-

Mes: octubre 2019

Ascienden a 8 los linces muertos por cazadores, y no son furtivismo.

Posted on Actualizado enn

 

Nenúfar, muerta por disparo a bocajarro, y las que fueron sus crías
Nenúfar, muerta por disparo a bocajarro, y las que fueron sus crías

Los linces muertos por acciones de caza en Castilla-La Mancha no son furtivismo, es caza de especies protegidas. Y hay cuatro cachorros muertos más.

– El Gobierno de la Junta falsea los datos y las causas de mortalidad de lince.

– Son doce los linces muertos. Ocho debido a la caza, pues los 4 cachorros de Nenúfar sin duda perecieron.

– Tal y como lo define el Código Penal, el furtivismo no es la causa, es la caza de especies protegidas.Tras la denuncia de Ecologistas en Acción de que habían muerto en distintas acciones de caza 4 linces ibéricos del programa de recuperación de la especie en los Montes de Toledo, el Gobierno de la Junta, por fin, ha empezado a dar información.

Sin embargo, una vez más, en lugar de practicar la transparencia y explicar las cosas como son, falsea la realidad intentando ocultar las dimensiones del daño causado por la práctica de distintas modalidades de caza y, lo que es peor, de las bajas efectivamente producidas por esta causa.

No son ocho, sino probablemente doce, los linces muertos en los Montes de Toledo en lo que va de año. Y de esa cifra son 8, y no cuatro, los muertos a consecuencia de prácticas cinegéticas. Esa cifra se obtiene de sumar a las bajas reconocidas, las de los cuatro cachorros que estaban al cargo de “Nenúfar”, la lincesa muerta de un disparo a bocajarro, y que se han perdido tal y como ha dado por hecho la propia Junta.

¿O es que para la Junta no hay que contabilizar los cuatro cachorros de “Nenúfar” como parte de la mortalidad de la especie?

Por otra parte, en un ejercicio de ausencia de rigor técnico y jurídico, el Gobierno habla de que las muertes de linces denunciadas por Ecologistas en Acción, han sido causadas por furtivos.
El furtivismo es una práctica tipificada en el código penal, concretamente en el artículo 335 que se introdujo específicamente a petición de los cazadores para penar esta conducta en la reforma que entra en vigor en el año 2004. Este artículo, según su apartado 1 se aplica sólo a especies no protegidas, es decir a las cinegéticas. Y según el apartado 2 penaliza también a “ El que cace o pesque especies a las especies que se refiere el apartado anterior en terrenos públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cinegético especial, sin el debido permiso de su titular, ….”.

La caza de especies protegidas es un delito del artículo 334 del código penal, cuestión que el Gobierno debiera saber y decir como es.

Por lo tanto es falso que el furtivismo sea la causa de la muerte de linces. Éstos han muerto por actos de caza ilegal de una especie protegida, en el transcurso de actividades cinegéticas tanto legales como ilegales.
A la vista de los hechos, y al contrario de lo que piden algunas entidades del mundo de la caza es el Gobierno de Castilla-La Mancha, y no Ecologistas en Acción, quien tiene que rectificar y ser transparente a la hora de facilitar información y actuar contra quienes provocan la muerte de linces.

Más información:

Video de Nenúfar con los 4 cachorros en el twitter del entonces Consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de CLM: https://twitter.com/i/status/1123114671609929729
Denuncia de Ecologistas en Acción: https://www.ecologistasenaccion.org/128047/mueren-cuatro-linces-a-manos-de-cazadores-en-castilla-la-mancha/

Mueren cuatro linces a manos de cazadores en Castilla-La Mancha

Posted on Actualizado enn

  • En lo que va de 2019 al menos cuatro lices ibéricos han muerto en los Montes de Toledo por disparos de escopeta y trampas.
  • El Gobierno de Castilla-La Mancha no ha informado de los casos y se desconoce si se han abierto expedientes en vía penal y administrativa.
  • Ecologistas en Acción reclama transparencia y una acción contundente de cese de la caza en las zonas donde han aparecido los linces muertos.
Lince muerto en un cepo en Toledo en septiembre

2019 está siendo un año trágico para los linces ibéricos en Castilla-La Mancha, especialmente en la provincia de Toledo.

En los últimos meses se ha certificado la muerte de cuatro linces del programa de reintroducción puesto en marcha por el proyecto Life+Iberlince en la comarca de los Montes de Toledo y del que ahora se hace cargo la Junta de Castilla-La Mancha.

Los casos verificados corresponden con una muerte en un lazo, otra en un cepo y dos por disparos con escopetas de caza. Dos de las muertes han tenido lugar en el mes de septiembre.

Desde que se tienen estadísticas de mortalidad de lince ibérico en este siglo no se había producido una cifra tan alta de muertes debidas a la caza ilegal de linces en una zona tan concreta y en un espacio de tiempo tan corto.

En todos los casos las muertes de linces han tenido lugar por el empleo de medios de caza, bien sea durante el desarrollo de actividades cinegéticas permitidas o por el empleo de métodos de control de predadores.

La distinta naturaleza de los casos hace aún más preocupante la situación, pues las muertes se han producido en distintas fincas y cotos de caza de los Montes de Toledo, en áreas en teoría sujetas a mayor vigilancia por ser objeto del desarrollo del programa de reintroducción y recuperación de esta especie en peligro de extinción.

Todo apunta a que, lejos de lo que se suponía, el lince ibérico no está efectivamente protegido, sobre todo frente a las prácticas cinegéticas, legales o no, y que no solo se están dando en Castilla-La Mancha, sino también en Extremadura o Andalucía. Prácticas que perviven enquistadas en el sector de la caza y que, por desgracia, se regulan deficientemente por parte de unos gobiernos regionales, en particular el de Castilla-La Mancha, más interesados en evitar el conflicto con los cazadores que en la protección efectiva de nuestras especies más amenazadas.

Ante la gravedad de los hechos, Ecologistas en Acción ha remitido un escrito al Consejero de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha pidiendo transparencia en la información sobre la especie, así como los detalles de los expedientes informativos y sancionadores abiertos por estos u otros casos de mortalidad directa de linces que se hayan producido en este año.

Se reclama asimismo que, ante el inminente inicio de la temporada de caza, se cierren cautelarmente los cotos donde han aparecido los linces muertos hasta que se aclaren los hechos y se recupere la zona del daño causado.

Ecologistas en Acción muestra su preocupación porque estos casos no se hayan hecho públicos hasta ahora y pedirá una explicación al respecto, ya que hasta hace no mucho el proyecto Iberlince y las entidades que participan de él eran muy diligentes a la hora de informar de estas situaciones.