril y el 31 de agosto en Albacete, Ciudad Real y Toledo, y entre el 1 de mayo y el 31 de agosto en Cuenca y Guadalajara.

El problema de los accidentes y de la gestión de la caza no es por tanto que Castilla-La Mancha sea simplemente una región con mucha tradición cinegética, sino que es que se permite cazar más que en ninguna parte y además se promueven modalidades tan peligrosas como el aguardo nocturno de jabalí o se conceden armas laxamente o a edades impropias.

La Plataforma contra la ley de caza de Castila-La Mancha recuerda que los accidentes de caza ya no afectan sólo a los cazadores, sino que lo hacen cada vez con mayor riesgo y gravedad a quienes hacen uso del medio natural para otras actividades recreativas, deportivas o productivas.

En ese sentido exige a la Junta de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, una revisión en profundidad de la normativa cinegética, tanto de la ley como de las órdenes de vedas, eliminándose los periodos extraordinarios que se han ido incrementando con los años y las modalidades como el aguardo nocturno ya que son extremadamente peligrosas y no sirven para los fines que se argumentan.

El lobo, en situación crítica, precisa de atención urgente en Guadalajara

Posted on Actualizado enn

20170326_125925.jpg

  • La caza furtiva, el veneno y la alteración de los hábitats llevan al lobo a ver reducida su escasa población a la mitad de lo que se censó hace 10 años. Apenas queda un núcleo reproductor y medio en Guadalajara.
  • El lobo precisa de medidas urgentes de protección y conservación que no se están adoptando y una acción contundente y constante en su favor por parte de las administraciones.
  • La convivencia con la ganadería es posible, hay soluciones si cada parte afronta su responsabilidad y si se atajan los principales problemas que atañen al medio rural y que no tienen nada que ver con el lobo.

La Jornada sobre conservación del lobo ibérico en Guadalajara organizada por Ecologistas en Acción y el Proyecto de Voluntariado para el Censo y Evaluación del Estado de Conservación de Lobo Ibérico se celebró ayer en Guadalajara con gran presencia de público e interesantes ponencias.

El desarrollo de la jornada, en la que intervinieron científicos, técnicos, educadores y naturalistas, ofreció muchos datos, experiencias y propuestas que permitieron sacar dos conclusiones fundamentales. La primera es que el lobo ibérico está en estado crítico en Guadalajara y Castilla-La Mancha, por lo que precisa de medidas urgentes de protección y conservación que no se están adoptando. La segunda es que existen fórmulas eficaces para que la connivencia entre ganadería y lobo sea una realidad y, en ese sentido, hay que apoyar la ganadería extensiva bien gestionada frente a los modelos que no atienden adecuadamente las necesidades del ganado y su interacción con el medio natural.

Respecto de la situación del lobo ibérico se puede constatar, tanto por los datos oficiales como por los manejados por los especialistas en la Jornada, que la población sigue bajo mínimos a pesar de que la especie está declarada en peligro de extinción desde 1998 en Castilla-La Mancha. En las hipótesis más optimistas apenas queda un núcleo reproductor en la provincia de Guadalajara, con muy pocos ejemplares, y al que podría añadirse otro compartido con Madrid. Esto supondría que los tres núcleos censados a mediados de la década pasada no sólo se habrían reducido, sino que también han tenido que cambiar de sitio.

El lobo ibérico está siendo permanente acosado y con toda probabilidad objeto de caza y furtivismo ilegal. Eso hace que no se estabilice la población y, mucho menos, que prospere hasta alcanzar un estado de conservación favorable. También lleva a que se favorezca un mayor número de conflictos con el ganado, ya que es conocido que los grupos desestructurados y los individuos solitarios tienen más dificultades para alimentarse de presas salvajes.

Detrás de la persecución al lobo sólo cabe pensar que hay dos tipos de comportamientos, que desgraciadamente son comunes a los que se dan en el resto de Sistema Central. Los de ciertos ganaderos que no respetan las leyes y los de ciertos cazadores y cotos de caza en los que se realizan prácticas de furtivismo y envenenamiento de fauna.

Aparte del conflicto con la ganadería, en la jornada se ha puesto de manifiesto la preocupación por el conflicto con la actividad cinegética, más oculto, pero seguramente mucho más peligroso para el futuro del lobo. Hay que recordar que algunas organizaciones cinegéticas vienen pidiendo con reiteración que se declare al lobo especie de caza en Castilla-La Mancha. Y que la causa de la práctica extinción del lobo en Ciudad Real ya se debió a su persecución por motivos cinegéticos. Por otra parte, en zonas loberas de Guadalajara ya se han dado casos reiterados de uso del veneno denunciados por organizaciones ambientales y sancionados por la Junta y los Tribunales.

Otro grave problema para la población del lobo es la gestión de sus hábitats, especialmente las alteraciones y las molestias en las zonas de cría que hacen que la especie no se reproduzca bien. Curiosamente muchas de estas situaciones se dan en espacios presuntamente protegidos, como la Sierra de Ayllón o el Alto Tajo, donde los planes de gestión no han tenido en cuenta los requerimientos de la especie. El incumplimiento de la normativa de protección de especies y de la europea de protección de la Red Natura 2000 es flagrante, por lo que se requiere de una acción de conservación más decidida y eficaz de las administraciones en favor del lobo ibérico y sus hábitats.

El lobo carece de plan de recuperación en Castilla-La Mancha, a pesar de que su redacción es obligatoria desde 1998. También carece de objetivos y medidas para conseguir un estado de conservación favorable, como establece la Directiva Hábitats desde 1992. Y ni la protección de la especie, ni la conservación y restauración de sus hábitats están siendo considerados como deben en los planes de gestión de la Red Natura 2000 y en los planes de ordenación y gestión de la red de espacios naturales protegidos de Castilla-La Mancha.

En este sentido y como medidas concretas hay que priorizar la vigilancia y persecución del furtivismo y del uso del veneno en la provincia, así como delimitar áreas sensibles para el lobo donde se garantice la tranquilidad y el buen estado de conservación del hábitat frente a actividades ganaderas, cinegéticas y forestales.

Es preciso que todas las carencias se rectifiquen y las medidas se adopten cuanto antes si no se quiere que el lobo se vea abocado a su desaparición en muy corto espacio de tiempo.

De otra parte, en relación a la convivencia con la ganadería, la jornada ha puesto de manifiesto que existen diversas medidas de probada eficacia para prevenir los conflictos con el lobo. De hecho, ganaderos que participan en el proyecto que al respecto está llevando a cabo Ecologistas en Acción han prestado su testimonio para confirmar que una adecuada atención y protección del ganado reduce de forma muy significativa la incidencia de posibles ataques. No dejar al ganado sólo en el campo, usar perros de guarda, recoger el ganado por la noche o hacer las parideras en sitios cercados, son medidas útiles y que se deben llevar a cabo contando si es preciso con el apoyo de las ayudas que sean pertinentes, incluida una etiqueta de calidad que permita identificar y valorar mejor los productos ganaderos procedentes de comarcas loberas.

Complementariamente a las medidas que han de adoptar los ganaderos, la administración debe ayudar a la ganadería extensiva bien gestionada a afrontar los perjuicios, mucho más importantes que los que ocasiona el lobo, que la propia actividad tiene por el exceso de burocracia, descenso de las ayudas de la PAC y de los precios que marcan los oligopolios del mercado ganadero y de la distribución.

Guadalajara, al igual que distintos territorios en Castilla-La Mancha, reúne las condiciones idóneas para que exista una población de lobo estable y equilibrada con el entorno natural y en convivencia con las actividades humanas. Pero para que ese objetivo se pueda llevar a cabo es preciso que las administraciones, en particular la Junta de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se pongan a trabajar de forma rigurosa y constante tanto en favor del lobo como de la ganadería y actividades forestales que sean compatibles con el entorno natural.

Control del conejo: licencia para matar, inútil y peligrosa

Posted on Actualizado enn

Conejo_astronomo

Ecologistas en Acción reclama medidas estructurales de intervención en las infraestructuras, mejora del hábitat y de protección de los cultivos frente a la reincidencia en el error de una resolución de comarca de emergencia cinegética que se ha mostrado ineficaz y que implica riesgos para la seguridad de las personas y de los ecosistemas.

Un año más, y van unos cuantos, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha publicado una resolución por la que se declara comarca de emergencia cinegética temporal por daños de conejo de monte un amplio territorio de Castilla-La Mancha. En los cotos de nada menos que 231 términos municipales se permitirá la caza con hurón todo el año y con escopeta entre el 1 de junio y 15 de agosto con la condición de que comuniquen con al menos veinticuatro horas de antelación el inicio del control.

A esta medida se añade la concesión de permisos extraordinarios y a veces anuales y renovables para cazar conejos con hurón en cientos de kilómetros de taludes de infraestructuras y de otras zonas de seguridad de dominio público, incluidas riberas y cauces de arroyos y ríos, caminos o vías pecuarias.

La nueva resolución no hace sino constatar y repetir la ineficacia de las resoluciones anteriores destinadas al control de la población mediante la caza, y el enquistamiento de un problema que viene provocado por causas enteramente humanas.

Los conejos no han hecho otra cosa que proliferar al amparo de unas transformaciones de hábitat que han mermado sus terrenos naturales para ser profusamente ocupados por cultivos agrícolas e infraestructuras. Y al resguardo también de unas actuaciones agrícolas y cinegéticas que han mermado a la mínima expresión sus refugios naturales y las poblaciones de sus predadores naturales.

La plaga, si cabe hablar de ella, no es la de los conejos, es la de las malas prácticas y el desastroso planeamiento de la actividad agraria y de las infraestructuras. A ello hay que sumar dos agravantes muy significativos. La práctica falta de adopción de medidas preventivas por quien dice sufrir los daños. Y la incapacidad de las administraciones, en particular de la Consejería de Agricultura y de las titulares de infraestructuras, para aplicar medidas no meramente coyunturales.

Todo ello ha dado lugar a un terreno abonado para aquellos que lanzando desproporcionados mensajes alarmistas se permiten exigir a los demás actuaciones mientras no están dispuestos a asumir su responsabilidad para proteger los cultivos que dicen defender.

El problema del conejo es, sin duda, complejo. Acucia y es muy doloroso para aquellos casos concretos que lo sufren, aunque no dejan de ser una minoría en el vasto agro castellano-manchego. Pero se hace aún más difícil de abordar cuando una y otra vez se repiten los mismos errores y se asiste al círculo vicioso de protestas y de adopción de medidas ineficaces en el que algunos parecen sentirse más cómodos que si abordaran de una vez por todas las distintas opciones a su alcance para resolverlo.

Ecologistas en Acción ha aportado y seguirá aportando soluciones concretas al problema del conejo, pero como asociación que pretende colaborar con la administración y con las organizaciones agrarias está muy decepcionada por la respuesta recibida por unos y por otros y por el agobiante clima de enfrentamiento que se ha creado en torno a este problema.

Máxime cuando además, resoluciones como la ahora aprobada implican un impacto directo y muy peligroso para las personas que quieren disfrutar en los próximos meses del medio natural, para los espacios naturales y para las especies protegidas. El que se permita cazar con escopeta en tanta superficie de terreno, incluso en o en colindancia con zonas de seguridad, y en época de buen tiempo es una grave irresponsabilidad que debiera ser inmediatamente corregida. Como lo es que se pueda pegar tiros en zonas protegidas de la Red Natura 2000 y en épocas del año donde se precisa de tranquilidad para que las especies, protegidas o no, puedan completar su ciclo reproductor.

Conviene recordar que la resolución incluye y afecta a espacios de la Red Natura 2000, como ZEPA y LIC, y también da pie a que se pueda cazar en zonas de cría de especies protegidas, tales como determinados cultivos agrícolas de secano, las zonas de ribera o incluso espacios forestales colindantes a los cultivos.

Por el contrario, nada dice ni la resolución ni la Consejería de las soluciones estructurales que pasan por la actuación sobre las infraestructuras para que dejen de ser cobijo de madrigueras de conejos, ni de la autoprotección de los cultivos mediante mallas conejeras, ni de la mejora de los hábitats naturales para que sirvan de barrera de protección ni del fomento de especies predadores. En este último punto, resulta particularmente contradictorio que en los mismos cotos en  los que se va a permitir masacrar a los conejos se pueda autorizar el control de sus predadores naturales, entre ellos el zorro.

Por último, Ecologistas en Acción quiere denunciar que esta resolución, que toma el relevo de lo que se denominaba descaste del conejo, facilita que los cotos de caza hagan negocio y vendan la caza fuera de la temporada general. Lo que contribuye al interés de los mismos para que se perpetúen esas superpoblaciones que dicen combatir. La caza comercial, una vez más amparada en una ley retrógrada, se ofrece a resolver un problema que a ella misma le interesa y mucho que se mantenga en el tiempo para seguir ganando dinero a costa de los daños al medio ambiente y a los cultivos.

Envenenamiento de fauna protegida: una amenaza de primera magnitud para la biodiversidad

Posted on Actualizado enn

informevenenoecologistasEcologistas en Acción ha elaborado el informe ‘Casos graves de envenenamiento de fauna silvestre en España, 2010-2015’. El documento pone de manifiesto que el uso de veneno en España sigue estando muy extendido y que las administraciones no están siendo eficaces para atajar un problema que está poniendo en jaque a muchas especies. El número de casos graves registrados se mantiene en una ratio similar a la del informe precedente, hecho para el periodo 2006-2009, pero se han contabilizado un 80% más de animales afectados.

Castilla-La Mancha con un 20% de los casos y más de 117 ejemplares envenenados encabeza junto a Castilla y León la lista de comunidades donde más daño hace el veneno. Toledo la provincia con más casos, junto con Badajoz. La caza responsable de 7 de los 8 casos de envenenamiento grave registrados en Castilla-La Mancha. Milanos reales, águilas imperiales, reales y perdiceras, las especies protegidas más afectadas. La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural está falta de medios y de resolución para atajar esta grave problema. El caso más reciente, de noviembre de 2015 en Arcicollar (Toledo) produjo la muerte de 21 animales, entre ellos 6 milanos reales y en el coto se sigue cazando como si no hubiera pasado nada.

En los 54 casos graves de envenenamiento de fauna estudiados a nivel de todo el estado español en el informe se ha confirmado la muerte de más de 900 ejemplares de diferentes especies, muchas de las cuales se encuentran protegidas por nuestra legislación. Entre las especies en peligro más afectadas por el veneno cabe destacar el milano real y el lobo ibérico, aunque siguen siendo numerosos los casos que afectan al águila imperial, el buitre negro y el buitre leonado, y especialmente dañinos los que afectan a especies tan escasas como el quebrantahuesos, el alimoche, la águila perdicera y el lince ibérico.

A pesar de su ilegalidad, el veneno se sigue empleando extensamente para matar animales predadores con fines cinéticos (en un 48,1% de los casos) y ganaderos (en un 31,5% de los casos). También, bajo un discutido amparo legal, se usa para tratar presuntas plagas agrícolas como la de topillo campesino en Castilla y León.

Si comparamos los datos obtenidos en 2006-2009 con los de 2010-2015, vemos que varias comunidades autónomas siguen acumulando buena parte de los casos, como Castilla y León y Castilla-La Mancha. Por el contrario, en comunidades como Andalucía, Canarias o Aragón se han registrado menos casos graves.

Los agentes tóxicos más habituales siguen siendo fitosanitarios como el aldicarb (en un 18,5% de los casos en el presente informe, mientras que en el de 2006-2009 alcanzó el 19,5%) y carbofurano (18,5% en 2010-2015 frente al 17% en 2006-2009), si bien ha descendido el empleo de cócteles de varias sustancias (en los que habitualmente figuran las mencionadas con anterioridad), pasando del 19,5% en 2006-2009 al 7,4% en el último informe.

Desde el punto de vista numérico, los casos más graves se han detectado en Navarra y en Castilla-La Mancha, aunque no hay que olvidar la mortalidad asociada al uso a gran escala de bromadiolona en Castilla y León, con numerosos episodios de envenenamiento de diferentes especies que aparecen frecuentemente como casos dispersos en las estadísticas.

Resulta evidente, por tanto, que el empleo de venenos como método letal e indiscriminado de control de fauna causa efectos devastadores sobre muchas especies sensibles y constituye un riesgo cierto para su supervivencia. Datos oficiales ponen de relevancia que apenas se localiza uno de cada diez casos de uso de veneno.

En el tiempo transcurrido desde el anterior informe la situación ha variado en algunas comunidades autónomas. Es de destacar el esfuerzo acometido por administraciones como la andaluza y los pasos dados en materia de imposición de sanciones, cierre de cotos y aprobación de planes autonómicos contra el veneno en algunas otras. No obstante el posicionamiento de la mayoría de las administraciones autonómicas frente al problema del veneno sigue siendo excesivamente tibio y resulta manifiestamente mejorable.

Ecologistas en Acción cree necesario incrementar los medios de vigilancia y sanción del uso del veneno. Hacen falta más agentes medioambientales y unas fiscalías implicadas. Y que todo caso de veneno, además de la correspondiente sanción penal o administrativa, conlleve la suspensión automática del coto o de la explotación agraria afectada hasta que se recupere el daño causado a las especies.

Informe ‘Casos graves de envenenamiento de fauna silvestre en España, 2010-2015’ completo en: http://www.ecologistasenaccion.org/article33690.html

Nuevo caso de envenenamiento de aves en un coto de caza de Toledo.

Posted on

IMG-20170119-WA0004.jpgEcologistas en Acción pide a la Consejería de Agricultura que incremente las acciones de vigilancia y que cierre inmediatamente el coto de caza de Gerindote donde han aparecido 5 milanos reales y otras rapaces muertas.

El empleo de veneno con fines cinegéticos no deja de castigar a la fauna de protegida de Castilla-La Mancha, en particular de la provincia de Toledo.

Un nuevo caso ha salido a la luz tras las actuaciones de los agentes medioambientales de la Junta de Castilla-La Mancha. A finales del mes de noviembre pasado se localizaban en un coto de caza del término municipal de Gerindote (Toledo) cinco milanos reales y otras rapaces muertas junto a varios cebos, así como algunas cajas-trampa.

Las investigaciones todavía en curso, de ahí que se ha demorado el dar conocimiento del caso, ponen de manifiesto el empleo de métodos de control de predadores como el veneno y las trampas dentro de un coto de caza menor del citado término municipal.

Ya están en trámite los expedientes sancionadores y de suspensión de la actividad cinegética mientras en los juzgados de Torrijos se tramita la parte penal del caso, ya que el empleo de veneno y de artes de caza como las cajas-trampa, así como la muerte de especies protegidas están sancionadas penalmente.

Con este es el tercer caso en tres años de envenenamiento masivo de aves que afecta sobre todo al milano real en la provincia de Toledo. Esta especie, declarada en peligro de extinción por la creciente merma en sus poblaciones reproductoras, es especialmente vulnerable al veneno ya se alimenta de animales muertos y de los restos o despojos que encuentra ocasionalmente. De hecho, en Castilla-La Mancha su población reproductora está cercana a la desaparición. En 1994 se censaron cerca de 100 parejas y en 2014 sólo se consiguieron contabilizar 7 puntos de reproducción, sólo 2 de ellos en Toledo.

Ecologistas en Acción considera que se sigue sin hacer lo suficiente para combatir el veneno en provincias como Toledo, donde la ardua labor de los agentes medioambientales se ve muchas veces condicionada por el exceso de trabajo y por la lenta tramitación de los expedientes. Tampoco se está haciendo lo necesario para salvaguardar a nuestras especies más amenazadas como el milano real.

Por ello es absolutamente necesario, si no queremos que desparezcan especies que son propias de nuestra región, que se incrementen las labores de vigilancia del medio natural y que se tramiten diligentemente los expedientes sancionadores y de suspensión de la caza en aquellos cotos que como los de Gerindote en donde se producen este tipo de delitos medioambientales

Denunciamos los ataques a Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) esteparias y pedimos más protección

Posted on Actualizado enn

AvutardasZEPA.jpg

Las asociaciones Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha, Sociedad Albacetense de Ornitología, SEO/BirdLife, WWF España, Esparvel y Ardeidas ante los numerosos e injustificados ataques que están sufriendo estos espacios protegidos en los últimos años y en particular en las últimas semanas a resultas de la tramitación del plan de gestión, quieren poner de manifiesto que lejos de ser un problema para la agricultura estas zonas ofrecen una oportunidad para llevar a cabo una actividad agraria más sostenible y con futuro, y que merecen toda la protección y atención por parte de las Administraciones.

La situación actual de las 8 ZEPA de ambientes esteparios que hay en Castilla-La Mancha es alarmante. En primer lugar, las poblaciones de determinadas especies de las que las ZEPA deben responsabilizarse de su buen estado de conservación están en declive. Tal es el caso del sisón, el alcaraván, el aguilucho cenizo, la alondra ricotí, la ganga-ortega y el cernícalo primilla. La avutarda en Castilla-La Mancha parece haberse librado de esa tendencia que afecta a distintas especies amenazadas, pero afronta los impactos derivados de la gran transformación de hábitats y de cultivos a la que se está sometiendo a las ZEPA desde el mismo momento de su aprobación oficial en 2005.

Según los datos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural desde que en 2005 se publicara el decreto de aprobación definitiva de las ZEPA de esteparias, en ellas se han instalado más de 5.300 hectáreas de viñedos en espaldera, que distintos estudios científicos han demostrado incompatibles con la presencia de estas aves, y en particular la avutarda. Y, lo que es más grave para las asociaciones, buena parte de esos cultivos se han desarrollado amparándose en una orden de 2012 que eximía de evaluación de impacto ambiental muchas de esas plantaciones y que ha sido declarada ilegal por sentencia del TSJ de Castilla-La Mancha.

Lejos de resolver estos problemas, el plan de gestión da por buena la reducción de hábitats provocada por los cultivos en espaldera y, además, abre la puerta a nuevas plantaciones de este tipo hasta alcanzar un límite de admisibilidad del 16% de leñosos en el conjunto de las ZEPA, lo que equivale a otras 2.200 hectáreas .e de destrucción de hábitats esteparios, sin haberse evaluado previamente el impacto de las transformaciones anteriores.

Por su parte, determinados partidos y organizaciones agrarias denuncian que las ZEPA van a acabar con la agricultura, como si fueran un gran problema para el sector en Castilla-La Mancha. Nada más lejos de la realidad, las asociaciones ecologistas señalan que las ZEPA de esteparias no sólo respetan la agricultura y la ganadería tradicional de carácter extensivo, sino que las necesita por el bien de las especies que alberga. Además, permiten allegar 40 millones de euros en ayudas a estos sectores a través del PDR.

Estas ZEPA sólo representan un 2,5 de la superficie regional y un 5,9 % de la superficie agrícola de Castilla-La Mancha, quedando claro que no son el problema para la instalación de unos cultivos que, de ser viables, se pueden realizar en muchas otras partes de la región. Las ZEPA no son un problema para la agricultura, si acaso lo serían para determinados intereses  limitados a  zonas concretas dentro de las ZEPA y en las que, curiosamente, se concentran también la mayor parte de las transformaciones de cultivos acaecidas en los últimos años, sobre todo desde 2012.

Pero tampoco se puede admitir que en espacios protegidos se consoliden e incrementen actuaciones como el aumento de las espalderas por el impacto que producen en las poblaciones de aves. Por ello, las ONG urgen a aprobar, mejorándolo notablemente, el Plan de Gestión de las ZEPA y que se aborde de una vez la recuperación de las poblaciones de aves y el cese de la degradación de los hábitats por la transformación irregular de cultivos. Asimismo reclaman la inmediata puesta en marcha de las ayudas de 40 millones de euros incorporadas al PDR de Castilla-La Mancha.