Agroecología

SE CONSUMA EL CAMBIO NORMATIVO QUE OFRECE NUEVOS PRIVILEGIOS AL SECTOR CINEGÉTICO, EN ESTA OCASIÓN EN MATERIA DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

El Congreso de los Diputados ha aprobado la modificación de la Ley de Seguridad Vial (1) según la cuál los cazadores quedarán prácticamente eximidos de cualquier responsabilidad si de su actividad se deriva un accidente de circulación. Ecologistas en Acción considera que el texto perjudicará a buena parte de los conductores inocentes en estas situaciones y que dará pié a un nuevo escenario de inseguridad jurídica.

Una vez el Congreso ha dado luz verde al texto del proyecto de Ley por el que se modifica la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, la redacción final dada a la disposición adicional novena exime a los cazadores de toda responsabilidad en los accidentes de tráfico provocados por especies cinegéticas; salvo en un Boada-de-villadiego-coto-de-cazasolo supuesto muy concreto y excepcional, cuando el accidente sea consecuencia directa de una acción colectiva de caza mayor hasta un plazo de doce horas producida ésta.

Así, los cazadores y los titulares cinegéticos quedan eximidos en la mayor parte de las situaciones en las que su actuación supone un riesgo de accidente. Por ejemplo, cuando la acción de cazar no sea colectiva, cuando se realice una suelta de ejemplares para repoblar un coto o cuando dispongan de un vallado destinado a retener especies cinegéticas.

La redacción del artículo que beneficia a los cazadores y que ha sido votado favorablemente por el PP y CiU obedece a una campaña de presión de los titulares de cotos de caza y de las federaciones de caza y eleva el grado de indefensión de los conductores frente a accidentes no fortuitos provocados por especies de caza.

Tal ha sido la presión del sector cinegético y tal ha sido la aquiescencia del PP a sus peticiones, que la reforma da un giro de 180º a la situación actual, eximiendo a los cazadores de responsabilidad incluso en situaciones en las que es más que evidente que la pueden tener. Esta modificación no tiene en cuenta que son los titulares de los cotos de caza quienes obtienen beneficios económicos del aprovechamiento de las especies cinegéticas, y que en muchos casos en los cotos de caza se adoptan diversas medidas para fomentar el número de ejemplares de estas especies.

Es cierto que en determinadas ocasiones la aplicación de la normativa vigente podía producir situaciones injustas, pero se ha dado la vuelta a la situación de tal manera que ahora es el conductor el que queda indefenso en muchas de las situaciones en las que no sea culpable del accidente con una especie de caza.

Ecologistas en Acción considera que esta situación objetiva de indefensión dará lugar a que los Tribunales terminen interpretando la Ley de distinta manera según las circunstancias y que vuelva a darse una situación de inseguridad jurídica que perjudique al damnificado y beneficie a los cazadores y a las aseguradoras.

Ecologistas en Acción es partidario de que sean los Tribunales los que determinen a partir de pruebas periciales la responsabilidad objetiva en cada caso y que exista una cobertura de los seguros adecuada a los daños que puedan sufrir los conductores y a las responsabilidades en que puedan incurrir los titulares de los cotos.

Más información: Theo Oberhuber 656 92 50 81 Miguel Ángel Hernández 608 82 31 10

(1) Texto de la disposición aprobada 

Proyecto de Ley por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo.

Diecinueve.
La disposición adicional novena queda redactada del siguiente modo:
“Disposición adicional novena.
Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas.
En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas.
No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido veinticuatro horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.”

Proponen una mesa de trabajo y un plan de gestión del conejo y para prevenir los daños en los cultivos.

Ecologistas en Acción denuncia el excesivo alarmismo que quieren crear las organizaciones agrarias entorno a los daños en los cultivos causados por conejos y pide a la Consejería de Agricultura soluciones estructurales que pasan por la convocatoria de una mesa de trabajo,  la aprobación del plan de gestión del conejo y exigir a los organismos de obras públicas medidas como la instalación de mallas conejeras y la remodelación de taludes. Conejo_astronomo1

Un año más, tras terminar la temporada de caza, las organizaciones agrarias protestan en Castilla-La Mancha por los daños que estarían originando en los cultivos una plaga de conejos. Piden no ya que se controlen y cacen los conejos en las zonas afectadas, sino incluso su exterminio. Este clima de presión y alarmismo social, que por desgracia se está convirtiendo en habitual, está generando, a juicio de Ecologistas en Acción, una situación muy peligrosa en los campos y en el medio natural.

La Consejería de Agricultura está dando cada vez más permisos para cazar conejos fuera de la temporada cinegética, y ello está poniendo en riesgo la seguridad del resto de usuarios del medio natural y provocando daños en zonas protegidas, donde no sólo se resta presencia a una especie clave de los ecosistemas, como es el conejo, sino que hay una permanente molestia en plena época de reproducción de todo tipo de especies, particularmente de las protegidas.

Respecto a los daños en los cultivos es obvio que hay un problema que debe afrontarse, y es obvio también que hasta la fecha la Junta ha fracasado en su intento de por la vía de autorizar la caza del conejo reparar la situación y calmar los ánimos. Pero también lo es que la problemática está cargada de informaciones sesgadas y de datos incompletos que no ayudan a plantear soluciones con el criterio técnico adecuado.

Ante estos hechos, Ecologistas en Acción ha pedido a la Consejería, a través de la Dirección General de Montes y Espacios Naturales, que convoque una mesa de trabajo que aborde este asunto con rigor y en la que participen los representantes de todos los sectores interesados. A la mesa de trabajo se habrían de aportar datos contrastados sobre la población del conejo en Castilla-La Mancha y sobre los daños reales que pueda estar provocando en los cultivos. Sobre esta base se debiera retomar el Plan de Gestión de la especie que duerme en los cajones de la Consejería desde hace casi cinco años.

Además, dado que la mayor parte de los problemas por daños están asociados a la presencia de madrigueras en taludes de carreteras y trenes, entre las medidas que propondría Ecologistas en Acción para atajar la situación a largo plazo estaría la exigencia a los organismos de Fomento titulares de esas infraestructuras para que como actuación correctoras de impacto ambiental asumieran el coste de instalación de mallas conejeras protectoras de los cultivos y de la remodelación de los taludes problemáticos para que dejarán de ser aptos para la presencia de madrigueras.

Más información: Miguel Ángel Hernández, 608823110

Más irregularidades y daños ambientales en las obras de plantación de un extenso viñedo en espaldera en Las Daramezas (Guadamur, Toledo)

Además de los daños en el patrimonio histórico que han dado lugar a la imputación de tres responsables del proyecto, la obra ha producido desmontes de vegetación natural y se iniciaron sin los necesarios permisos de agricultura, de medio ambiente, de cultura y  de la Confederación del Tajo. Ecologistas en Acción pide a la Consejería de Agricultura y a González-Byass Jerez s.l. que expliquen lo ocurrido en la tramitación del proyecto y de porqué se mantienen activas unas obras que debieran estar paradas al menos parcialmente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

El proyecto de  “Plantación de viñedo especializado en la producción de uva destinada a destilación en la finca Daramezas” que la empresa González Byass Jerez s.l. está ejecutando sobre una superficie de 280 hectáreas de terreno en la vega del Tajo en Guadamur, parece esconder muchas más irregularidades y problemas de los que han trascendido tras conocerse que el Seprona ha imputado a tres de sus responsables por daños en el patrimonio histórico. En concreto en una alberca y en el llamado Puente de Barcas de época medieval.

Las obras se iniciaron al menos en noviembre de 2013, puesto que en esa fecha se datan las actuaciones del Seprona que han dado lugar a las imputaciones. Sin embargo, en ese momento el proyecto no disponía de diversas autorizaciones necesarias para su ejecución. Así se deriva de la Resolución de 17/01/2014, de los Servicios Periféricos de Agricultura de Toledo, sobre la evaluación de impacto ambiental del expediente que salió publicada en el DOCM de 23 de enero de 2014. En ella se hace referencia a que antes de comenzar las obras el titular ha de disponer al menos  de las autorizaciones e informes del Servicio Provincial de Patrimonio Cultural, de la Confederación Hidrográfica del Tajo, del Servicio de Infraestructuras y Desarrollo Rural, aparte de sustanciar el procedimiento de la evaluación ambiental. Este precisamente se resuelve en tiempo record y a posteriori del inicio de las obras en la resolución citada.

En total hay al menos cuatro trámites que al inicio de las obras no se habían cumplimentado. Además, no se sabe si en el inicio de las obras el promotor contaría o no con la autorización del ayuntamiento de Guadamur, cuestión que también convendría aclarar.

Así las cosas, en el momento del inicio de las obras el promotor habría actuado de forma irregular y, viendo los resultados en el patrimonio cultural, también de forma temeraria infringiendo con su actuación daños graves que han dado lugar a las tres imputaciones citadas.

Sin embargo los daños no acaban ahí. Tras una inspección ocular de las obras, Ecologistas en Acción ha observado que en las labores de remoción del terreno se han producido desmontes que han afectado a zonas de vegetación natural, en concreto retamares, y a parcelas adehesadas de encinas, que en la resolución a posteriori de medio ambiente se dice que habrían de respetarse. Igualmente las obras continúan activas y ello a pesar de que la resolución establece que las actuaciones de mayor impacto por el movimiento de maquinaria y ruidos generados deberán ejecutarse de julio a diciembre para preservar la tranquilidad de las especies protegidas que habitan la zona.

Todo ello ha motivado que Ecologistas en Acción presentase hace unos días una denuncia en el Seprona y a que ahora exija explicación de los Servicios Periféricos de Agricultura en Toledo y a la empresa promotora. La asociación ha pedido una reunión urgente con el coordinador provincial de Agricultura y que se detengan las obras en las zonas de riesgo de forma inmediata.

Más información, Miguel Ángel Hernández Tf. 608823110

PARA VER FOTOS DE LIBRE DISPOSICIÓN, PINCHA

 


3 comentarios sobre “Agroecología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s