Ecologistas en Acción Cuenca

Castilla-La Mancha líder en accidentes de caza porque se impulsan modalidades peligrosas y se puede cazar todo el año

Posted on Actualizado enn

BatidaJabaliLa Plataforma contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha exige a la Consejería que modifique la ley y las órdenes de veda para que se limiten los periodos y las modalidades de caza al objeto de hacer del campo un lugar más seguro y agradable para los ciudadanos.

El Gobierno de España respondiendo a una pregunta parlamentaria de un diputado socialista acaba de hacer oficiales las estadísticas de accidentes de caza habidos en España en los últimos años. Aunque la información no hace referencia exacta a fallecidos y heridos, destaca en la misma el triste liderazgo de Castilla-La Mancha en esta materia ya que acumula cerca del 30% de los incidentes de caza registrados.

En 2016 se han registrado 58 accidentes en España, de los cuales 17 han sido en la región. Y en los últimos cinco años han sido 307 en España y nada menos que 83 en Castilla-La Mancha.

El que Castilla-La Mancha acumule tantos casos no es proporcional ni con su superficie, que supone algo más de 15%, ni con el número de licencias, que en 2016 fueron 105.000 cerca también al 15% nacional.

A juicio de la Plataforma contra la ley de caza de Castilla-La Mancha el motivo por el que hay más accidentes de caza en esta región se debe al modelo de caza que se practica, un modelo que fomenta la caza intensivamente y las modalidades de riesgo.

La ley de caza y las normas que la desarrollan, entre ellas la orden de vedas, son tremendamente permisivas con la caza y, así, ya no hay mes en el año en el que no se produzcan disparos en el campo. La temporada general y el periodo de veda han pasado a mejor vida. Año tras año se ha ido modificando el calendario de caza e incorporando nuevos periodos adicionales que han terminado por rellenar el hueco que existía entre el cierre de una temporada y la apertura de la siguiente.

Modalidades como la caza intensiva en los cuarteles de caza comercial, el control del conejo, la caza del zorro y de la urraca y el rececho del corzo, se pueden practicar ahora en primavera y verano sin respetar épocas de cría ni espacios naturales protegidos. Además se ofrecen cotos de caza “todo el año”, que se encubren como zonas de adiestramiento de perros o de aves de cetrería.

La última aportación, si la Consejería no retira su injustificable propuesta de la orden de vedas, es la de abrir una temporada de caza de jabalí mediante aguardos nocturnos que se permitiría entre el 1 de abril y el 31 de agosto en Albacete, Ciudad Real y Toledo, y entre el 1 de mayo y el 31 de agosto en Cuenca y Guadalajara.

El problema de los accidentes y de la gestión de la caza no es por tanto que Castilla-La Mancha sea simplemente una región con mucha tradición cinegética, sino que es que se permite cazar más que en ninguna parte y además se promueven modalidades tan peligrosas como el aguardo nocturno de jabalí o se conceden armas laxamente o a edades impropias.

La Plataforma contra la ley de caza de Castila-La Mancha recuerda que los accidentes de caza ya no afectan sólo a los cazadores, sino que lo hacen cada vez con mayor riesgo y gravedad a quienes hacen uso del medio natural para otras actividades recreativas, deportivas o productivas.

En ese sentido exige a la Junta de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, una revisión en profundidad de la normativa cinegética, tanto de la ley como de las órdenes de vedas, eliminándose los periodos extraordinarios que se han ido incrementando con los años y las modalidades como el aguardo nocturno ya que son extremadamente peligrosas y no sirven para los fines que se argumentan.

El lobo, en situación crítica, precisa de atención urgente en Guadalajara

Posted on Actualizado enn

20170326_125925.jpg

  • La caza furtiva, el veneno y la alteración de los hábitats llevan al lobo a ver reducida su escasa población a la mitad de lo que se censó hace 10 años. Apenas queda un núcleo reproductor y medio en Guadalajara.
  • El lobo precisa de medidas urgentes de protección y conservación que no se están adoptando y una acción contundente y constante en su favor por parte de las administraciones.
  • La convivencia con la ganadería es posible, hay soluciones si cada parte afronta su responsabilidad y si se atajan los principales problemas que atañen al medio rural y que no tienen nada que ver con el lobo.

La Jornada sobre conservación del lobo ibérico en Guadalajara organizada por Ecologistas en Acción y el Proyecto de Voluntariado para el Censo y Evaluación del Estado de Conservación de Lobo Ibérico se celebró ayer en Guadalajara con gran presencia de público e interesantes ponencias.

El desarrollo de la jornada, en la que intervinieron científicos, técnicos, educadores y naturalistas, ofreció muchos datos, experiencias y propuestas que permitieron sacar dos conclusiones fundamentales. La primera es que el lobo ibérico está en estado crítico en Guadalajara y Castilla-La Mancha, por lo que precisa de medidas urgentes de protección y conservación que no se están adoptando. La segunda es que existen fórmulas eficaces para que la connivencia entre ganadería y lobo sea una realidad y, en ese sentido, hay que apoyar la ganadería extensiva bien gestionada frente a los modelos que no atienden adecuadamente las necesidades del ganado y su interacción con el medio natural.

Respecto de la situación del lobo ibérico se puede constatar, tanto por los datos oficiales como por los manejados por los especialistas en la Jornada, que la población sigue bajo mínimos a pesar de que la especie está declarada en peligro de extinción desde 1998 en Castilla-La Mancha. En las hipótesis más optimistas apenas queda un núcleo reproductor en la provincia de Guadalajara, con muy pocos ejemplares, y al que podría añadirse otro compartido con Madrid. Esto supondría que los tres núcleos censados a mediados de la década pasada no sólo se habrían reducido, sino que también han tenido que cambiar de sitio.

El lobo ibérico está siendo permanente acosado y con toda probabilidad objeto de caza y furtivismo ilegal. Eso hace que no se estabilice la población y, mucho menos, que prospere hasta alcanzar un estado de conservación favorable. También lleva a que se favorezca un mayor número de conflictos con el ganado, ya que es conocido que los grupos desestructurados y los individuos solitarios tienen más dificultades para alimentarse de presas salvajes.

Detrás de la persecución al lobo sólo cabe pensar que hay dos tipos de comportamientos, que desgraciadamente son comunes a los que se dan en el resto de Sistema Central. Los de ciertos ganaderos que no respetan las leyes y los de ciertos cazadores y cotos de caza en los que se realizan prácticas de furtivismo y envenenamiento de fauna.

Aparte del conflicto con la ganadería, en la jornada se ha puesto de manifiesto la preocupación por el conflicto con la actividad cinegética, más oculto, pero seguramente mucho más peligroso para el futuro del lobo. Hay que recordar que algunas organizaciones cinegéticas vienen pidiendo con reiteración que se declare al lobo especie de caza en Castilla-La Mancha. Y que la causa de la práctica extinción del lobo en Ciudad Real ya se debió a su persecución por motivos cinegéticos. Por otra parte, en zonas loberas de Guadalajara ya se han dado casos reiterados de uso del veneno denunciados por organizaciones ambientales y sancionados por la Junta y los Tribunales.

Otro grave problema para la población del lobo es la gestión de sus hábitats, especialmente las alteraciones y las molestias en las zonas de cría que hacen que la especie no se reproduzca bien. Curiosamente muchas de estas situaciones se dan en espacios presuntamente protegidos, como la Sierra de Ayllón o el Alto Tajo, donde los planes de gestión no han tenido en cuenta los requerimientos de la especie. El incumplimiento de la normativa de protección de especies y de la europea de protección de la Red Natura 2000 es flagrante, por lo que se requiere de una acción de conservación más decidida y eficaz de las administraciones en favor del lobo ibérico y sus hábitats.

El lobo carece de plan de recuperación en Castilla-La Mancha, a pesar de que su redacción es obligatoria desde 1998. También carece de objetivos y medidas para conseguir un estado de conservación favorable, como establece la Directiva Hábitats desde 1992. Y ni la protección de la especie, ni la conservación y restauración de sus hábitats están siendo considerados como deben en los planes de gestión de la Red Natura 2000 y en los planes de ordenación y gestión de la red de espacios naturales protegidos de Castilla-La Mancha.

En este sentido y como medidas concretas hay que priorizar la vigilancia y persecución del furtivismo y del uso del veneno en la provincia, así como delimitar áreas sensibles para el lobo donde se garantice la tranquilidad y el buen estado de conservación del hábitat frente a actividades ganaderas, cinegéticas y forestales.

Es preciso que todas las carencias se rectifiquen y las medidas se adopten cuanto antes si no se quiere que el lobo se vea abocado a su desaparición en muy corto espacio de tiempo.

De otra parte, en relación a la convivencia con la ganadería, la jornada ha puesto de manifiesto que existen diversas medidas de probada eficacia para prevenir los conflictos con el lobo. De hecho, ganaderos que participan en el proyecto que al respecto está llevando a cabo Ecologistas en Acción han prestado su testimonio para confirmar que una adecuada atención y protección del ganado reduce de forma muy significativa la incidencia de posibles ataques. No dejar al ganado sólo en el campo, usar perros de guarda, recoger el ganado por la noche o hacer las parideras en sitios cercados, son medidas útiles y que se deben llevar a cabo contando si es preciso con el apoyo de las ayudas que sean pertinentes, incluida una etiqueta de calidad que permita identificar y valorar mejor los productos ganaderos procedentes de comarcas loberas.

Complementariamente a las medidas que han de adoptar los ganaderos, la administración debe ayudar a la ganadería extensiva bien gestionada a afrontar los perjuicios, mucho más importantes que los que ocasiona el lobo, que la propia actividad tiene por el exceso de burocracia, descenso de las ayudas de la PAC y de los precios que marcan los oligopolios del mercado ganadero y de la distribución.

Guadalajara, al igual que distintos territorios en Castilla-La Mancha, reúne las condiciones idóneas para que exista una población de lobo estable y equilibrada con el entorno natural y en convivencia con las actividades humanas. Pero para que ese objetivo se pueda llevar a cabo es preciso que las administraciones, en particular la Junta de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se pongan a trabajar de forma rigurosa y constante tanto en favor del lobo como de la ganadería y actividades forestales que sean compatibles con el entorno natural.

La Plataforma “Toledo Aire Limpio” protesta contra la quema de 60.000 toneladas de residuos tóxicos

Posted on Actualizado enn

Toledo Aire Limpio contesta a la Cementera Lafarge en Villaluenga (Toledo): No se ha evaluado el riesgo de quemar las 60.000 toneladas de residuos tóxicos de la laguna de Arganda y, además, es obligado buscar mejores alternativas. 

Respondiendo a las declaraciones del pasado día 20 de la directora de Lafarge en Villaluenga, Maruxa Suárez, la Plataforma Toledo Aire Limpio considera que no se justifica de ningún modo la necesidad de que se quemen en su cementera las 60.000 toneladas de lodos de aceites usados e hidrocarburos de la laguna tóxica de Arganda del Rey.

Foto www.latribunadetoledo.es
Foto http://www.latribunadetoledo.es

Para ellas la Comunidad de Madrid no sólo no había encontrado en treinta años un destino razonable, sino que rechazaba de plano, ante la firme oposición de los vecinos, que se quemaran en su Comunidad.

Sin embargo, en Castilla-La Mancha, nos encontramos con el beneplácito del Viceconsejero de Medio Ambiente, que, como comunicó a Toledo Aire Limpio, tiene intención de permitirlo en la cementera de Lafarge, decisión que es saludada por la directora de la fábrica como “la mejor solución para tratar estos residuos y por la que apuesta la directiva europea”.

Sin embargo esto no es en absoluto cierto ni lo que quiere la comarca ni la provincia de Toledo. El pasado viernes el Pleno de la Diputación, por unanimidad de todos los grupos políticos, ha aprobado la moción presentada por IU-Ganemos contra la incineración de estos lodos de Arganda, basándose en criterios de lógica responsabilidad. Es material muy tóxico, no ha sido generado en Castilla-La Mancha y habría que informar y escuchar previamente a la población afectada. Criterios que se traducen en los principios que toda normativa europea invita a respetar: el principio de precaución, el de proximidad  y el de seguridad jurídica. Y aún va más lejos la moción aprobada, pues pide a la autoridad ambiental que revise de oficio la incineración de residuos en las cementeras de La Sagra toledana.

No obstante, este bienvenido acuerdo de la diputación, que anuncia un aire renovador en las instituciones, contrasta con la actitud de la Viceconsejería de Medio Ambiente de plegarse a los intereses de la fábrica evidenciando un contagio de las viejas prácticas de no informar a los vecinos y de poner por encima del derecho a la salud y al medio ambiente la garantía de los beneficios de una gran multinacional, a la que, dicho sea de paso, se le mantiene hasta 2020 la misma asignación gratuita de derechos de emisión de CO2 a pesar de haber caído a la mitad su producción de clinker. Y esto, en plena lucha contra el cambio climático.

Dice también la señora Suárez que el combustible derivado de los lodos de Arganda “tiene las mismas garantías que cualquier combustible alternativo y está sometido a todo tipo de controles ambientales”. Pero no es eso lo que aseguran los informes de la Agencia Europea  de Medio Ambiente a partir de 2009, que le invitamos a leer. En ellos se pone de manifiesto que los contaminantes conocidos y controlados por las autorizaciones ambientales de las cementeras que incineran residuos son sólo una pequeña parte de la gran masa de nuevos y más peligrosos contaminantes que se emiten a la atmósfera detectados en las inspecciones más recientes. Además, estos contaminantes son de imposible control, pues están originados por las reacciones imprevisibles entre la abigarrada gama de residuos que se incineran.

Por ello, no nos consuela el que diga la directora que los lodos tóxicos que se van a quemar en Lafarge han sido previamente tratados y procesados hasta convertirlos en combustible industrial, ya que se emitirían igualmente a la atmósfera todos los elementos perniciosos de su composición de origen.

 Para finalizar, lo que menos se entiende es que se haya autorizado a la cementera de Villaluenga a causar en el entorno una carga de contaminación de tal magnitud cuando se conocen los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente de 2011, en los que se asegura que dicha fábrica ha contribuido a la pérdida de expectativa de vida entre la población colindante y a muertes asociadas a la contaminación atmosférica. Daños que la propia Agencia cuantifica en 80 millones de euros.

 Urge, pues, que se tomen medidas como la que propone la Diputación de Toledo para proteger la salud de los vecinos y desde Toledo Aire Limpio así se lo exigimos al gobierno regional y, en particular, a la Viceconsejería de Medio Ambiente.

Vecinos y ecologistas logran la retirada de las máquinas de obra en el Parque de la Serranía de Cuenca

Posted on

IMG-20151222-WA0002En la tarde de ayer las máquinas que amenazaban el Parque Natural de la Serranía de Cuenca han sido retiradas de las obras del camino Las Majadas-Uña. El gravísimo impacto ambiental, las múltiples irregularidades y la oposición de vecinos y ecologistas han tumbado un proyecto que nunca debió plantearse.

Ecologistas en Acción y WWF-España muestran su gran satisfacción al comprobar que uno de los espacios protegidos más emblemáticos de Castilla-La Mancha, el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, ha dejado de estar amenazado por la construcción de una pista que uniría las localidades de Las Majadas y Uña.

El proyecto, que inexplicablemente había recibido declaración de impacto ambiental favorable,  consistía en una pista de 11,6 kilómetros y 4 metros de anchura de firme, con una ocupación real de 8 metros, que atravesaba el paraje de Royofrío, una zona de gran interés paisajístico y medioambiental por la presencia de hábitats naturales y especies protegidas de  aves rapaces. La herida producida, con enormes terraplenes y desmontes, sería visible desde la zona conocida como los Miradores de Las Majadas una de las zonas más visitadas del parque natural, empobreciendo de forma irreversible la naturalidad y calidad del paisaje.

Para Carlos Villeta, (coordinador de Ecologistas en Acción Castilla-La Mancha): “Se trata de una estupenda noticia y la demostración de que cuando vecinos y ecologistas se unen para un fin justo, se pude conseguir el éxito. Ahora, los vecinos de la Serranía, pueden mirar con optimismo su futuro, puesto que su patrimonio natural, que es una parte importante de su forma de vida, está ahora mejor conservado”.

La Diputación Provincial de Cuenca y Tragsa tendrán que explicar cómo se permitió el inicio de la obra el 2 de diciembre pasado, cuando no se contaba con proyecto de ejecución, ni estaba balizada la zona de afección, ni estaba nombrado un técnico para la vigilancia ambiental. Todos ellos requisitos estaban reflejados en la declaración de impacto ambiental publicada por la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla-La Mancha, como indispensables para iniciar la obra.

Ecologistas en Acción y WWF, una vez retiradas las máquinas realizan las gestiones oportunas para que el expediente de la obra quede definitivamente retirado y nunca más este paraje único de la Serranía se vuelva a ver amenazado por un proyecto como éste.

Ambas asociaciones quieren reconocer los esfuerzos del ayuntamiento de Las Majadas y de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, sobre todo de la Dirección Provincial de Cuenca. Que hayan atendido las demandas contra el proyecto y que se hayan mostrado sensibles ante el problema han sido acciones clave para la retirada de las máquinas.