Mes: noviembre 2016

Impulso para la mejora de los espacios naturales de Las Barrancas y el embalse de Castrejón en la provincia de Toledo

Posted on Actualizado enn

3-Anilla. garzas 6-6-08.JPG

La Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y Ecologistas en Acción colaboran para la mejora de los espacios naturales de la provincia de Toledo

El director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural. José Manuel Martín Aparicio, y los miembros de Ecologistas en Acción de Toledo, Miguel Ángel Hernández y Roberto Carlos Oliveros, realizaron en la tarde de ayer una visita de campo para comprobar la situación actual por la que atraviesan el Monumento Natural de Las Barrancas en Burujón y el Refugio de Fauna y vedado de pesca del embalse de Castrejón.

En estos espacios naturales que conforman un enclave de gran diversidad natural y paisajística, único en la provincia de Toledo y en toda Castilla-La Mancha, se venían arrastrando también diversas amenazas a las que poco a poco y fruto de la colaboración entre las administraciones públicas, empresas y los ecologistas se están aportando soluciones que están dando frutos positivos.

Entre las actuaciones que han supuesto mejoras significativas a lo largo del último año, tanto la Dirección Provincial como la asociación ecologista, han valorado tres de ellas como muy importantes.

Por un lado, se ha procedido a la regulación del tránsito por la senda ecológica de las Barrancas y la incorporación de personal de vigilancia en los días de mayor afluencia de visitantes. Con la colaboración del ayuntamiento de Burujón se ha cerrado al paso de vehículos no autorizados al acceso a los miradores de las Barrancas, con lo que se han reducido las aglomeraciones de coches en el Monumento Natural y se ha facilitado el acceso a pie, haciendo la visita más grata a los miles de visitantes que acoge este lugar.

En segundo lugar, y según ha destacado Martín Aparicio, la instauración por parte de la Dirección Provincial de un vedado de pesca que cubre la mayor parte del embalse de Castrejón, “lo que ha permitido evitar molestias a las aves en las zonas más sensibles y que este año se haya incrementado notablemente el número de parejas nidficantes de garzas”.

Según los datos manejados por Ecologistas en Acción, en éste 2016 se ha evitado la pérdida de nidos por molestias y se han controlado por medio del anillamiento 182 pollos de garzas cuando en 2015 sólo se pudieron controlar 93, siendo la mejoría de la población del 100%.

Además, las campañas de limpieza llevadas a cabo por voluntarios y agentes medioambientales han permitido eliminar todas las basuras acumuladas en las márgenes del vedado.

En tercer lugar también ha sido muy importante el arreglo de dos tendidos eléctricos peligrosos para las aves rapaces llevado a cabo por Iberdrola, empresa que ha corregido un total de 22 apoyos en los que “por desgracia” habían muerto poco antes del arreglo 3 águilas imperiales y 2 águilas perdiceras, ambas especies en peligro de extinción.

En opinión de los miembros de Ecologistas en Acción y del director provincial, hay que poner en valor estas acciones y los esfuerzos de administraciones y empresas para corregir los impactos que vienen dañando estos espacios protegidos.

En este sentido, los ecologistas han incidido en la necesidad de consolidar estos esfuerzos e impulsar otras medidas que permitan gestionar adecuadamente estos espacios protegidos y recuperar los hábitats y las especies características.

Así, durante la visita, Miguel Ángel Hernández ha planteado la necesidad de renovar la señalización, instalando indicadores adecuados tanto en el monumento natural como en el refugio de fauna y en el vedado de pesca.

Ecologistas en Acción ha señalado también la necesidad de ampliar la presencia de monitores que sirvan de apoyo a la vigilancia de la zona y de orientación al cada vez mayor número de visitantes, así como poner en práctica un grupo de trabajo con todas las administraciones y grupos interesados para impulsar proyectos de mejora del uso público, ecoturismo y conservación de la naturaleza.

Por último, la Dirección Provincial y Ecologistas en Acción de Toledo se han comprometido a seguir colaborando en la mejora de los espacios naturales de la provincia, y particularmente en estos dos, ya que son un ejemplo de buena gestión y de colaboración, que debe continuar en el futuro.

 

Anuncios

La caza intensiva atenta cada vez más contra la biodiversidad y el bienestar animal

Posted on Actualizado enn

whatsapp-image-2016-11-10-at-09-50-09Ecologistas en Acción demanda a las comunidades autónomas la eliminación de la caza intensiva y de todas las malas prácticas asociadas a ella. 

En Castilla-La Mancha el problema es especialmente grave, pues abundan las zonas de caza intensiva y ésta van a aumentar, incluso en espacios protegidos, si termina de implantarse la figura del  cuartel de caza comercial derivada de la vigente ley de caza. En la región, los intensivos son responsables de casos muy grave de veneno y de muerte de especies protegidas y de que se usen los métodos más peligrosos de control de predadores, como los alares. Actualmente hay en Castilla-La Mancha del orden de 287 cotos intensivos o cuarteles de caza comercial, cuando en España había poco más de 600 en 2013. Pedimos a la Junta que retire esta figura de la ley de caza en el proceso de reforma en marcha.

La caza intensiva, basada en la suelta de animales criados en granjas, está creciendo exponencialmente en España en los últimos años. Muy particularmente en las comunidades autónomas del centro y sur peninsular, tales como Castilla-La Mancha, Madrid, Andalucía, Extremadura y Castilla y León.

El crecimiento de este tipo de caza ha sido tan grande que ya se da muerte a más perdices rojas “de bote” o criadas en granjas que naturales. Según datos del último Anuario de Estadística Forestal publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en 2013, en España se cazaron 2.423.519 perdices en total, mientras que se soltaron del orden de 1.352.058, es decir, las sueltas equivalen al 55,7 % del total de ejemplares cazados. Asimismo se mataron más de 104.000 faisanes, todos procedentes de sueltas.

Esta caza, que cabría calificar de industrial, basada en la cría en granjas, sueltas y caza masiva de ejemplares, lleva aparejada un intenso manejo del acotado para garantizar que la alta inversión que implica todo el proceso se rentabiliza con los altos precios que están dispuestos a pagar los clientes que se acercan a ellos.

Operadores de turismo cinegético llegan a facturar del orden de 46 a 57 euros por perdiz cobrada, y se garantiza siempre un mínimo de capturas a cada partida de 3-8 cazadores que puede rondar las 500-600 perdices. Es decir, un grupo que ha contratado los servicios de uno de estos cotos intensivos está dispuesto a pagar cerca de 36.000 euros en un solo fin de semana.

La desproporción entre lo que se caza en las zonas intensivas y lo que se caza en el resto de espacios aumenta cuando se observa que las primeras ocupan el 1 % de la superficie total de zonas de caza en España y suponen un 2% del total de espacios acotados.

Sin embargo, su impacto en términos de daños a la biodiversidad y al bienestar animal se multiplica, ya que estos cotos actúan como sumideros de especies protegidas y no protegidas debido a las malas prácticas que los caracterizan,  producen un efecto contagio en la mala gestión del resto de cotos y, además, han forzado cambios normativos que los promueven a la par que reducen los controles ambientales. Así ha ocurrido, por ejemplo, con la Ley de Caza de Castilla-La Mancha aprobada en marzo de 2015, donde el lobby de los intensivos ha forzado un cambio a su favor sin precedentes introduciendo la figura del cuartel de caza comercial.

Las malas prácticas que se dan en la caza intensiva son numerosas, pero las más destacadas son las que tienen que ver con la utilización de medios legales e ilegales de control de predadores, tales como lazos, cajas-trampa o veneno; la caza masiva y el tiro al blanco que se ejerce sobre los animales de granja, que se matan por cientos cuando no por miles en una sola jornada de caza; y la dispersión brutal de plomo en el medio natural que provoca el uso de la munición.

Además, en los cotos intensivos se permite cazar fuera de la temporada general de caza, en época de reproducción o de paso migratorio, y se suelen realizar numerosas infraestructuras impactantes para darles servicio, tales como grandes caseríos y palacetes, una densa red de caminos y pistas, vallados que cercan la finca y hasta aeropuertos privados.

Ejemplos del perjuicio que provocan los cotos intensivos en la biodiversidad los hay numerosos y muy recientes. En el pasado verano el Seprona denunciaba a un coto intensivo de Moratalla, Murcia, por usar veneno y matar animales domésticos y silvestres.  Recientemente se ha conocido la sentencia que condena a un año y medio de prisión y 90.000 euros de indemnización al titular de las fincas La Nava y Barranco de la Gomera, al sur de Ciudad Real, por la muerte de la lince “Grazalema” en una caja-trampa para capturar predadores. En septiembre pasado se denunciaba al coto Mata del Moral en la provincia de León por la muerte masiva de especies protegidas. Un conocido coto intensivo toledano, Mochares, con dos precedentes de uso de veneno, ha sido sancionado a principios de 2016 con un año de suspensión de la caza tras aparecer 10 rapaces, entre ellas 5 milanos reales especie en peligro de extinción, y 16 cebos envenenados.

Pero lo malo no son sólo las actuaciones ilegales, también las legales son más que peligrosas. Uno de los linces del programa de reintroducción en Castilla-La Mancha, Llera, cayó en mayo de 2015 en un lazo en alar autorizado y pudo ser liberado gracias a que portaba radiotransmisor. En estos alares que permiten las comunidades autónomas amparándose en una inaudita homologación realizada por el MAGRAMA se llegan a instalar 240 lazos por cada 500 hectáreas de terreno, una tupida red de trampas de la que difícilmente escapará predador alguno. El alar ha sido una demanda de los cotos intensivos y de otros grandes cotos que no entienden la caza sin perseguir a lo que ellos llaman “alimañas”.

Los daños de los intensivos en la biodiversidad están acreditados por numerosos estudios. Una revisión de especialistas del CSIC sobre los efectos de la caza menor publicada en la revista Ecosistemas (número 22, mayo-agosto, 2013) concluía sobre ellos que “las sueltas de perdices de granja u otras características de los cotos intensivos podrían estar afectando negativamente a dos grupos de aves protegidas”, las rapaces y las esteparias.  Y considera que “además de sus efectos en las poblaciones nativas de las especies en cuestión, las sueltas pueden tener efectos negativos en la fauna no cinegética, ya que pueden favorecer la introducción de parásitos nuevos en el medio, que podrían afectar negativamente a otras especies presentes en los mismos ecosistemas”.

A pesar de las evidencias, las administraciones no solo se muestran reacias a prohibir la caza intensiva, sino que cada día la fomentan más, con normativas cada vez más permisivas y con una ausencia de vigilancia flagrante. La presión del lobby que maneja este negocio es tal que llegar incluso a acallar las voces de otros sectores cinegéticos que dicen sentirse perjudicados por este tipo de caza, a la que acusan de haber acabado con la perdiz autóctona.

La caza intensiva que se ejerce en los cotos intensivos, en los cuarteles de caza comercial o en los llamados escenarios de caza no puede permitirse de ninguna manera, y es hora de que las administraciones responsables la prohíban de una vez por todas. Solo una débil justificación economicista que beneficia a unos pocos hace que se mantenga una práctica dañina y perjudicial en todos los sentidos.

 

Impulso a la agroecología como alternativa al modelo agrario en Castilla-La Mancha

Posted on Actualizado enn

agroecologiaEcologistas en Acción realiza un proyecto para poner en valor la agroecología y analizar su situación en nuestra región. Ayudará a impulsar proyectos sostenibles en los que la población rural y los jóvenes serán los más beneficiados.

La agroecología es la propuesta capaz de integrar los conocimientos tradicionales de campesinos y campesinas de todo el mundo con las aportaciones del conocimiento técnico y científico moderno, para proponer formas sustentables de gestión y aprovechamiento de los recursos naturales. Para los ecologistas y para un cada vez mayor sector de agricultores y ganaderos, la agroecología es la única solución a los problemas que genera el modelo agroindustrial imperante y la que ofrece un verdadero futuro al medio rural, especialmente a los jóvenes que se quieren incorporar a él.

¿Qué iniciativas agroecológicas hay en Castilla-La Mancha y qué pueden aportar?, es la pregunta a la que un grupo de trabajo de Ecologistas en Acción quiere dar respuesta. Para ello desde octubre pasado se trabaja en la planificación y puesta en marcha de esta iniciativa, cuyos objetivos son conocer cuáles y cómo son los proyectos agroecológicos que se desarrollan en la región, detectar las problemáticas a las que se enfrentan a la hora de ponerse en marcha y ofrecer un espacio de contacto y experiencias para desarrollar nuevos proyectos. Todo ello dará lugar a unas jornadas que servirán de punto de encuentro y para elaborar un diagnóstico inicial del sector que marcará las pautas para mejorar en el futuro.

Desde Ecologistas en Acción se quiere contribuir a poner remedio a la falta de conocimiento que hay sobre la agroecología en Castilla-La Mancha y a poner en valor los diversos proyectos productivos que siguen esta filosofía, que por otro lado también afecta a mucha población joven.

Queremos saber cuántos proyectos tenemos en nuestra región y cómo ha sido su evolución. También conocer las necesidades, para poder evaluar la situación de estos proyectos y mejorar su desarrollo”, comenta Ascensión Navalón, una de las responsables del proyecto.

El proyecto tendrá varias fases, “la dimensión de Castilla-La Mancha, en este tipo de proyectos muy ligados al territorio, nos impide muchas veces juntarnos. Trabajaremos una parte online [1]  y otra presencial en la que intentaremos que haya una importante participación. Es un mes que el campo nos permite un poco de descanso… Finalmente se desarrollarán unas jornadas con una conclusiones,  que nos servirán de prediagnóstico y nos darán las pautas para mejorar en el futuro”, concluye Navalón.

[1]  Formulario de recogida de datos en redes sociales: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfcRw0ogVxdYNWLiFEFenjAg0T2O-A_3djnkfpXL_8BHRqNkQ/viewform

Gran acumulación de espumas en el río Jarama

Posted on Actualizado enn

El río Jarama, unos pocos metros más abajo de juntarse con el río Manzanares, aparece con grandes acumulaciones de espumas. Esta situación tiene su origen en la deficiente depuración de las aguas de los municipios madrileños que ambos espumas-jarama-tajoríos encuentran a su paso, así como en los cultivos de regadío situados en sus riberas. Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo vienen denunciando desde hace años la falta de calidad de las aguas de estos ríos y su influencia negativa en el río Tajo, sin que las administraciones competentes establezcan las medidas necesarias.

En la presa del Rey, en el municipio de Rivas Vaciamadrid, el río Jarama presenta una imagen impactante, con espumas que cubren todo su cauce. Lamentablemente, no es un episodio puntual, pues es una situación que ocurre habitualmente al removerse las aguas tras pasar por el salto de la presa. Previamente, unos metros más arriba, las aguas del río Jarama se juntan con las del Manzanares. Ambos ríos van cargados de contaminantes no tratados suficientemente en las depuradoras madrileñas.

La presa del Rey sirve para derivar aguas del río para el riego de cientos de hectáreas de regadío situadas en los municipios de San Martín de la Vega, Ciempozuelos y Seseña entre otros. A pesar de la evidente contaminación, la principal zona de regadío de la región se abastece sin ningún problema de esas aguas. Hay que señalar que, la presa del Rey, está colmatada de lodos en los que se ha encontrado altas concentraciones de lindano, amonio y fósforo (páginas 42 y 104 del Esquema de Temas Importantes de la Confederación Hidrográfica del Tajo). Ni la administración regional ni la Confederación Hidrográfica del Tajo han puesto nunca la más mínima pega para que se siga regando con esas aguas.

Hay que tener en cuenta, además, que el río Jarama en este punto se encuentra en el Parque Regional del Sureste, uno de los espacios protegidos de la Comunidad de Madrid. Desde su creación, hace más de 20 años, la contaminación de los principales cursos fluviales del Parque, el Jarama y el Manzanares, ha sido un asunto que importara en la gestión diaria por parte de la Consejería de Medio Ambiente.

Las aguas que muestra hoy el río Jarama es muy similar a la que hace unos días mostraba el río Tajo en Toledo. El Presidente de la Confederación del Tajo, Miguel Antolín, señalaba que el origen de esas espumas se debían a vertidos puntuales desde un colector municipal y desde la depuradora de Benquerencia, “desmintiendo con rotundidad” que el origen estuviera en las aguas provenientes del río Jarama. Hay que tener en cuenta, que el río Jarama aporta hasta tres veces más cantidad de agua que la que lleva el río Tajo, en Aranjuez. A la vista de cualquiera, el aspecto del río Tajo a su paso por Toledo está fuertemente influenciado por los aportes que le llegan desde el río Jarama, al margen de que existan vertidos puntuales, en todo su curso, que vayan empeorando más todavía su estado.

Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo lamentan, una vez más, la falta de responsabilidad y la inacción de la Confederación Hidrográfica del Tajo y de los órganos responsables de la administración regional madrileña.